¿Qué hará Sánchez con su bombero pirómano?

Podemos alienta la violencia mientras que Sánchez guarda distancia

¿Qué hará Sánchez con su bombero pirómano?
Publicidad

Iglesias juega a órdago sin cartas. Tras lograr salvar los muebles en Cataluña se suma con entusiasmo digno de mejor causa al enaltecimiento de la violencia. No es un discreto silencio para salvar la negociación con ERC y las CUP; es apoyo explícito y entusiasta. 

Empezó con aquello de que en España no había una plena democracia porque Puigdemont estaba fugado y Junqueras en la cárcel con condena firme tras un juicio justo y con garantías. No pasó mucho. Así que ahora decide elevar el tono. Porque en el fondo Iglesias siempre ha estado más cómodo en la revuelta que en la gestión, en la calle que en el gobierno, en la propaganda que en la realidad. Voilá.

Necesitaba una excusa y Pablo Hasél se la ofreció. No era la mejor porque el mismo Iglesias había reconocido en el 2014 su “profundo desprecio por quien convierte la política en odio personal”. Hemerotecas…

Además, el rapero no sólo tiene letras violentamente antimonárquicas, sino también machistas, incitando a la violación. ¿Qué haría ahora Irene Montero? Pelillos a la mar… La ‘consuerte’ compara ahora a los violentos pro-Hasél con los sufragistas. O sea, gente que lucha por una causa justa. Lo de la violencia es ‘pecata minuta’.

Rafa Mayoral se niega a condenar la violencia, Iglesias pide el indulto para el delincuente disfrazado de artista y Echenique ofrece “todo su apoyo” a las turbas antisistema que vandalizan las tiendas de Apple y Louis Vuitton y dejan decenas de policías heridos.

El apoyo explícito de los ‘morados’ con asiento en el Consejo de Ministros da alas a los violentos exactamente igual que Hasél ofrece oxígeno a los delincuentes que pretenden “patear” y “colgar” a policías y guardias civiles. Por eso cabe esperar un fin de semana de extremada violencia retransmitida en vivo por los medios a los que Iglesias pretende amordazar.

Puede que la estrategia de Iglesias sea incendiar la calle para elevar su maltrecha capacidad de negociación con Sánchez. Pero puede que su estrategia no le salga bien. Porque su gran activo dentro del gobierno no es su perfecta incapacidad de gestión sino apaciguar la violencia callejera de la extrema izquierda. Si no es capaz de garantizar paz social su presencia se hace innecesaria.

Quizás por eso Sánchez ya ha marcado distancias suspendiendo los encuentros con su vicepresidente y abriéndose a una renovación del CGPJ con el PP sin Podemos. 

Veremos cuál es la reacción del ‘Coletas’. Porque elevar la tensión puede doblegar a Sánchez o afianzarle en su decisión de soltar amarras. Y quizás ahora encuentre en un PP malherido un salvavidas para su presidencia.

Que Podemos incite a la violencia no es noticia; forma parte de su ADN totalitario y antisistema. La decisión está en manos del ‘cambiacolchones’. ¿Qué hará con el bombero pirómano que mantiene en su casa?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.