Líneas rojas del color rojo de la sangre roja en Madrid

Jesús Sánchez Martos
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.
Publicidad

La comparecencia del Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, en el desayuno informativo organizado por Executive Fórum, iba desarrollándose de forma tranquila.

Él parece un hombre de carácter apacible, que busca la proximidad con la audiencia; y aprovechaba la ocasión para hacer balance de lo conseguido en Sanidad por el Gobierno de Cristina Cifuentes en su primer año al frente de la Comunidad de Madrid.

En tono afable, iba mezclando logros y anécdotas con afirmaciones varias: “Gobierno a favor”, como el eslogan. “Me llamó (Cristina Cifuentes) y me ofreció gestionar 7.546 millones de euros para una población de seis millones y medio”. Para defender una sanidad pública universal “en la que atendamos a todos”. Código DAR, que no es un acrónimo, “porque dar es dar a todos”, con cobertura universal, “Que hemos hecho con tres haches: humildad, honestidad y humanidad”.

Una idea simple: “Lo Primero es un pacto para la Sanidad”, aunque de momento en la CAM sean sólo “acuerdillos”, pero que apuntan a que en la Próxima Legislatura haya “Pacto Nacional para la Sanidad” en un Gobierno presidido por Rajoy.

Después, explicó: Qué es la Atención al ciudadano como paciente empoderado. La cita, de Soraya Sáenz de Santamaría, “lo que no se pone en valor se pone en riesgo” referida a los cuidadores. Qué entiende por humanización con los jubilados. Que “Cristina Cifuentes decidió gastar nueve de cada diez euros en Sanidad”. Y las que llamó “medidas estrella” sanitarias:

  • En Madrid 35 hospitales, 428 centros de salud y… Hay un Servicio de Salud con central de compras, de decisiones y de inteligencia.
  • Se opera por las tardes con recursos públicos, para mejorar las listas de espera, que han bajado también en las esperas de diagnóstico.
  • Publicidad de datos mensual. Se ha pasado de derivar 1.200 o 1.300 pacientes a hospitales privados a sólo 100.
  • Dirección General de la Salud Pública. Ley de Gestión Profesionalizada, que se aprobará sin enmiendas: por consenso.
  • Observatorios, como el de la “Hepatitis C”, que pone en comunicación al paciente con el facultativo aunque éste sea un Premio Nóbel. Donde “no hay medicamento caro si salva vidas” (frase del ministro Alonso).
  • Plan de Humanización. “Consolador de duelo”, porque “tenemos que aliviar con frecuencia y consolar siempre”.
  • Y algunas ideas para el futuro: Fomentar la atención Primaria. Libro Blanco de la Sanidad Madrileña para 25 años (desde 2016 a 2040). Humanización y aprovechamiento de la tecnología, para que un niño hospitalizado y enfermo de larga duración pueda ver por televisión qué hacen sus compañeros de clase e inter-actuar con ellos. Estructura de la Consejería sin compartimentos estancos. Y un sólo Servicio Madrileño de Salud.

Todo lo anterior, previo al “latigazo” del hombre tranquilo que primero advirtió, “Y ahora algo de política”, antes de lanzarse, vehemente, en lo que parecía algo más que un trallazo verbal descomunal.

“Hay Política constructiva”, la de Cristina Cifuentes, que hace lo que puede. “Hay Política obstructiva (obstruccionista), que es la que hace Ciudadanos cuando cambia los presupuestos sin tener preparado para qué”. “Y hay una política destructiva”, que explicó con un ejemplo:

“No se puede cruzar la línea roja del color rojo de la sangre roja. La sangre se consigue con la solidaridad de los ciudadanos.” Y hay alcaldes de pueblos (citó algunos) que no nos dejan pasar con el autobús para recoger sangre. En algunos pueblos de Madrid, pretenden que el bus pague la tasa de los feriantes que van al pueblo. “Pero no somos feriantes. Yo reclamo el sentido común de los ayuntamientos”.

Sin bajar de tono, siguió considerando la Sanidad Nacional: “Defenderé el Pacto de Estado por la Sanidad. Universal, pública, gratuita, humanizada; y sostenida por nuestro sistema”.

Acabó volviendo a su ámbito, de Consejero de Sanidad de la CAM, con tres ideas simples: “Garantizar la Sanidad Pública Madrileña”. “Con mucho presupuesto pero poco dinero”. “Y muchas ideas”.

Después, en el turno de preguntas, respondió a varias. Eran oportunas, pero, aunque merezcan reseña, es mejor pasar de ellas. Para que no tapen las líneas rojas que Sánchez Marcos denunció.

Una de ellas, rotunda: La línea roja del color rojo de la sangre roja que algunos quieren que pague como producto de feriante.

Otra, trascendental: La línea infranqueable que es la vida humana. Un bien superior que no se puede enredar en mezquinas políticas sanitarias obstructoras o destructivas.

Por eso, la revelación de dos tipos de políticas que advirtió el Consejero no es sólo una denuncia que lanza un político y recoge la prensa. Es también algo nauseabundo que se debe corregir.

Y que debe tener consecuencias inmediatas.

La menor de ellas será cómo quede el pacto entre el PP y Ciudadanos que da estabilidad al gobierno de la CAM.

Conferencia del Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid – Executive Forum


FOTO: Captura del vídeo de la comparecencia de Jesús Sánchez Martos (Global Arena)

FGGuardar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.