Gobierno a falcon’s

Gobierno a falcon's
Por
— P U B L I C I D A D —

Al empezar el verano de 2011, Rajoy, con el Programa de Gobierno diseñado y asustado por el déficit que dejaba Zapatero, estaba haciendo un Gobierno. Ahora, ha pasado un mes desde las Elecciones Generales, y Pedro Sánchez anda a falcon’s, como si lo de un Gobierno presidido por él lo subordinara a algo que le interese más. Puede que los motivos sean la situación del PSOE, el desmoronamiento de Podemos, las posiciones de PP, Ciudadanos, Vox e independentistas; y ver cómo se decide el poder en Autonomías y Ayuntamientos con vistas a repetir unas Elecciones Generales que pudieran resultar favorables.

A falcon’s, con la vírgula o apóstrofo que usan los ingleses para denotar afecto hacia algo, en este caso el Falcón. Un Falcon que es, a la vez, un pájaro mecánico grande y descomunal, que hace ruido, deja estelas y vuela en el aire; y un avión para uso del presidente del Gobierno, que ha sido tomado como abuso en algún caso (ir a un concierto de rock), criticado por improcedente o manirroto en otros, y tomado como motivo de guasa para hacer los chistes que se difunden para escarnio de Pedro Sánchez. A falcon´s se convierte, de este modo, en una forma afectuosa, y muy singular, de ‘a pájaros’, un dicho que, unido a ‘cabeza’, compone la forma coloquial ‘cabeza a pájaros’, que define a la ‘persona atolondrada, ilusa o ligera’ o a ‘alguien que no está atento a la situación en que vive y está pensando en cosas que no tienen nada que ver’. Gobierno a falcon’s define, así, con afecto, la consecuencia de una forma de hacer y actuar.

Ahora, ha pasado un mes desde las Elecciones Generales y parece que no se tiene en cuenta la necesidad de elaborar un programa para un gobierno que sea posible, buscar a las personas que puedan llevarlo a cabo y dar forma a un Gobierno para España. Un Gobierno salido de las urnas, con las características que han salido de ellas y los condicionantes que los resultados electorales hacen o harán aparecer. En su lugar, nos encontramos con una dualidad pintoresca: Gobierno en funciones y Gobierno a falcon’s.

El Gobierno en funciones actual, presidido por Sánchez, sabemos qué es aunque surgen las dudas si se trata de matizar qué se puede esperar que haga. A la vez comparte ocupación con un singular Gobierno a falcon’s, del que no sabemos mucho pero que, como en el dicho, puede producir actos propios de una persona atolondrada, ilusa o ligera: alguien que no está atento a la situación en que vive y está pensando en cosas que no tienen nada que ver.

La pregunta, necesaria, es inevitable: ¿el actual Gobierno en funciones de Pedro Sánchez es un gobierno a falcon´s? Es tan consistente que, por fuerza, viene seguida de otras que se ocupan de las cuestiones generales nacionales. Formulemos algunas: ¿debe haber un Gobierno que gobierne con plenitud?, ¿urge sustituir el Gobierno en funciones por otro que atienda la gobernación del Estado sin restricciones?, ¿cabe supeditar al Estado, su integridad y gobernabilidad a meras cuestiones de representación o trámite?, ¿el poder Ejecutivo (Gobierno) puede reducirse a un Gobierno a falcon’s?

Las respuestas, por obvias, no precisan aclaración. Pero obligan a fijar la atención en el actual Gobierno que ha de atender las cuestiones generales, los aspectos parciales de la actividad nacional y las menudencias que surgen en el devenir ciudadano diario. Si nos paramos en ello y vemos qué hace el actual gobierno en funciones, llegaremos a dos conclusiones:

UNA- Las cuestiones nacionales parecen estar en un segundo plano, relegadas por las cuestiones que afectan a Sánchez o a su imagen. Así, la formación de un Programa de Gobierno y los pactos con las formaciones políticas que puedan articular los intereses e intenciones del resultado electoral aparecen difuminados por un viaje de Sánchez al Eliseo francés, como si un viaje en Falcon, la cena a dos entre Sánchez y Macron, o la relación España-Francia importaran más que un Programa y Gobierno para España.

DOS.- Por lo que atañe a la actitud del Presidente del Gobierno en Funciones, parece que Pedro Sánchez anda a falcon’s, más ocupado en sus viajes en pájaros metálicos y mecánicos y las estelas que dejan que en los asuntos y la necesidad nacional, como si lo de un Gobierno presidido por él lo subordinara a algo que le interese más. Puede que los motivos sean la situación del PSOE, el desmoronamiento de Podemos, las posiciones de PP, Ciudadanos, Vox e independentistas; y ver cómo se decide el poder en Autonomías y Ayuntamientos con vistas a repetir unas Elecciones Generales que pudieran resultar favorables.

Con ello, surgen nuevas preguntas: ¿Pedro Sánchez antepone su interés personal al interés nacional y de todos? ¿Eso condiciona la duración del Gobierno en Funciones, los pactos para un programa de gobierno, los acuerdos entre partidos políticos para formar un gobierno del carácter que sea, o repetir elecciones?

De momento, Gobierno en funciones y Gobierno a falcon’s. O no.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.