Variaciones

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Los androides ANDREA y SAM aparecen en mi pantalla sonriendo tras la barra de mi bar favorito para la tertulia telemática con mi sobrino Evaristo que está leyendo una columna de Edmundo Bal defendiendo a Felipe González.

¡Parece mentira que sea uno de Ciudadanos quien reivindique a Felipe! exclama malhumorado.

—Justificada defensa, comento. Los sanchistas no le quieren.

—Penoso, señala Evaristo, antes de cambiar de tema. El COVID-19 ha modificado las perspectivas iniciales del gobierno Sánchez-Iglesias y los equilibrios en el Parlamento.

—Ciertamente, admito. España necesita ahora de Europa ayudas y prestamos importantes que estarán probablemente condicionados a la ortodoxia económica que representa la Ministra de Economía, Calviño, y a estipulaciones sobre el uso de esos fondos.

Los objetivos iniciales de la coalición tendrán que modularse, observa Evaristo. Lo dijo la Ministra de Hacienda, Montero. Iglesias flexibilizará su postura. Un presupuesto aprobado para 2021 valdría para el resto de la legislatura…

“Nada como estar en el poder para no querer apearse del mismo”, señala ANDREA. “Cuesta creer, añade burlonamente, en la conversión de los podemitas en europeístas, atlantistas y socialdemócratas… Con una mayoría absoluta, Podemos saldría de la Unión Europea y de la OTAN. España sería una Nueva Venezuela con medios de comunicación dóciles”.

—Bueno, atempera Evaristo, España no es chavista. No creo, pues, que Podemos logre nunca una mayoría absoluta.

—Pero, podría encabezar un gobierno, señalo… Lo de ANDREA, intercedo amigablemente, solo era un esbozo de los coaligados con Sánchez.

—Pues, insiste mi sobrino, para meter cucharada en los medios no hace falta ser de Podemos. Otros comparten la opinión de Iglesias de que los ciudadanos más que dividirse en simpatizantes de partidos y recibir su influencia, lo son de medios de comunicación específicos, televisivos, radiofónicos o periodísticos. Consecuentemente, les gustaría influirlos.

En la izquierda siempre se han quejado de no disponer de un diario “adicto” de gran acogida, como la derecha, recuerdo. Cuando Rodríguez Zapatero, algunos intentaron promocionar un diario “de izquierdas”, frente a El País, más de centro y que valora su independencia.

—Imagino, señala Evaristo, que los inquilinos de La Moncloa y sus colaboradores habrán acariciado muchas veces la tentación de poder controlar algún diario de gran difusión.

—Quizás, respondo. No lo sé. En todo caso, el panorama político se está modificando, como antes señalabas, y ello sin perspectiva de elecciones generales como sueña Casado.

Hay tres factores que influyen en el panorama actual, dice Evaristo. Primero, un presupuesto para 2021, ligado con el “maná” de Bruselas (por confirmar) y la posibilidad de que Calviño sea Presidenta del Eurogrupo. En Madrid muchos estudian la recuperación económica. Cien especialistas congregados por Redondo; empresarios consultados por Economía; el largo seminario de la CEOE; y la comisión parlamentaria presidida por López. Quizás demasiados…

—Posiblemente, le interrumpo, y como segundo factor la disposición de Ciudadanos a pactar con Sánchez rompiendo el “bloque de Colón”. Hay que sumar, también, las importantes baronías del PP en varias Autonomías que abogan por una oposición más moderada y constructiva.

—¡Claro! exclama mi sobrino. Finalmente, no olvides que hay tres elecciones regionales en el horizonte cuyo resultado puede afianzar a unos u otros: Galicia, País Vasco, ambas este 12 de julio, y Cataluña, probablemente en el otoño.

“Todo eso puede modificar algunos equilibrios”, señala SAM. Por ahora, debido a la nueva flexibilidad de C´s, ERC ha perdido condicionalidad en Madrid”.

—No olvidemos, recuerda Evaristo, que no hay nadie más infiel que un político. Sánchez, para sobrevivir, es un “Don Juan” político, como el Tenorio que contabilizaba sus conquistas y abandonos. Le padeció Doña Inés…, añade maliciosamente, aunque luego llegó el Comendador con la factura final.

—Sombría, señalo tras la chanza de mi sobrino, la homilía de Sánchez del sábado pasado pidiendo públicamente el apoyo en Bruselas de Casado. Una admisión patente del mal rollo que tienen. Debieran de haberlo resuelto directamente entre los dos.

En esto, salta el aviso del fin del tiempo contratado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.