Melenas relevan a la pana

Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Aquel bravo y agresivo Mayo del 68 en que volaban por los bulevares de París los adoquines y los grises acosaban en Madrid a la pana de los universitarios llevó al poder al PSOE de Felipe González, una generación de jóvenes envió a la jubilación a los Arias Navarro y Fraga y Adolfo Suárez, que en gloria esté.

El nuevo milenio nos ha traído otro relevo, los santones del PSOE y de la pana asisten entre resignados y resistiéndose a dejar los primeros planos de la película a esos “locos” del 15-M, las melenas y las camisas remangadas, o al Pedro Sánchez que alguien defenestró antes de tiempo.

¡Qué jóvenes estos de Podemos! Siempre a la gresca, siempre debatiendo. Empezaron arrolladores, según dicen están en franca decadencia, perseguidos por los fantasmas de Chaves y Maduro y los iraníes… El conflicto de Cataluña los ha dejado un tanto a la intemperie, sobre todo con eso del 115. Su aliada en Barcelona Ada Colau ha cavado una sima entre ellos y el PSOE. y la gestión de Manuela Carmena, lo que queda de aquel despacho de Atocha donde fueron eliminados casi todos los abogados en activo, les ha propinado el veto furibundo de Montoro a una contabilidad, según dicen algunos,demasiado positiva y ahorradora…

En este momento, la entente PP-PSOE-Ciudadanos y los mass-media con que dicha entente cuenta, los somete a un fuego cruzado, mientras según dicen en su interior las distintas tendencias o facciones errejonistas, pablistas, anticapitalistas parecen evidenciar, a gusto de algunos entendidos, una falta de disciplina y coherencia en su interior.

Pero a su favor quizá juega el no muy disimulado inmovilismo y apego al tardo franquismo que indudablemente condicionó y frenó los impulsos de la Transición democrática. Al Parecer, Rajoy se comprometió ante Pedro Sánchez a reformar la Constitución, pero algunas voces del PP le corrigen la plana a Rajoy y dicen que solo será un ligero retoque para facilitar la solución del conflicto catalán. Y la corrupción, llámese Gurtel, Paraísos fiscales, caso Ignacio González o Archivos de ordenadores destruídos a martillazos, o Fiscales nombrados a dedo, o… está acosando a los poderes constituídos y estimula la actividad de los jueces.

Y por otra parte, cada vez más el personal toma conciencia de que donde se dice que la economía española mejora hay que leer entre líneas que en España los ricos son cada vez más ricos y menos en número y los pobres, a base de recortes, son más pobres, los salarios más cortos, las jubilaciones más raquíticas, y la electricidad más cara… Y que los fondos de reserva de la Caja de Pensiones están a punto de agotarse. O sea que la economía española mejora solo para unos pocos, pero empeora para la inmensa mayoría.

Cualquier observador que se precie de serlo está obligado en estas circunstancias a mantenerse atento y a señalar tanto los valores positivos como las sombras y riesgos de todas las propuestas políticas.

Y sobre todo respetar esa constante histórica que envía al retiro y a la jubilación a los políticos eméritos, y respeta el turno de los jóvenes que vienen con nuevos aires y tienen tomado el pulso al siglo que les toca vivir.

Así ha venido ocurriendo hasta ahora: las camisas azules dejaron paso, de buena o mala gana, a los trajes de pana. La pana de los González a las camisas remangadas y las melenas de los Sánchez y Pablo Iglesias.

Y eso, que los relevos se produzcan esta vez sin sobresaltos. Que aceptemos los consejos de Manuel Carmena, la abuela tan joven, como antaño se aceptaron los del bravo Gutiérrez Mellado Hace tiempo que hemos quedado en que aquel 1936 es irrepetible…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.