Perro, saxo y política de Salón

Perro, saxo y política de Salón
Por
— P U B L I C I D A D —

En la calle el protagonista era un perro, que ladraba acompañado por un músico que entre son y son advertía: “El artista es él, que ladra lo que siente, yo sólo acompaño y toco el saxo”.

Hay hechos, momentos y situaciones que a veces conviene contarlos sin hacer caso del tiempo en que ocurrieron y procurando que la cronología y el boato cedan primicia a lo auténtico.

Por la mañana, el hecho noticioso, al que la prensa se aplicaba a la hora del desayuno, ocurría en unos salones del Hotel Ritz de Madrid. Con luz, alguna sombra y entre cuchicheos hablaba un político. Pero lo que ocurría allí, con discurso trillado y frases y poses conocidas, interesaba lo justo, sólo lo justo, a los que estaban dentro del salón.

Lo jugoso e importante, que llama la atención por esencial y auténtico, estaría en la calle, a unos metros de cámaras y focos, en un banco de tablillas de madera en el Paseo del Prado de Madrid. Allí llegaron un hombre y un perro. El hombre sacó un saxofón, de una especie de funda que servía de maleta, se sentó, esperó a que el can se pusiera a un lado del banco y se puso a tocar mirando al cielo tras unas gafas oscuras. Así surgió una melodía con notas tristes, nostálgicas de saxofón, a la que se le fueron uniendo los ladridos, quejidos, acompasados de un perro que, con el hocico al aire y mirando al infinito, se convirtió en el centro de atención.

—“El protagonista es él, que ladra lo que siente, yo sólo acompaño y toco el saxo” – informó el músico, en un descanso entre son y son, a unos periodistas que habían oído (soportado) al político en el Salón.

—Acompaño y toco el saxo. —murmuró uno de los periodistas cuando, después de echar a andar, llegaban a la Plaza de Cibeles.

Atrás quedaron, por nimias e irrelevantes, las palabras del político (Albert Rivera, entre paréntesis): las mismas, dichas en el mismo orden, con la misma entonación, y repitiendo la actuación de la semana anterior en otro hotel madrileño (El hotel Palace) y con otro anfitrión (La Agencia de Noticias Europa Press).

También pasaron, fugaces y con valor informativo, un par de fotos, que la periodista Aguilar Nácher había difundido en Twitter, con la sombra etérea y evanescida de Rivera proyectada sobre un cartel. La sombra retratada como espectro, que sustituía y aludía al político, plasmaba fiel la realidad cruda del momento.

Todo ello antes de entrar en la actualidad-comidilla que, como ave de agüeros varios, planea en el mundo político de los claroscuros y las sombras. Un mundo en el que, alternando con la sombra que se difunde en Twitter, existe todo un complejo sistema de brumas, espectros y fantasmas en el que bucean todos, cada uno según su conocimientos e intereses; y en el que se mezcla todo. Un totum revolutum en el que hay hilos sueltos y fibras enmarañadas, pero equilibrado en el juego de intereses y tensiones general.

Un equilibrio denso, y tenso, en el que apareció el hilo noticioso del balear Matas pactando con la Fiscalía penas a cambio de beneficios; y al que se fueron uniendo (concatenando) fibras varias: Supuesta vinculación de Javier Arenas, que está en situación de “todavía”. Proximidad de éste a la cúpula del PP. Conexiones en (o alrededor de) Génova 13. Amores, riñas, filias, fobias, tentáculos. Conexiones, cohesiones e interconexiones. Calentamiento de la zona Presidencial Popular; y Gubernamental. Temperatura Presidencial…

Partiendo de datos inconexos (o no), un comentario desperdigado (e interesado) de alguien, una noticia fugaz (acaso filtrada y deformada), un dato real, otros posibles o imposibles, el “hilo Matas” se fue ramificando, buscando y encontrando uniones, razonamientos (falsos o no) y hasta conclusiones con las que explicar y justificar situaciones, decisiones y posturas:

Gobierno en Funciones, con todos a la expectativa, en una situación desconocida y generando un oxímoron múltiple: no repetición de elecciones sin pactos, dinámica estática, agilidad calmosa, nerviosismo tranquilo, frenazo acelerado…

La táctica de Pedro Sánchez (y PSOE), a la espera de una supuesta investigación judicial al Presidente Rajoy, capaz de producir una debacle gubernamental similar a la del atentado de Atocha, que dio la presidencia a Zapatero y que podría propiciar otra para “Míster No”.

Las estrategias varias de los que se “castifican” (hacen casta) a marchas rápidas en las filas de Podemos con enfrentamientos entre facciones que consiguen titulares y que, a la postre, “mantienen la vara” de una izquierda a la que domeñan.

El diseño de posturas en C’s, con una sustancia única adquirida en la intermediación frustrada, pringando en todas las salsas sin saber, o sabiendo, qué migas untar; y pringados.

Nacionalistas, independentistas, testimoniales…

Y el 25 de septiembre, ducentésimo sexagésimo octavo día del calendario gregoriano, en el que gallegos y vascos darán opinión y voto abriendo unas etapas políticas en las que seguirán posturas y formas de hacer, en salones de lujo o en la calle.

Después de un rato charlando y andando, uno de los periodistas se paró, hizo una seña a un taxi y a modo de despedida preguntó:

—¿Sabéis qué?

—Sí. Que el protagonista es el perro que ladra lo que siente. Los demás, políticos y hasta alguno de nosotros, como el músico del banco de madera, sólo acompañamos tocando el saxo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.