Sánchez va bien

Por
— P U B L I C I D A D —

¿Quién podría pretender lo contrario? Acaba su gobierno “socio-comunista”, como el propio Echenique reconoce jocosa y acertadamente, de aprobar los presupuestos para 2023. En 2019 muchos pensaban que Sánchez no aguantaría una legislatura entera y aún menos sin tener que prorrogar las cuentas públicas.

Por otra parte, el CIS de Tezanos le augura a Sánchez en las elecciones generales de noviembre de 2023 una victoria confortable. Los demás sondeos afirman lo contrario, pero puede ello quizás descartarse porque igual están inspirados por una derecha que hasta puede ser revanchista. Eso piensan, y hasta dicen, muchos sanchistas, si bien bastantes comentaristas experimentados afirman que lo “fake” es lo de Tezanos.

Por otro lado, hasta parte de la derecha parece desilusionarse con Feijoo. No le ven una línea de continuidad en su oposición e, incluso, no tienen claro cuál es su programa salvo decirle que no al Gobierno de la Nación y proponerle cosas que ese Gobierno rechaza generalmente con fruición porque tanto en Génova como en Moncloa-Ferraz buscan incrementar el foso entre derecha e izquierda, implícitamente liderados cada uno por sus propios exaltados de Vox y Podemos. 

A falta de un año para las generales, Sanchez va a velocidad de crucero, imperturbable ante los avatares de sus Ministres de Podemos mientras él cabalga a lomos de pactos importantes sin consenso, algunos divisivos, y de sus aciertos internacionales porque, habiendo visto las orejas a dos lobos, el vergonzoso Putin y un Biden que inicialmente no le hacía caso, se ha vuelto decididamente atlantista

Tiene razón, porque al norte de los Pirineos son todos ambas cosas, europeístas y atlantistas, siempre con una sana visión crítica en ambos casos, algo imposible, lo de ser crítico, en países como Rusia o China que algunos admiran o disculpan porque no viven allí ni son fronterizos. No solamente son atlantistas, pues, los bálticos, polacos o rumanos, incluso lo es Francia si bien por tener disuasión nuclear propia juega a distanciarse de los EEUU, un pasatiempo que se acaba cuando de las sesiones de entrenamiento se pasa a la confrontación de verdad. Putin sólo quiere tratar con Biden y cuando lo hace con los europeos es para separarlos de Washington. Macron y Scholz lo saben muy bien, ellos que no pudieron evitar la injustificada y barbárica invasión rusa de Ucrania.

Feijoo comprueba que Madrid es menos apacible que Santiago de Compostela. No obstante, cuando un ciclista llega con ventaja al puerto de montaña en cuyo alto está la meta, lo que suele hacer es administrar su ventaja, esa que todos los sondeos le dan a Feijoo, salvo Tezanos, naturalmente. ¿Para qué quemarse y gastar energías si ello no es necesario?

Antes del puerto pasaremos por la etapa de las municipales y autonómicas. Serán indicativas de las tendencias para noviembre de 2023. Mientras, todos contentos, al parecer, salvo en Podemos donde se muerden entre ellos y todos arremeten contra la popular Yolanda. Vox, por su parte, mientras indigna por su falta de comportamiento cívico y por su machismo, rentabiliza mejor que el PP las polémicas sobre el “solo sí es sí” y el abaratamiento de violar la Constitución.

Sin embargo, hay nubes en el horizonte, aunque siempre hay alguna. Las más novedosas son las que runrunean que habrá referéndum de independencia en Cataluña, sobre todo si gana Sánchez dentro de un año. Eso afirman observadores de Cataluña en Cataluña. Antes decían en ámbitos como el de los socialistas catalanes que el derecho a decidir solo podía ser un referéndum para aprobar o rechazar un Estatuto de Autonomía porque autonomía, y no independencia, fue lo pactado en la Transición sin perjuicio de que puede que ciertos nacionalistas no fuesen entonces sinceros. Ahora, algunos quieren subir de escalón.

También podría ocurrir que Sánchez tenga en la pared, encima de su famoso colchón, un retrato de Cameron posando sonriente junto a dos referéndums suicidarios, Brexit y Escocia. Peligrosa andadura y hasta inconstitucional para quienes argumentan que la Constitución dice que se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española (art 2). Sigan abrochándose los cinturones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.