Aprendiz brujo

Pablo Iglesias
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Hace frío. Mi sobrino Evaristo y yo estamos bien abrigados en la terraza de mi bar favorito, junto a un calentador. Los androides ANDREA y SAM nos traen lo que queremos sin preguntárnoslo gracias a su inteligencia artificial. Evaristo se queja de un aprendiz brujo que no menciono para protegerle.

—Hay muchos, le digo.

Me preocupa cuando avanzan sin espejos retrovisores.

—Tienes razón. Luego, nos ahogan con inundaciones imprevistas sin saber cerrar el grifo y, menos aún, cómo evacuar el agua.

—He leído, prosigue Evaristo, que Carmen Maura salió trasquilada tras un programa televisivo. Defendió la Transición y los políticos de entonces. Opinó que eran mejores que los actuales al saber entenderse, aunque pertenecieran a partidos diferentes. Considerada antes de izquierdas, ahora la tildan de “facha” en las redes, precisa Evaristo.

—La izquierda “verdadera”, opino, desprecia la Transición por “blanda” con el pasado franquista sin haberla vivido. Diputados de extrema izquierda y del PNV quieren que Exteriores explique por qué Borrell escribió siendo ministro de ese ramo cartas defendiendo a Martin Villa acusado en Argentina de crímenes durante el franquismo. Ahora va a resultar que Borrell también es facha… Él que critica a El País por un reciente editorial que no era favorable a Sánchez.

“La libertad de prensa es algo siempre molesto para quien gobierna”, interviene SAM, dejándonos unas aceitunas. “Recientemente hubo maniobras intentando, parece ser, la subordinación de El País al Gobierno. Lo habrían intentado con un fondo extranjero, Amber Capital, que tiene muchas participaciones de PRISA, y, quizás, con otra oferta posterior”, completa el androide, sorprendentemente ilustrado.

—¡Han perdido la mesura!, se indigna Evaristo.

—Efectivamente. Los políticos actuales, le digo, anteponen sus intereses partidarios, cuando no personales, a los generales. Las nuevas generaciones de electores y políticos apenas conocen la Historia de este país, ni siquiera la reciente. Son fácilmente manipulables. Si saben algo es generalmente solo una sola verdad, no las de las diferentes partes, y cuanto menos saben, más sesgados y sectarios son. Tampoco se hacen grandes esfuerzos para comprender a los demás.

—Algo preocupante es que los dos partidos de centro derecha y centro izquierda ya no contienen a sus propios extremistas, dice Evaristo. En el PP la tentación es perseguir a VOX. Casado quiere, ahora, ocupar el centro derecha, pero obras son amores.

— Al otro lado, completo, el PSOE ya no es un muro de contención de la extrema izquierda. Es una pared porosa con una militancia y dirigencia que reniega de la socialdemocracia y que se deja tentar por el vértigo de un “socialismo de izquierdas” mezclado con un “progresismo” por osmosis gubernamental con Podemos y paragubernamental con ERC y Bildu.

“El precipicio de la extrema izquierda tiene la contrapartida del abismo de la extrema derecha”, señala ANDREA, mientras retira unos platos. “No solamente Vox, sino también militares nostálgicos del franquismo que en sus chats desean poder fusilar a 26 millones de españoles”.

—Pretenden, además, señalo, involucrar al Rey que, naturalmente, se queda por encima del asunto del que debe ocuparse la Ministra de Defensa que ha subrayado lo vergonzoso de estas manifestaciones antidemocráticas.

Tiene menos importancia si son retirados, señala Evaristo, pero sería ingenuo creer que ninguno en activo piensa igual.

—Serán minoritarios y sin capacidad de organizar intentona alguna, le tranquilizo.

“No deja de ser un espectáculo bochornoso para España”, sentencian al unísono ANDREA y SAM, ante nuestro asombro. “Quién se adentra en la selva suele toparse con macacos, dice un dicho apócrifo africano…”.

—Al final, señalo, todos éstos que dentro y fuera del Gobierno critican la Transición y la Monarquía, como símbolo ésta de la primera, en realidad quieren cargarse la Constitución y el “Régimen del 78”, como diría Iglesias, el político más feliz hoy en día.

— ¿No lo es Sánchez?, pregunta mi sobrino.

— Sacó sus presupuestos, pero no sabe cómo sacarse a Iglesias de este Gobierno Iglesias-Sánchez…

Se va el sol y refresca más, como en el inquietante panorama político. Nos vamos, calando el gorro de lana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.