Una legislatura sobre tacones

Una legislatura sobre tacones
Eladio del Prado
Tras pasar por PRISA y Tiempo, fue fundador del diario económico NEGOCIO, donde ejerció como director adjunto y jefe de opinión hasta su cierre. Ahora es corresponsal de 'Crónica Global' en Madrid".

Hay pocos espectáculos en la España de hoy como el de la toma de posesión de los diputados en el Congreso. Puro espectáculo. Con actores de pelaje muy variopinto. Y que se superan de función en función. Y si está tan reciente la anterior pues más destaca el nivel. Se mejora la anterior. El Circo crece. Los actores mejoran. Unos juraron y otros prometieron. Unos “por imperativo legal” y otros por nada. Unos “por España”, otros por “las Trece Rosas” y otros “por la república catalana” y “por los presos”. Sólo faltaron los presos, como en la representación anterior del mes de mayo. Y para que no faltara nada subió Adriana Lastra a votar y se dobló su tobillo. Cedió el tacón. Hay que entrenar para llevar tacones. Hay que entrenar para negociar la futura investidura sin romper ningún tacón de apoyo. La legislatura empieza a caminar sobre tacones que se rompen y sin que nadie acate la Constitución con un mínimo de respeto. Otro tacón roto.

El hemiciclo de la Cortes se llena de muy variopintos actores. Comunistas, golpistas, autonomistas, regionalistas, independentistas y muchos trepas. Mitad de la Cámara para ellos. Y casi todos pendientes de Pedro Sánchez para negociar una cartera, un referéndum o, incluso, una nación. Depende el día que se negocie y de donde sople el viento.

¿Cuánto durará esta legislatura? ¿Será tan corta como la anterior? “Será más larga y con gobierno”, dicen por los pasillos. Pedro necesita hacer Gobierno porque otras elecciones acabarían con él. ¡Ah! Eso sí es una necesidad. Si ya medio partido del PSOE, o más, mantiene reuniones secretas para ver cómo descabalgan a Pedro de su montura en Ferraz, éste no tiene otra salida que formar gobierno para mantenerse en su caballo. Del partido y del poder. ¿A cambio de qué? ¡Uff! Eso es el premio de la lotería. Hay que esperar al sorteo para saberlo. Hay que esperar al debate de investidura para saber con quienes hace gobierno e imaginar a cambio de qué. Hace unos días tenían, Pedro y Pablo, mucha prisa por formar gobierno. Cuanto antes. Antes de Navidad. Ahora parece que la prisa se ha calmado. Esperar que pasen la fiestas navideñas. Para negociar con tranquilidad. Entre copa y copa de cava se irán acercando posturas. Que las negociaciones no sean por la tarde porque, además de terminar el cava, las concesiones pueden superar lo permitido por la Constitución. Y entonces… entonces se puede romper el otro tacón.

Lo que se olfateó en el hemiciclo de Las Cortes es que hay actores superiores a otros y llevan el espectáculo a su rincón. No todo es Pedro Sánchez en el PSOE. Quedan algunos diputados con cerebro. Le quitaron una silla de la Mesa presidencial a la derecha. Ahí quedó Ana Pastor, ex presidenta del Congreso, como figurante, en segundo plano, sin voz. Vox sigue jugando con fuego y Ciudadanos ha quedado para vestir santos. Para nada. Ganó la izquierda por 6-3 en sillas de la Mesa de Presidencia. Lo mismo los escaños también se arriman al poder, digo a la izquierda, y tenemos una legislatura más larga de lo pensado y un circo más divertido que lo ya conocido.

Porque al acuerdo de Gobierno ya conocido de PSOE y Unidas Podemos se pueden ir pegando esos diputados perdidos, sin identidad, y sumar, y sumar y sumar hasta tener mayoría. Por ahí trabajan los cerebros del PSOE que quedan en las Cortes. No importa que a la derecha le salga su vena violenta en las reacciones. Ni que el viejo PSOE se arañe la piel al rasgarse los viejos trajes. No importa. Pedro y Pablo quieren gobernar y no van a cesar en su intento por conseguirlo. A por ello. Es su salvación y no les importa el color de los marinos que les acompañen. Quieren llegar al puerto de La Moncloa con un Gobierno serio y 170 diputados que les apoyen. Por lo menos. Aunque dependen bastante de la fragilidad de los tacones.

Se intuyen avances en la negociación con ERC, (“por nosotros no va a quedar” no se cansa de repetir Rufián) a pesar de las duras condiciones del separatismo catalán. Ahora ya hacen un único documento para informar de sus negociaciones. Reconocen que hay un ‘conflicto’ que se debe resolver y se buscan ‘instrumentos’ para encauzarlo. Habrá que ver la magnitud el conflicto y cuáles son esos instrumentos, pero eso queda para otra reunión.

Lo que sí está claro es que los tacones de la autodeterminación, el referéndum, la independencia y los presos a la calle son muy finos y demasiado altos. En cualquier giro se pueden romper. Y aunque el interés de ERC por investir a Pedro es grande no se descarta cualquier resbalón. Otro tacón roto. Volver a empezar. Otra investidura alternativa u otras elecciones. No ganamos para sustos. Ni para tacones. Demasiado baile en esta legislatura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.