Voltaire

Voltaire. Escritor, historiador, filósofo y abogado francés,
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

La figura histórica del pensador francés que el gran público frecuentemente califica de blasfemo, ateo y enemigo de la iglesia, adquiere un relieve más positivo y religioso si se la pone al lado de la historia cultural de China.

Efectivamente, la Ilustración europea asumió con hambre y relax las visiones que transmitían a Europa los jesuitas y más concretamente Mateo Ricci, que logró ser aceptado por los sabios chinos de la época y emitió juicios benévolos sobre la religiosidad y las ideas éticas y sociales de los chinos.

Y mientras los intelectuales europeos aplaudían las apreciaciones de Ricci y de los jesuitas misioneros en China, las demás órdenes religiosas se oponían y combatían la pastoral de Ricci, y la aristocracia y las monarquías europeas, junto con la Santa Sede del Vaticano, asediaron y combatieron la estrategia misionera de los jesuitas, y el Papa terminó por disolver la Compañía de Jesús, y con ella las experiencias evangelizadoras de las Reducciones del Paraguay y de China.

Algo parecido ocurre en nuestros tiempos con la Teología de la Liberación, primero combatida por el Papa Juan Pablo II y posteriormente, al menos tolerada desde la Santa Sede.

En el fondo de ambos conflictos subyace el posicionamiento de las religiones y en especial de la católica frente a la sociedad civil y la indudable autonomía en que deben moverse ambas entidades. En España, en concreto, hemos pasado con la Transición de una harmonía o sumisión de lo religioso a lo civil, del episcopado y de Roma al franquismo, a una nueva y tensa relación entre ambos en lo religioso y en lo económico, y si no pensemos en los conflictos de la Catedral-Mezquita de Córdoba, de las ayudas económicas del Erario Público a la Iglesia, y de las cargas fiscales que el Estado impone o perdona a la Iglesia…

“Dad a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es de César” algo así está escrito en el evangelio como palabra de Jesús Nazareno.

Matteo Ricci (1552-1610)
Matteo Ricci (1552-1610)

Y mientras algunos pontifican que el régimen chino es ateo y persigue las religiones, un libro reciente de Alianza Editorial “China” de Jesús Mosterín, traza una historia de la cultura china y de las religiones en el País más poblado del mundo, y el Vaticano intenta encontrar la fórmula de convivencia y coexistencia más oportuna y hace equilibrios entre el estilo misionero más usual empleado hasta ahora y la vuelta a las fórmulas de Mateo Ricci.

Admitamos que a Europa y a la Iglesia le tocaría pedir perdón por aquel desplante y el portazo de China a Europa en los tiempos de Ricci, que es difícil entender las prevenciones de la Iglesia católica china frente al gobierno del país, y todo lo que queramos. Pero deseemos con todo empeño superar una tensión que ayudaría mucho a situar a la iglesia católica en este siglo en que vivimos y a difundir el mensaje del evangelio en Asia y en todo el planeta. Y aceptemos todo lo positivo que nos ha dado la Ilustración, Montesquieu, Diderot, Leibniz, y antes que ellos Bartolomé de las Casas y la Universidad de Salamanca…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.