Atrocidades rusas

Atrocidades rusas
Por
— P U B L I C I D A D —

La localidad ucraniana de Bucha quedará asociada para siempre a los numerosos crímenes del ejército ruso. Tras la Segunda Guerra Mundial nos hablaron de las atrocidades nazis. También se contaron las del ejército ruso, entonces rojo, primero en Polonia en 1939 y, luego, en su marcha triunfal hacia Berlín a partir de 1943, tras Stalingrado.

Eso tienen las guerras, de por sí ya una atrocidad y semillero de odios. Con más motivo si te la imponen como hizo la Alemania nazi y, ahora, la Rusia de Putin. No se pueden condonar los excesos de las guerras, sus horrores, sus barbaridades. En su guerra contra la población ucraniana, Putin y sus militares han logrado ser de lo más abyecto.

Cuesta creer que un ejército invasor mate indiscriminadamente en las calles, en las casas, atándoles las manos, a los ciudadanos subyugados, sin olvidar el implacable e incesante bombardeo de sus viviendas. Eso es lo que, sin embargo, nos muestran en las calles de Bucha y en otras aglomeraciones. Un horror ya constatado antes en Chechenia o Siria.

Las tropas rusas rechazadas por los ucranianos, impedidas de tomar Kyiv, frustradas por no haber realizado el paseo triunfal prometido por Putin, un reconocido criminal de guerra, se vengan ametrallando con su odio injustificado a los que antes decían que eran sus hermanos.

Un Putin acorralado será aún más peligroso y acercará su dedo ensangrentado más fácilmente a los botones de sus armas de destrucción masiva, químicas, biológicas y nucleares. Cada segundo Putin hace el mundo más inseguro.

Al igual que algunos descontentos con nuestra Constitución desean pasar por encima de ella, saltando sus reglas, incluso las de sus eventuales reformas, hay entre los occidentales quienes dicen que hay que establecer una nueva arquitectura de seguridad que satisfaga a Moscú.  

Descartan de un plumazo la Carta de las NNUU, el Acta Final de Helsinki o la OSCE. En su ignorancia, ingenuidad o inclinación por Rusia pretenden, cediendo a sus chantajes, modificar las obligaciones de seguridad establecidas en esos instrumentos y aceptadas por Moscú, incluso en su pasada plenitud.

Como los amigos del maltratador justifican sus crímenes porque la agredida, señalan, le levantaba la voz o quería abandonarle. Piden una nueva ceremonia nupcial sesgada en la que se reconozca que el novio podrá maltratar a su pareja cuando y donde le venga en gana.

No hace falta un nuevo orden de seguridad. Hace falta cumplir el que hay. Lo primero que debieran exigir a este carnicero los que le echan un capote justificando las causas de su barbarie es la retirada de todas sus tropas de todos los territorios ucranianos, cuya integridad territorial Rusia había garantizado en 1994, y que pague Rusia todos los destrozos civiles y militares causados, indemnizando, asimismo, a los heridos y a las familias de los muertos por su culpa.

Además, Putin debiera marcharse y dejar que llegue por vez primera una democracia en Rusia. Solo entonces se creará la suficiente confianza para enfundar nuestras propias armas. Los que critican a Biden por impulsivo o viejo, a los europeos por seguidistas y a la OTAN por ampliarse debieran considerar que Rusia ya se hubiera comido a los países bálticos si no fuesen parte de la Alianza que defiende a la Unión Europea o que Polonia o Rumanía ya estarían como Ucrania.

La sola causa del actual imperialismo ruso es que queden controladas por el Kremlin todas sus Rusias, propias y ajenas, por su voluntad o forzadamente, con, al haber desaparecido el pegamento marxista-leninista, un cemento ideológico nacionalista apadrinado por la Iglesia ortodoxa gobernada por el Patriarca de Moscú, que bendice a Putin. Y eso, desde que cayó el imperio soviético en 1991. Hicieron bien los occidentales en desconfiar desde entonces de Rusia.

1 Comentario

  1. Que se haya producido una reprochable invasión de Rusia (Ucrania lo es desde el siglo IX) por su hermana rusa y se haya creado un conflicto de enfrentamiento entre los rusos (los ucranianos lo son) y sus hermanos rusos, por culpa de los intereses hegemónicos e imperialistas de EE.UU. con su brazo armado (OTAN), sus fundaciones y redes filantrópicas fundamentalistas y sus teorías esperpénticas acientíficas, no debe justificar nunca la desgracia o la muerte de inocentes civiles.
    Esa es la realidad que debería investigarse en un mundo donde la mentira es el nuevo ídolo ante el que postrarse y donde la razón y el conocimiento, son postergados como disidentes.
    Ucrania no sólo es rusa genéticamente hablando, sino que tanto Ucrania como Rusia son parte de esa Europa convertida en títere al servicio de intereses ajenos, más allá del Atlántico que es una magnífica barrera natural.
    Por cierto, no he entendido nunca eso de «ser occidental»… ¿con respecto a qué? Es una mera cuestión espacial como lo fueron «derchas» e «izquierdas» en la Comuna de París. Rusia es tan occidental como cualquier otro país el mundo con respecto a los demás.
    Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.