Podemos, el árbol caído

Podemos, el árbol caído
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

A la prensa y demás medios informativos les ha dado por hablar del fracaso de Podemos abundantemente, por aquello de que «del árbol caído todos hacen rajas”. Efectivamente el batacazo ha sido de órdago a la grande.

Hubo un batacazo allá por 1936, que dio lugar a una dictadura de 40 años. Para salir de aquel batacazo, fue necesaria una larga etapa de luchas incruentas en la universidad y en el mundo del trabajo, en la que el Partido Comunista Español tuvo un papel muy importante. Y aquellas luchas trajeron la Transición, una democracia en la que el partido comunista pasó a una posición irrelevante y se produjo una alternancia en el poder de UCD, PP y PSOE.

El famoso 15-M y las primaveras que surgieron en Europa, América y el mundo islámico dieron lugar a una lucha en las calles superar los defectos de aquella Transición, y aquel 15-M cuajó, entre otros productos, en un Podemos con un comienzo fulgurante y unas perspectivas positivas. Hoy nos encontramos con un declive de aquel primer impulso. Nada nuevo si tenemos en cuenta los sucesos anteriores que venimos comentando.

Porque, en definitiva, visto este bamboleo de nuestra historia, el sector que tiene en sus manos el poder económico y los medios de comunicación, al que algunos llaman Banca, ha sido capaz de mantenerse en pie y vaciar de contenido los mensajes surgidos desde las esferas del pueblo llano.

Las perspectivas actuales, tras el 26 de mayo y las tres consultas electorales, podrían engendrar en la política española un acoplamiento de la derecha o centroderecha, y en este momento parece que el PSOE, ganador del envite, se balancea entre acuerdos con Podemos o con la derecha.

Visto desde esta perspectiva, el momento histórico que vivimos se mantiene en la dinámica de siempre, y al poder de los dueños de la riqueza de España lleva quizá las de ganar, una vez más.

De todos modos, hay un personaje de la Edad Media que ganaba batallas después de muerto, al que llamamos el Cid Campeador. Y un dicho de algún drama teatral: «los muertos que vos matáis gozan de buena salud».

Bueno será que nuestra historia siga generando de tiempo en tiempo utopías saludables, aunque se quede en utopías y tarden en convertirse en realidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.