Decálogo regionalista europeo

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

La Unión Europea carecía de un vademécum para las regiones de países miembros deseosas de independizarse. Con Escocia no se lo planteó seriamente al perder los independentistas su referéndum. Además, se marcha de la UE. Como Gibraltar. Otras serán sus problemáticas. Cataluña, en cambio, ha forzado una jurisprudencia.

Ahora hay un decálogo que debieran de tener en cuenta los separatistas de aquellas regiones de la Unión en las que, como en Cataluña, deseen jugar con el fuego (Padania, Silesia, Flandes, Córcega, Bretaña, los Países Vascos, español y francés, la Cataluña francesa, entre otras regiones de una lista muy larga):

  • Si te independizas de un país miembro de la UE, quedarás fuera de la Unión
  • Tu economía se irá al garete y pensarán que estás mal de la cabeza
  • No engañes ni mientas a propios y extraños porque todo se acaba sabiendo
  • Serás el último de la cola de los que pretendan ingresar en la UE
  • La UE no quiere multiplicar sus miembros a costa de los que ya lo son
  • Probablemente, algún miembro te vetará el acceso a la Unión
  • La UE no te dejará poner tu defensa en manos de otra potencia
  • Tampoco la Alianza Atlántica
  • Ningún país de la UE o de la OTAN se encargará de tu protección
  • Democracia, Estado de Derecho y derechos fundamentales van al alimón

Todos estos mandamientos se encierran en dos:

  • Sigue donde estás
  • De lo contrario, serás un paria internacional

Este Decálogo lo esculpieron, en buena medida, los máximos responsables de la UE. Su Presidente, el polaco Donald Tusk, el Presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean Claude Juncker, y el Presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani.

Hay casi un centenar de lenguas en el seno de la actual Unión y su Comité de Regiones agrupa a unas 350. No sería manejable, como dice Juncker, una UE con 98 países. Los “caprichos regionalistas”, añade el luxemburgués, no son aceptables y tilda de “veneno” a los nacionalismos. Hace falta una Europa fuerte compuesta por Estados y no por las regiones de esos Estados.

Harían bien los catalanes en aprenderse este Decálogo de memoria y recitarlo de carrerilla antes de votar el 21-D. Con más razón cuando Carles Puigdemont dice que la independencia no es la única solución para Cataluña. Los secesionistas señalan que todo ha sido una broma (pesada) y que no estaban preparados. Sin embargo, el Juez Instructor del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ya dijo al liberar a Carme Forcadell que su propósito de enmienda para salir del trullo podía ser “mendaz”.

Las narrativas electorales independistas no contienen rectificación alguna. Siguen siendo desafiantes y embusteras, profundizando la división entre los propios catalanes. Suena a broma que los separatistas reclamen al resto de los españoles más cariño a Cataluña cuando son ellos quienes menos la quieren. El camión independentista da marcha atrás y a pesar de sus pitidos de aviso los separatistas no se apartan.

Es imposible que se independice ninguna región de un país miembro de la UE. Evidentemente, las corrientes sentimentales, emocionales y épicas, reminiscentes del Romanticismo, pueden prevalecer en detrimento de la sensatez. Si miran a los nacionalismos del XIX y sucumben a los populismos que añoran la Comuna de Paris de 1870, los catalanes acabarán solos, aislados y arruinados.

La Unión no admitirá una Cataluña unilateralmente independiente. Tampoco será partidaria de una separación pactada con Madrid por abrirse un precedente peligroso. España no aceptará la separación catalana al ser la soberanía española de todos los españoles. ¿Se podría independizar el barrio de Chamberí o el de Gracia como en la película “Pasaporte para Pimlico?

Quien gobierna España tampoco debiera de haber dejado que las cosas llegasen a este punto. El dialogo es, más que nunca, necesario, como lo es que los catalanes no independentistas no se dejen avasallar y acudan, todos, a las urnas el 21-D.


Publicado en EstrellaDigital

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.