Menos empleo, más informática y más robótica

0
24
Robótica
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Los tiempos nuevos, el huracán de las nuevas tecnologías parece que traen consigo la drástica disminución de los puestos de trabajo en el planeta tierra, si se cumplen los vaticinios de los expertos. Mientras millones de africanos y habitantes del sur y sudeste asiático y de Nuestramérica llaman a las puertas de Europa, o de Japón o de Arabia feliz o de USA, millones de empleos son destruidos por la avalancha de robots y de sistemas informáticos que hacen innecesario el trabajo de los seres humanos.

En el libro “Homo Deus” el escritor israelí Yubal Noah Harari dice:

LA CLASE INÚTIL
A lo largo de la historia, el mercado laboral se dividió en tres sectores, agricultura, industria y servicios. Prevaleció hasta 1800 el empleo en el sector agrícola; con la revolución industrial la industria absorbió la mayor parte de la mano de obra, pero creció poco a poco el empleo en el sector servicios. En décadas recientes los países desarrollados han experimentado una revolución, el sector servicios prevalece y absorbe buena parte de los trabajadores de los otros sectores.

En el mundo desarrollado, en 2010, el 2% trabajaban en la agricultura, el 20% en la industria, el 78% como profesores, médicos, diseñadores de páginas web… ¿Qué pasará cuando robots sin mente sean capaces de enseñar, diagnosticar y diseñar mejor que los humanos?

Ya desde que estalló la revolución industrial la gente temía que la mecanización pudiera provocar desempleo masivo… Esto no llegó a ocurrir, porque a medida que las antiguas profesiones quedaban obsoletas, aparecían otras, y siempre había algo que los humanos podían hacer MEJOR QUE LAS MÁQUINAS. Pero esta no es una ley de la naturaleza, y NADA GARANTIZA QUE LA COSA SIGA ASÍ EN EL FUTURO…

Quizá la resistencia de los países desarrollados (Europa, USA, Arabia Saudí, Japón) a recibir las oleadas de emigrantes que llaman a sus puertas, más que de prejuicios culturales o étnicos, procede de la destrucción de empleo que están produciendo las innovaciones tecnológicas… Ya decía Karl Marx que la economía es el motor de la historia… o algo parecido.

Por otra parte, cabría creer que la mano de obra que se trasvasa del Tercer Mundo al Primero, más que empleo, hay que calificarla de Esclavitud al más viejo estilo. Y nada impide que el mejor día el capitalismo y el neoliberalismo imperante estime que con robots y nuevas tecnologías se puede atender mejor y con menos coste todo trabajo que hoy atienden millones de esclavos.

Tanto como decir que así como hoy el trabajo es para miles de millones de humanos la única justificación de un salario y una renta económica, en el futuro miles de millones de humanos ya no podrán reclamar su parte en el pastel de la economía y del consumo por su aportación en trabajo.

Tal vez por este lado se adivina la justeza y racionabilidad de esa demanda que surge en tantos rincones reclamando una Renta Mínima de Garantía a la que tendrán derecho a acceder todos los seres humanos por el mero hecho de haber nacido.

Y ese nuevo “statu quo” reclamará a su vez un control de los nacimientos y de la población del planeta a nivel “planetario”. Ya no valdrá el control de nacimientos a un nivel x en los países desarrollados y el “descontrol” de la natalidad en los subdesarrollados.

Uno tiene la impresión de que ese mundo que tenemos en puertas, ese nuevo orden económico, nos trae sin cuidado, y nuestros mejores cerebros se ocupan de temas banales y puro deporte intelectual, igual que en la Edad Media discutían en las universidades sobre el sexo de los ángeles.

Porque no es tan fácil cantar fuera del coro, y nuestra cultura es así… “Es lo que hay…”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.