Rosa también es un nombre

Óscar Pretzel (izquierda) y Álvaro Roig, en el teatro “Lagrada”, de Madrid, el 5 de julio. | FOTO: Francisco Higuera
Miguel Manrique
Periodista y escritor.
Publicidad

Bajo este poético título tiene lugar un drama, no sólo como género teatral sino humano, muy a la orden del día y en todas las épocas de la Humanidad: el castigo de un inocente. Drama pariente de la tragedia, tan ligado a ella, que no se sabe bien dónde empieza o acaba cualquiera de las dos sangrantes situaciones.

Un hombre va a la cárcel por un asesinato que no cometió. Años y años, pudriéndose en vida, maldiciendo a una justicia que de ello sólo tiene el nombre. Muerte en vida, minuto a minuto, hora tras hora, viendo cómo se escapa la existencia, cómo los años van devorando a un porvenir y a todo el caudal de sueños e ilusiones que se tienen de joven.

Lo que Óscar Pretzel desarrolla artísticamente, es la catástrofe sufrida por un hombre que, por mucho que el Estado le llegara a indemnizar económicamente; por mucho que el verdadero autor del crimen apareciera y fuera juzgado y condenado, la vida perdida no se la iría a devolver nada ni nadie. La reparación económica no es que llegue a representarse en Rosa también es un nombre, pero es la idea que subyace en toda mente ante la cual se plantea la terrible injusticia de pagar por un delito no cometido.

Obra en un solo acto y para dos personajes, comienza con frases cortas constructoras del necesario crescendo; el cual desemboca en un argumento central, sólido, sin resquicios para la pérdida de atención por parte del espectador. El escenario geográfico es Argentina, país de origen de Pretzel.

El desenlace se produce con frases un poco más largas que las del inicio, rematando toda la temática con la actuación en proscenio, apenas interactuando con el público, pero sin llegar a romper la cuarta pared.

El final es de un inesperado espectacular, sorprendente, alejado de la obviedad que en un principio podría presumirse.


FOTO (Francisco Higuera): Óscar Pretzel (izquierda) y Álvaro Roig, en el teatro “Lagrada”, de Madrid, el 5 de julio de 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.