Sánchez Antipas

Sánchez Antipas
Por
— P U B L I C I D A D —

Se vienen urnas. De momento en Andalucía, que con ser tan solo una Comunidad Autónoma tiene la relevancia suficiente, por su magnitud y su trayectoria, como para que haya empezado ya el “ruido” que provocan los siempre los nervios, el rechinar de dientes, la zozobra y el agobio.

Juanma Moreno Bonilla decidió adelantar los comicios andaluces al próximo 19 de junio, en un escenario político a nivel nacional que entiende favorable a las opciones de su partido, un PP que estrena presidente y lo hace confiado en que la personalidad y experiencia de Núñez Feijóo puede llevarle a recuperar el apoyo popular que se le fue yendo, como arena, de las manos de Pablo Casado.

El experimento, que tramaron María Dolores de Cospedal y García Margallo para que no triunfara Soraya Sáenz de Santamaría, explotó al cabo de menos de cuatro años con un recorrido cuajado de sombras que sólo iluminó brevemente el triunfo incontestable de Díaz Ayuso en Madrid. Y al cabo, como en el soneto con estrambote de Cervantes, Casado y su visir, el nefasto Teodoro García Egea, “caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese, y no hubo nada”.

Mientras, el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez, se descompone a ojos vista. No se comprende, ni por parte del líder socialista, ni por la de sus inquilinos de Podemos, que se mantenga una alianza en la que están todos los días tirándose los trastos a la cabeza por una cosa o por otra.

¿Qué hacen en ese Gobierno personas como Ione Belarra, Irene Montero o el augur Garzón, cuando su portavoz está discrepando día sí, día también, desde su púlpito mecanizado, de lo que España decide, por su Gobierno, respecto a la Otan, a Ucrania, o cuando el CNI simplemente cumple con su cometido ante las amenazas a la integridad territorial del país?

Sí, bueno, me dirás tú que a ver qué iban a hacer si no, esos tres y los que de su ralea les acompañan en calidad de cargos y asesores a dedo, que no tienen mayormente oficio, ni beneficio (que dónde caerse muertos ya sabemos que han ido adquiriendo con sus generosos ingresos). Pero, éstos que venían predicando las esencias más puras del comportamiento social y la ética política, a lo mejor deberían aplicarse su propio Catón y actuar en consecuencia, dejando el Gobierno que denostan, ¿no? ¿O qué?

Y el resto de los compañeros de viaje de Sanchinflas, los filoetarras de Bildu, los golpistas catalanes y demás patulea, se le remueven también, ahora a cuenta del presunto espionaje de Pegasus. Amenazan con no apoyar el fundamental decreto de medidas contra la crisis agravada por la invasión de Ucrania, le ponen el dogal al cuello, apretando al felón los fondillos que más le duelen, la posibilidad de salir de Moncloa, bajarse del Falcon. Amagan, porque tampoco a ellos les interesa dejar caer a quien tan presto está en darles satisfacción. Lo que no sé es si la soberbia, el narcisismo y la ambición de Sánchez Antipas llegará al punto de servirles en bandeja de plata, tras la danza de Salomé Rufián y la petición de Herodías Echenique, la cabeza de Margarita Robles. Capaz lo veo; y por la misma razón por la que lo hiciera el tetrarca de Galilea: para seguir jodiendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.