Juegos peligrosos

Guillotina
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Mi sobrino Evaristo y yo tuvimos ayer nuestra última tertulia del 2020. Junto a los androides de mi bar favorito, ANDREA y SAM, celebramos entusiasmados su partida. Evaristo estaba enfadado.

Mientras el Rey mantiene digna y útilmente la Monarquía, otros intentan tumbarla y, de paso, tanto la Transición como la Constitución, a pesar de la renovación evidente de Felipe VI. En Navidad dejó claro su distanciamiento respecto del padre.

—Iglesias, recuerdo, le ataca indecorosamente desde el propio gobierno, acompañándole arteramente en sus visitas reales solo para beneficio propio y animando la calle a exigir la guillotina para luego inventar “otra cosa”, obviamente populista (¿bolivarianismo, castrismo?), en lugar de nuestra democracia parlamentaria. Tenemos un “gobierno espectáculo” en el que PSOE y Podemos están a escobazos.

—Sánchez es más sutil, afirma Evaristo. Mientras su socio gubernamental pontifica, montó un comité técnico que ha examinado su primer año de gestión, aprobando un cuarto del cumplimiento de los compromisos de sus “diversos gobiernos en uno”.

—Eso podría ser útil si fuese una opinión objetiva, señalo. Además, parece querer anular las Cortes donde están los representantes de la Nación a quienes verdaderamente incumbe valorar políticamente la actuación gubernamental. Si el Parlamento coincide con los expertos, ¿para qué hacen falta los diputados?

 “Si, por el contrario”, completa ANDREA de vuelta de atender a unos clientes, “las Cortes no coinciden con los expertos, es que no quieren reconocer “la verdad”, demostrando, asimismo, su inutilidad”.

En efecto, prosigue Evaristo con un guiño a la ginoide: tumbamos el Parlamento, evitamos consultar con el Consejo de Estado, ilegalizamos la Monarquía, como le gustaría a Iglesias, y, porque nos disgusta el actual Poder Judicial, maniatamos su libertad de actuación como castigo a una derecha que abusa de sus votos para impedir su renovación (como hace cada vez que no gobierna) para acabar, sorprendentemente, interviniendo sus funciones como si tuviésemos un gobierno “iliberal” cualquiera. Océano de contradicciones …

—Podemos y sus aliados independentistas aprovechan los errores personales de un emérito que como Rey cumplió bien con su rol institucional, señalo. Sánchez calificó el discurso navideño de Felipe VI de “valiente” y las puertas están abiertas a una “Ley de la Corona” que necesitará el aval de la oposición. Si hiciesen innecesario el Parlamento para controlar al gobierno después de mostrar su incapacidad para lograr suficientes acuerdos transversales y torpedean al Poder Judicial, quedará sola la Moncloa al mando de un buque que, así, bien puede encallar.

“Hundida la Zarzuela, inutilizadas las Cortes, torpedeados los Jueces, solo quedarían Pedro y Pablo o Pablo y Pedro, que tanto monta, monta tanto” ironiza SAM que nos trae un recambio de aperitivos.

—Si hiciese algo parecido un gobierno de derechas, afirma Evaristo, la izquierda le acusaría de prácticas antidemocráticas, pero dará igual mientras Bruselas suelte la pasta sin enterarse bien de que en España juegan peligrosamente con el “régimen del 78”, como desea Pablo y deja hacer Pedro si no cambia drásticamente de rumbo.

La dictadura franquista fue el verdadero “régimen”, preciso. Lo del “régimen del 78” es una patochada de Iglesias que solo busca denigrar la Constitución actual para implantar una república que transformaría políticamente nuestro entorno para sacarnos de nuestro hábitat natural eurooccidental y atlántico. No se trata solo de cambiar al Rey por un Presidente. España sería, otra vez más, algo diferente de Europa, porque quién se crea que Pedro ha domesticado a Pablo se equivoca.

“El PP tampoco se luce”, interviene ANDREA al despedirnos. “En lugar de celebrar que se vaya Illa, afirmando, por ejemplo, que ha fracasado, le acusan de desinterés por la salud de los españoles. Para llorar”. SAM añade: “No se olviden del posible indulto gubernamental a los independentistas encarcelados, y sin arrepentimiento. ¿Es, en este caso específico, una injerencia en la Justicia? Entre los socialistas, solo Garcia-Page, Presidente de Castilla-La Mancha, se atreve a oponerse públicamente”. Nos fuimos preocupados. Antes, ANDREA nos ofreció, para consolarnos, “champagne” verdadero

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.