Políticos con altura de miras

0
22
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

La Segunda República española sucumbió víctima de una guerra-preludio de la guerra mundial de 1940, o de una guerra civil, hay opiniones para lo primero y para lo segundo.

En un folleto del año 1964, Fernando Valera, sobrino de Juan Valera, diputado por Alianza Republicana, ministro del gobierno republicano en el exilio, emitió su veredicto sobre los por qués y los cómo de aquel fracaso, en un tono sereno, equilibrado, respetuoso con vencedores y vencidos, que hoy se echa de menos en los políticos que tenemos y “soportamos” los ciudadanos de a pie.

En su opinión, la derrota de la república sobrevino “si proletarios, por el egoísmo de los burgueses, si burgueses por la impaciencia de los proletarios, si creyentes, por la irrespetuosidad a las tradiciones cristianas del país, si incrédulos, por haber sido excesivamente timoratos y pusilánimes para enfrentarse al poderío de la iglesia, si conservadores, porque la República fue excesivamente revolucionaria, si revolucionarios, porque demasiado conservadora”. Pero Fernando Valera asegura que “esas diferencias de orientación o de ritmo habrían dado lugar a fricciones más o menos dramáticas y violentas, patrimonio inevitable de toda comunidad política, pero no explican el por qué del desastre de nuestra guerra, ni mucho menos su trágico, injusto y absurdo desenlace…”

PUBLICIDAD

Varela analiza tres males de nuestro país que impedían y quizá hoy siguen frenando el desarrollo de nuestra democracia:

«El primero, el clericalismo español, que ignora por completo el espíritu cristiano, que constituye más bien una feroz secta nordafricana, que mira a Cristo como un Cristo apócrifo, no nacido en Galilea, sino el Cristo de Tánger… intransigente, cruel, desgarrado y sangrante, profeta almorávide o santón rifeño cuyo mensaje espiritual es el odio, la crueldad y el exterminio de los infieles…

El segundo, el pretorianismo de los generales africanos, de que es Franco el paradigma perfecto, casta militar sin porvenir y sin ocupación útil, fuera de la pequeña guerra marroquí; pues que España decaída de su antigua grandeza imperial se ha convertido en un pueblo pacífico, harto de glorias militares…

Y el tercero, el latifundismo feudal, condenado por la evolución de las leyes económicas a desaparecer ante la pequeña propiedad burguesa, la industrialización y las formas nuevas de posesión y explotación de la tierra…»

Cabría preguntarse si los herederos de aquellos, hoy banqueros y gestores de las empresas del IBEX… han heredado los mismos tics que Fernando Valera atribuía a los latifundistas de entonces…

Y tal vez hasta retomar las propuestas y programa que entonces, en 1964, proponía desde su exilio de México Valera para la regeneración de España:

  • “En lo religioso, asegurar la libertad de conciencia y de cultos, conteniendo las extralimitaciones del clericalismo inquisitorial e intolerante, que identifica la profesión de fe católica con la nacionalidad española, no como la piensan y practican los católicos de los demás países civilizados y enseña Roma”, o sea la Roma del Papa Francisco.
  • “En lo social, elevar el nivel cultural y económico del pueblo, impulsando la creación de escuelas públicas, facilitando el acceso a la enseñanza superior de los hijos del pueblo,redistribuyendo las tierras y sus frutos y la renta nacional, e incrementando la industrialización como primer paso para reducir la injusticia y desigualdad imperantes en la sociedad española”.

Lejos de ayudar a España a alcanzar estos objetivos, los vencedores de la guerra mundial, los mismos que en la guerra de 1936 se inhibieron y dejaron las manos libres en España al Hitler y Mussolini, se empeñaron en mantener en España la dictadura franquista y neutralizar todo esfuerzo por volver a la democracia…

Fernando Valera habría repetido a mes de julio de 2018, hoy en día, su convencimiento de que el pueblo español sería capaz también hoy de crear e impulsar una nueva Civlización de lo que él llamaría “socialismo liberal, transformándolo en un liberalismo social, el equivalente de un socialismo humanista que preconizara en tiempos pasados Don Fernando de los Ríos. La democracia avanzada en la que el poder miltiar se supedita gustoso a la supremacía del poder civil, la Democracia que corrige en sus raíces las iniquidades e injusticias sociales, que reduce el palacio del noble para ennoblecer la choza del mendigo, la democracia que no tolera junto al armiño el harapo, junto al lujo la miseria, junto a la gula los mendrugos. La Democracia que conduce a los pueblos hacia el templo augusto de la Paz por la doble escalinata de mármol, de la Libertad y la Justicia”.

Ya no estamos acostumbrados a lenguajes altisonantes como los que utilizaban en los tiempos de la Segunda República y el exilio consiguiente nuestros políticos.

Por desgracia, tampoco estamos en condiciones de analizar y enjuiciar nuestra historia y nuestros conflictos con la altura de miras y las maneras civilizadas del diálogo y de coger al toro por los cuernos, sino más bien a enredarnos en peleas de patio de colegio con el consabido “y tú más”, con el recurso fácil a la “imputación” y a la moción de censura, a amarrar el rábano por las hojas, con una mirada serena y superadora de una Ley de Memoria Histórica que deberíamos utilizar más para superar el pasado que para torturarnos con algo de lo que tuvieron más culpa que los ciudadanos españoles Hitler y Mussolini, y la inhibición del resto de Europa.

Necesitamos creer en nosotros mismos, sentirnos capaces de superar los viejos males de esta democracia balbuciente y chapucera y poner a pleno rendimiento las capacidades de nuestro pueblo para autogobernarse en Libertad y en Paz.

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.