El gas y su influencia en la política en España

Juan Antonio Zuriarrain
Economista y Diplomado en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática. Exdiputado del CDS en la Asamblea de Madrid.
Publicidad

Acabamos de sufrir una crisis con Marruecos que ha desembocado en el asalto de ciudadanos africanos en Ceuta, de una crisis diplomática, que ha afectado a España con Marruecos, con ramificaciones a la Unión Europea y EEUU, que finalmente ha provocado la salida de la Ministra de Asuntos Exteriores española Arancha González Laya, y una situación de tensión altamente alarmante.

El conflicto  se debe a la entrada en España de Brahim Gali secretario general del frente Polisario, para hospitalizarlo y tratarlo por estar enfermo de Covid, cosa que ha indignado a Marruecos que lo considera su máximo enemigo, y por tanto arremete contra España por considerar que España apoya la autodeterminación del Sahara. Pero la realidad que “el gas” está detrás de todo el asunto.

España tiene dos conexiones marítimas con Argelia productor de gas, una submarina desde Argelia hasta la costa de Almería y la otra más antigua, desde Argelia pasando por Marruecos y una pequeña conexión submarina desde Tanger a Tarifa. Además España se conecta con Europa por los Pirineos (Larrau), desde donde se recibe gas de Noruega, y dispone de varias Plantas de Regasificación donde descargan barcos de GNL procedentes de múltiples Países. La concesión del gasoducto a través de Marruecos está a punto de finalizar, y aunque económicamente amortizado, técnicamente puede operar. Pudiera ser que Marruecos presionara a España para prolongar la concesión, con solicitar el apoyo a la autodeterminación del Sahara, ya que si se cerrara el tránsito de gas, supondría una reducción importante de las adquisiciones de gas.

Entonces Argelia interviene,  y ofrece a España garantías, de que el gasoducto Medgaz que une con Almería, y que Sonatrach empresa productora pública de gas en Argelia es accionista de la empresa propietaria de dicho gasoducto, aportaría más gas por este gasoducto que contrarrestará la pérdida de suministros que proceden a través de Marruecos a Tarifa. La contrapartida por el gas, sería política, apoyar de alguna manera el referéndum de autodeterminación del Sahara que apoya Argelia. Y la manera de demostrar el apoyo era traer a España, al secretario general del Frente Polisario, y atenderlo en nuestra Nación. Laya recibiría la orden o sugerencia, que cumplió y que al final le costó el Cargo.

La intervención Europea en el conflicto, el silencio de EEUU, y el cese de Laya, parece que han calmado el asunto, veremos si el gas sigue fluyendo de Tanger a Tarifa.

Pero no ha sido la única vez el gas determinante en la política española, en 1982 con el gobierno de Calvo Sotelo se creó el INH (Instituto Nacional de Hidrocarburos) que sustituyó al INI en la gestión de hidrocarburos, que incluía el gas, con el triunfo socialista a finales del 82 y con Felipe González en el Gobierno, este continuó con el INH y mantuvo los gestores, estos eran partidarios de cerrar Enagas e integrarla en Enpetrol (empresas nacionales de gas petróleo), cerrando todo proceso de expansión del gas, que costaba mucho y financiaba a Argelia, incluso con contratos ligados a la adquisición de gas. Estaba casi hecho, pero la política intervino en el gas, Argelia entrenaba a los terroristas de Eta, y obtenía pingües beneficios de las adquisiciones de gas a España, fue entonces cuando el que fuera vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra llegó al acuerdo con Argelia, de continuar con el crecimiento de adquisiciones de gas, a cambio de que echara fuera de Argelia a los terroristas de ETA . España continuó con el desarrollo del gas, se hizo el gasoducto a través de Marruecos y tarifa, siguieron creciendo las Plantas de regasificación de gas (hoy España es después de Japón e Indonesia, el País que más Plantas de GNL tiene) y Argelia cumplió con su parte y expulsó a los etarras de Argelia, salvo alguno que murió en accidente de tráfico.

Otro Episodio importante fue en 1993 cuando el PSOE gana en minoría las elecciones y pacta el Gobierno con CIU, durante la legislatura se produce la venta del 91%, en términos muy ventajosos para el comprador, usando términos muy suaves,de Enagas a Gas Natural, empresa participada por más de un 25% por La Caixa, y cerca de un 50% por Repsol, que a su vez estaba participada por La Caixa, el resto estaba en capital privado, con mucho accionista privado en las Regiones de Cataluña y Madrid.

Cuando en 1996 el PP ganó las elecciones en minoría y necesitó los votos de CIU en la investidura, y su Presidente de Gobierno hablaba catalán en la intimidad, se produjo la venta del 9% restante, si bien entonces al menos se transfirió a Gas Natural la cláusula de “take or pay”, que figuraba en el contrato con Argelia. Hoy por hoy supongo que  por estrategia Gas Natural ya no lleva ese nombre, se llama Naturgy.

He citado los hechos más relevantes y simplificadamente, pero en menor escala ha habido otros importantes acuerdos, a nivel nacional e internacional en los que el gas ha sido relevante en la política española. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.