Barkos esquiva pronunciarse sobre “presos políticos” alegando que hay millones de catalanes que se sienten agredidos

Uxue Barkos | FOTO: EP
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

La presidente de la Comunidad Foral de Navarra lo tiene claro: la aplicación del artículo 155 de la Constitución es la expresión de un fracaso “de ambas partes”. Aunque enseguida carga las tintas sobre Madrid: “Tenemos un modelo de Estado en crisis, entre otras razones, porque estábamos en un proceso intenso de recentralización”.

Uxúe Barkos era la protagonista del desayuno organizado en el hotel Villamagna de la capital de España por Europa Press. Pero, antes de abordar las ineludibles preguntas sobre Cataluña, hizo un balance exhaustivo de sus dos años al frente del gobierno cuatripartito. “En realidad –dijo- es una coalición de cuatro coaliciones, lo que da idea de los encajes de bolillos que hay que realizar para sacar adelante cualquier proyecto”.

Se muestra satisfecha con que Navarra sea la región donde la industria tiene más peso en su economía (27%), y con una despejada proyección de futuro a partir del nuevo modelo que VW fabricará en su factoría. Subraya que su Comunidad tiene un desempleo “sólo” del 10,6%, es decir más de seis puntos menos que la media nacional. Alardea de haber procurado estabilidad política a la región “mientras operamos un gran cambio social”, y por supuesto presume de tener los mejores servicios sanitarios del país, “teniendo en cuenta, además, la extraordinaria calidad de la sanidad pública del conjunto” (no pronuncia una sola vez la palabra “España”).

¡PIOVE, PORCO GOVERNO!

Las carencias se las achaca al Gobierno de Mariano Rajoy: retraso en la firma del nuevo Convenio para los próximos cinco años; falta de acuerdo en el diseño y trazado del AVE, que Barkos quiere se conecte imperativamente con la “Y” vasca “para poder salir a Europa y conectarnos con el corredor mediterráneo”, y rigidez estatalista (sic) en la revisión de los impuestos derivados de los hidrocarburos, “que le suponen a Navarra la pérdida de decenas de millones de euros”. Al cabo de la letanía, en la mesa de prensa uno de los que se afanan en que no se le escape ni una sola de las quejas de Barkos lo rubrica con el conocido dicho italiano “¡piove, porco Governo!”

La presidente de Navarra considera esencial ampliar las competencias del Amejoramiento, y avisa al Estado de que la Policía Foral (unos mil agentes) no podrá atender en adelante servicios como la violencia de género o la investigación de asesinatos, tal es por lo visto la enorme carga de trabajo que soportan actualmente.

Para los muchos españoles -y otros europeos-, que consideren el Cupo Vasco y el Convenio Navarro antigüallas que van en contra de la igualdad, Barkos se defiende señalando que “el modelo foral no es estático sino más bien dinámico y fruto de una negociación continua, no es en vano que en 500 años no siempre haya sido del agrado de una de las dos partes”.

Explica que “afortunadamente ya hablamos de ETA en pasado”, y que si alguien tenía miedo al principio de su mandato ahora lo ha perdido, “como lo demuestra que se hayan asentado en Navarra más empresas de las que se marcharon” cuando ella y sus socios accedieron al poder.

EL SUEÑO DE LA EURORREGIÓN

Promete que en la segunda etapa de su mandato cumplirá su promesa de transformar el campo e impulsará la apuesta por una educación en la que la tecnología punta sea primordial. Se muestra confiada en las posibilidades de desarrollo que supondrá la integración en una “eurorregión”, que estaría compuesta por Navarra, País Vasco y Aquitania, y anuncia que librará una batalla sin cuartel para que en el proceso de reforma de las instituciones europeas Navarra “ocupe su sitio y participe en las grandes decisiones”.

Respecto de la situación en Cataluña, la presidente navarra se adhirió al mantra del diálogo; señaló que habría sido mejor aplicar el artículo 92 de la Constitución antes que el 155; rechazó que el viaje y estancia del ex presidente de la Generalidad catalana en Bélgica fuera “una fuga”, consideró que los cambios de actitud y postura de los independentistas sean “una marcha atrás”, y culpó a las presiones de la Bolsa y a los medios de información de haber espoleado la salida de empresas de Cataluña.

A la pregunta directa de si cree que en España hay presos políticos prefirió no pronunciarse, mediante un quiebro dialéctico en el que vertió una durísima acusación contra el resto de España en abstracto: “Hay millones de catalanes –afirmó- que se sienten agredidos”. Barkos no mencionó a los otros catalanes, silentes o silenciados durante al menos la última década, ni tampoco al resto de españoles que consideran a Cataluña parte inalienable de España.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.