Órdago a los presupuestos

Órdago a los presupuestos
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Casi nada, tres años después, lo cual es un retraso excesivo, y encima con una moción de censura y un gobierno nuevo de coalición un tanto “descoalicionado” el personal reclama unos presupuestos a imagen y semejanza del gobierno de coalición que ocupa el poder supremo del Estado.

La cosa tiene su intríngulis, porque acabamos de permitir al Rey emérito o “demérito” según algunos o según muchos, y navegamos en aguas turbulentas de una pandemia que dicen que se acaba pero que va a más y paraliza la actividad laboral, el comercio, las relaciones sociales y la convivencia normal en la calle, la enseñanza desde el nivel primario hasta el universitario…

Buscamos un presupuesto que nazca con un nivel de consenso popular e institucional el mayor posible.

Según algunos, deberíamos tratar de erradicar de una vez para siempre el protagonismo de los grandes poderes económicos, llámense bancos o empresas eléctricas, y dar al pueblo llano, a la clase obrera y a los sindicatos que la representan, a las comunidades autónomas, la parte de poder de decisión que les corresponde, y que hasta hoy no se les ha reconocido. 

Pero parece que cuesta un poco aplicar ese método más democrático de repartir el dinero, sobre todo en este momento en que Europa ha concedido a España un paquete de créditos más abundante y más económicamente barato como nunca.

Y para más complicaciones, el PSOE, mayoritario en el gobierno de coalición, que tiene por ello la sartén del mango, parece que cojea del lado de la derecha, y suspira por un diálogo amistoso con Ciudadanos, a espaldas de su socio Podemos y de los partidos que apoyaron su ascensión hasta la Moncloa.

Y por su parte, Unidas Podemos parece convencido que con Ciudadanos se van a colar haciendo piña y consenso PP, Vox, centristas y extremoderechistas. Y desde ya aseguran que no tomarán parte en ese “teatro amañado” para que una vez más sean los poderes económicos decidan unilateralmente la fórmula mágica y el presupuesto de ordeno y mando acostumbrado.

O sea que nos vemos expuestos a una ruptura del actual gobierno de coalición, o a unos presupuestos gemelos de los de Rajoy, Felipe González y un poquito a los de antes de la Transición.

Tal vez ha llegado la hora de demostrar a Europa y al mundo entero que España, contra lo que piensan muchos, es un gran país que va para adelante, viento en popa a toda vela.

1 Comentario

  1. Efectivamente la reunión con el IBEX parece demostrar por donde van las cosas. La coalición real es entre el gran capital (para obtener rendimientos) y una supuesta izquierda que le sirve de mano de obra. Por cierto, no se sabe si el “vice” de UP tomó la palabra para poner las cosas en su sitio o estuvo amordazado…
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.