Sánchez vota por Vox

Exactamente igual que Mariano votó por Podemos

El Debate a 5 será el 23 de abril en Atresmedia

Desde que el médico británico Edward Jenner inventara la vacuna el mundo es diferente. También la política. Inyectar un poco de ‘virus’ activa los anticuerpos. Esta parece ser la estrategia del PSOE al vetar el debate a 4 y concentrar todo a un debate a 5 con Vox. Sus ‘Gabilondos’ de turno apuntalan la estrategia. Hasta Tezanos se autocorrige para apuntalar la estrategia de su líder…

El mensaje es claro: “¡Qué vienen los fachas!” Y frente a los fachas, la moderación y el compromiso social de Sánchez. Y parece que le funciona. Es exactamente la misma estrategia —pero a la inversa— que la utilizada por Mariano Rajoy con Podemos: “¡Qué vienen los rojos!”. Y también le sirvió para salvar los muebles.

Hay un problema a corto. Y es que la jeringuilla no es muy fina. Arriola le daba dos eurodiputados a los morados y fueron 5. ¿Y qué pasa si Vox saca más representación de la pretendida? Nada si no logran sumar. Eso es lo que piensa Sánchez. Agitarán el Parlamento y lograrán minutos de telediario mientras él mantiene el presupuesto y el BOE. Hágase.

La esperanza es que a Vox le pase lo mismo que a Podemos. Que intente el ‘sorpasso’ del PP y al no lograrlo, se desinfle. Súmenle un chalet y problemas internos y voliá: ahí tienen a la extrema derecha en su sitio, en el gallinero.

Puede que acierten. O no, que diría el gallego. Porque la tierra siempre es para quien la trabaja. Y los de Vox no parece que tengan pocas ganas de trabajar. En cambio, en el PP todavía andan pensando qué quieren ser de mayores. Si lamentablemente la aritmética no permite la salida del okupa, es casi segura la “guerra civil” popular. Y en ese entorno el ‘sorpasso’ voxista es mucho más factible.

Algunos auguran que eso es imposible porque Vox carece de implantación territorial y de líderes regionales consolidados. Cierto. Pero cuenta con más ganas que un Miura. Y mientras esas ganas permanezcan, el ‘sorpasso’ será posible.

Si —como Podemos— asumen el rol de bedel de Ferraz -o de Génova- su futuro está escrito: la marginalidad que le ofrece la Ley D´Hont a los partidos minoritarios. Así que -como en la Liga- Vox depende de sí mismo. La estética de mayo del 68 de Iván Espinosa frente al edificio de ICADE, los llenazos de Abascal allá donde va y los ‘zascas’ televisivos de Rocío Monasterio hacen pronosticar un cambio profundo, no de maquillaje.

Conclusión: quizás la vacuna del PSOE termine siendo letal. Letal para un sistema que ha generado 40 años de corrupción alterna y ha postergado nuestra posición relativa en el ranking de competitividad mundial. Letal para un sistema socialdemócrata de todos los partidos que ha generado clientelismo y dependencia y ha expulsado ilusión y talento. Letal para un sistema autonómico que ha quebrado la unidad de mercado apuntalando el caciquismo histórico.

Así que igual tenemos que agradecer al ‘doctor Sánchez’ una vacuna diseñada para su supervivencia que puede ser la antesala de un verdadero cambio. Todo depende de la voluntad, determinación y perseverancia de Vox y de un pueblo exigente que no les permita echarse la siesta.


FOTO: El Debate a 5 será el 23 de abril en Atresmedia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.