El coronavirus de ERC

El coronavirus de ERC

Es la mayor emergencia de la historia, dice la OMS. Eso sí, no veta ni el comercio ni los viajes. Se trata de un virus muy peligroso, enormemente dañino y contagioso. Recorta dos décimas el crecimiento global, pero las autoridades mundiales se limitan a advertir.

Nos referimos a ERC. Su virus es letal para la unidad nacional. Es tan contagioso que en Valencia y Baleares se suman al “España nos roba”. Hasta Feijóo ha hecho de Galicia una comunidad identitaria.

Lo de las dos décimas es un juego comparado con el desangre que ha supuesto la salida de empresas de Cataluña. La Quebec española ha perdido el tren de la vanguardia en favor de Madrid. La capital atrae inversión, empleo y población al mismo ritmo que el virus ERC se extiende.

¿Y qué hacen las autoridades, ¿se han planteado aislar para evitar el contagio? No. El cordón sanitario lo reservan para Vox, con el PP de comparsa suicida. El gobierno advierte pero evita las sanciones y los vetos. Primero se lanza a posponer la famosa mesa de la vergüenza hasta que haya elecciones catalanas. Pero tras la reunión con Rufián en Moncloa rectifica y mantiene su agenda. Apenas 6 horas mediaron entre el blanco y el negro.

Conclusión: el coronavirus es el verdadero presidente del gobierno, el que marca la agenda. ¿Cuál es el poder del virus? La cartera. El parásito se ha hecho con el poder del tráfico venas y arterias. Sin él no hay presupuesto y por tanto, no hay cheques para repartir. Así que el gobierno advierte con la misma energía que cede.

Y cuanto más cede más fuerte se hace el coronavirus y más difícil será de extirpar para quien recoja el testigo. Las cesiones garantizan la paz, pero también el lento camino hacia la extinción, el verdadero objetivo del mortal coronavirus. La paz de los cementerios…

La única esperanza es que alguien se invente una vacuna. Nos costará un riñón que pagaremos desesperados ante nuestra inminente desaparición. Pero además tendrá efectos secundarios. Y seguramente habrá quien piense que es peor el remedio que la enfermedad. Nos recetarán una vacuna de más coronavirus que provocará más dependencia y debilidad.Hasta que los anticuerpos reaccionen y el instinto de supervivencia aflore. ¡Ni virus, ni parásitos ni jinetes suicidas!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.