Biden-Iglesias

Biden-Iglesias
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.
Publicidad

El primero ha escalado la cumbre del poder político en Occidente, y plantea una atención preferencial al empoderamiento del ciudadano de a pie, y más cargas fiscales para la aristocracia y plutocracia, junto a un mayor respeto y acogida de los emigrantes que vienen del sur. Y la murala entre Méjico y USA que empezó Trump está destruyéndola.

El segundo portavoz y primer espada en una política de empoderamiento del ciudadano español de a pie, vamos, como decir que se presentaba como la versión del Biden al ámbito europeo. decepcionado por la pobre respuesta de Madrid a su propuesta, dimite y abandona.

¿Significa esto quizá que la era Trump, finiquitada en el continente americano por Biden, no es bien recibida en Europa, que Europa sigue aferrada al protagonismo de la plutocracia y la banca a este lado del Atlántico?

¿Significa en un plazo más corto que los dineros que va a repartir la Unión Europea con motivo de la pandemia van a desembarcar preferentemente en los bancos españoles y muy a cuentagotas en las clases medias, las pequeñas y medianas empresas y el proletariado?

El caso es que a nivel planetario los vientos soplan propicios para las naciones que están decididas a empoderar a las clases sociales hasta ahora menos favorecidas. ¿Por ejemplo, a China, y en el extremo opuesto a la torturada India, que incineró por miles y miles a sus enfermos de COVID porque le falta dinero y oxígeno para combatir la pandemia, mientras vende por millones las vacunas al resto del mundo?

Si las cosas son así, va a resultar que España vive de espaldas a la política que hoy está triunfando en el resto del mundo. Vamos, que estamos “desfasados” y con el reloj detenido en el siglo XX. Que Pablo Iglesias tenía su reloj estropeado y parado. Y que otra vez vamos a llegar tarde a respirar y aprovechar los aires del siglo XXI que empiezan a soplar arrasadores.

Así le pasó a Viriato cuando se opuso a la ocupación de los romanos. Y a los defensores de Numancia. Y a la república de los años 1930. Y a la implantación de la dictadura en 1840 cuando los aliados estaban reventando a Hitler y Mussolini. Seguimos en la era Trump, hemos borrado a su colega Iglesias, quizá uno de los pocos que nos quedaban.

Hay en el refranero español un dicho que viene al caso: “Más vale llegar a tiempo que rondar un año”.

1 Comentario

  1. Creo honestamente que el autor anda bastante despistado y no se ha enterado de lo que en realidad ha supuesto la discutible presidencia de Biden puesta al servicio de las plutocracias y oligarquías económicas y sociales de EE.UU. Ni siquiera se ha enterado de que no está destruyendo el muro que levantó Obama en su día, sino bombardeando y empezando de nuevo el clima de tensión bélico-militar con China, Irán y Rusia. Todo un ejemplo de empoderamiento social…..
    Lo del “asaltante de cielos” (en los que no cree, salvo los que le produzcan “pasta”) ya es anecdótico. Mantenido por esas plutocracias (como el sanchismo) como lacayo del globalismo capitalista, se creó un mesianismo fanático impostado, que sonaba a hueco -ahí si se parece a Biden- ante los problemas reales de los ciudadanos.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.