Madrid es mucho Madrid

Madrid es mucho Madrid
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Publicidad

Lucía el sol. La terraza de mi bar favorito, tan bien gestionado por los androides ANDREA y SAM, tentaba para un café rápido con Evaristo que, enseguida, quiso subrayar que desde Barcelona los hay que señalan a Madrid con inquina.

—Parecían pedir, no hace mucho, la intervención estatal de la Comunidad de Madrid por ir Ayuso a su bola, cosa que, a los nacionalistas catalanes les parece, en cambio, muy bien cuando se trata de ellos mismos. Ahora, subrayan con satisfacción en la Ciudad Condal que Ayuso puede ahogarse en su propio éxito el 4-M.

—Puede ocurrir, le digo.

—Nadie es infalible y en Barcelona hay bastantes envidiosos de la capitalidad de Madrid, refunfuña Evaristo.

“Otros lo señalan también”, precisa SAM. “Sacando Ayuso un 45% del voto, puede dejar sin escaños a VOX, quedándose sin apoyo para gobernar.

—Gobernaría la Comunidad madrileña otro “Frankenstein”, concluyo.

—¿Cómo?, inquiere Evaristo.

—Pues votando a Ayuso, le digo en medio de las carcajadas de ANDREA y SAM. Así, VOX se va a la papelera, el PP se refuerza frente a la extrema derecha y gobierna Iglesias en Madrid.

“¡Demasiada sutileza!”, exclama, riéndose, ANDREA.

 —Cierta desafección del voto socialista no es descartable, preciso. Entre Ayuso e Iglesias puede que no se fijen en Gabilondo suficientes electores. Es un buen candidato, pero discreto y no corresponde a su estilo magnánimo hacer campaña con acusaciones.

¡Dos de sus promesas estrella son incumplibles!, exclama Evaristo. Dice no querer pactar con “este” Iglesias y no querer subir ni bajar los impuestos. Todo el mundo sabe que le sería imposible gobernar sin el apoyo de “este” u “otro” Iglesias.

— Por lo que respecta a los impuestos, añado, quienes votan al PSOE o al PP considerando la fiscalidad, preferirán el original a la copia, Ayuso a Gabilondo.

— Posiblemente, asiente Evaristo. Ábalos, desmintió a Gabilondo al señalar que aún no está fijada la política de pactos postelectorales que, forzosamente, afectarán a las políticas por aplicar, entre ellas las relativas a los impuestos, algo que debe de preocupar a los madrileños ya que tanto el PP como el PSOE prometen no aumentarlos, incluso reducirlos (Ayuso), aunque sabemos que los políticos mienten en todo ahora más que nunca.

“¿Recomiendan ustedes votar a Ayuso para eliminarla políticamente, así como a Vox, o abstenerse para que Iglesias no gobierne en Madrid?”, pregunta ANDREA, muy desconcertada.

—Yo no recomiendo nada, contesta Evaristo. Además, el 4-M está muy lejos y muchas cosas pueden ocurrir, tanto un repunte grave de los contagios como algo inesperado. En realidad, yo favorecería que todos los electores se abstuviesen para mostrar su hartazgo de los políticos.

 —El que Vox, Podemos, Más Madrid y Ciudadanos pasen o no el corte del 5% afectará a PP y PSOE, señalo, y ganar puede significar no gobernar como ya le pasó a Gabilondo. Esto es, casi una ruleta rusa, bromeo.

 —Podemos y Más Madrid son, ambos, de extrema izquierda, especifica Evaristo, con una careta más amable el segundo, aunque de misma extracción marxista. Iglesias deja a Podemos en manos de Yolanda Díaz, afiliada solo al Partido Comunista, palabra, esta última, que, dicen algunos, sería ahora políticamente incorrecta.

 —VOX se debilita a costa del PP, indico. Si ocurriese lo mismo en la extrema izquierda, podríamos empezar a volver al bipartidismo que resultó ser más moderado y transversal que el bibloquismo actual.

 —Sobre todo, si Ciudadanos no pasa el corte, abunda Evaristo. Edmundo Bal, también es un buen candidato, pero con Ciudadanos, vistos los precedentes, es difícil saber que van a hacer con los votos que se les confía.

 —Difícil 4-M, auguro. Votar a Gabilondo es como votar la extrema izquierda, de la que tendría que depender, y votar a Ayuso es votar la extrema derecha por lo mismo. A Ciudadanos, entregarles un cheque en blanco.

“¡Peor lo tienen, en Cataluña!”, exclama riéndose SAM, con un guiño robótico a Evaristo mientras despeja la mesa y nos vamos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.