Odio, ministra, pilar, alegría y continente

Pilar Alegría Continente
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.
Publicidad

Al comienzo del curso escolar, unas opiniones de la nueva ministra de Educación mostraban el cambio: Pilar Alegría no es Isabel Celaá. En declaraciones a El País, a final de agosto, mostró otro tono. Sin sandeces, transcrito por Ignacio Zafra y Ana Torres, dijo: “Debemos dejar de hablar de la educación a golpe de titular… es una cuestión de Estado… tenemos que reducir los decibelios del debate”. El Heraldo de Aragón, en esa fecha y con firmas de Mendive y Fuentes, repetía: “Quiero dar pasos para lograr un Pacto de Estado por la Educación en España”. “Un objetivo general que me planteo es que entendamos la educación como una cuestión de Estado. Y eso significa que retomemos el diálogo de una manera más seria y sosegada. Es importante que cuando se hable de educación y de enseñanza huyamos de titulares de confrontación y volvamos a bajar los decibelios”. Huir, confrontación. Lo apuntó, que no es poco, pero no entró en el odio que amenaza a educadores y educandos. Porque es peligroso, repasemos conceptos: “Odio, antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea”, dice el diccionario. “Serán castigados quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio… por motivos racistas, antisemitas o otros referentes a la ideología, religión o creencias”, Código Penal (Art. 510).

Pilar Alegría Continente es la ministra de Educación y Formación Profesional de España. Fue diputada en el Congreso de los Diputados, en las X y XI legislaturas, e hizo lo que se entendió como un continente aragonés frente a la gresca en el PSOE, a cuenta del lío que montó Pedro Sánchez en la Secretaría General. Sánchez brujuleaba entonces, especialmente en las autonomías. En Aragón, el hombre fuerte y Presidente del Gobierno era Javier Lambán, ex Presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza y ex alcalde de Ejea de los Caballeros: un político curtido que apoyó a su tocayo Fernández, presidente del Principado de Asturias y de la Comisión Gestora tras el revés Sánchez. Lambán, autoridad máxima entonces y hoy en Aragón, promocionaba a dos mujeres: Susana Sumelzo y Pilar Alegría. En el cisco socialista, ambas apostaron su futuro junto a Sánchez. Con alegría ambas, pero más continente Pilar que una Sumelzo contenida por los rumores que llegaron hasta la Carrera de San Jerónimo, sobre licitaciones y adjudicaciones unidas a su apellido. Rumores que aún hoy tienen poso; y efectos. Como consecuencia, las dos hicieron lo mismo: un ojo en Lambán y sus intenciones, y otro en Sánchez el promotor o freno de carreras y futuros.

Ahora, Sumelzo, abogada de profesión, anda por la política autonómica y local, sin el estorbo de una ’compañera’ aparcada en el Consejo de Ministros. Libre para sustituir a Lambán, si se éste no sigue como presidente aragonés.

Alegría, por su parte, debe ocuparse de su ministerio. Ha mostrado, ya, pericia para enmendar la plana a Celaá. Dice querer evitar la confrontación, para lograr el Pacto nacional de Estado que cree necesario. Para conseguirlo, tiene las cualidades que van en su nombre y apellidos: Pilar, elemento vertical macizo que sirve de soporte a una construcción. Alegría, sentimiento grato y vivo que suele manifestarse con signos exteriores. Y continente, dicho de una persona: que posee y practica la virtud de la continencia.

La actual responsable de la Educación, ha mostrado capacidad como continente en Aragón, en el Congreso de los Diputados y en el PSOE. Ahora pretende evitar la confrontación. Lo apuntó, que no es poco, pero no entró en el odio que amenaza en la educación a educadores y educandos. Pero conviene que lo haga. Hace años que, con Rodríguez Zapatero, en la izquierda socialista apareció algo peligroso: Cambiar la concordia que propició la Transición por otra cosa. Como resultado, la Ley 52/2007, de Memoria Histórica de España, con buenas intenciones (parece) pero con resultados discutibles. En ella se reconocen y ampliar derechos; y se establecen medidas a favor de los que padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura. Tras ella, ahora, con la izquierda PSOE-UP gobernando, esta pendiente de tramite y aprobación la proposición de ley 122//000021, de la Memoria Histórica y Democrática, presentada por el PSOE y publicada en el BOE de 31 de Enero 2021; en ésta, sin entrar contenidos, hay algo alarmante: 1.- La Exposición de motivos, textualmente, dice: “España debe revalidar su apoyo a los valores democráticos, lo que significa… desterrar definitivamente de nuestra sociedad el franquismo y todo lo que representó, como símbolo más contundente de la negación de estos valores”. 2.- El artículo 7, Medidas en materia de educación y género, ordena “El sistema educativo español incluirá entre sus fines el conocimiento de la memoria histórica y democrática española”.

Es historia que el franquismo que se pretende erradicar propició el paso dictadura-democracia. Por otra parte, si el sistema educativo español debe propiciar el conocimiento de la memoria histórica y democrática, que se pretende, no parece lógico borrar nada de una historia que sólo es historia, sin adjetivos. Al ocuparse del odio, el Código Penal vigente se ocupa de motivos referentes a la ideología sin especificar cuál. Por eso, parece oportuno esperar que la ministra de Educación haga honor a su apellido segundo, Continente, para lograr un pacto nacional para la Educación; y para contener proposiciones de Ley y sentimientos que, conviene creer, no son odio aunque puedan estar próximos al revoltijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.