Debate sobre el estado de la Nación

Debate sobre el estado de la Nación
Por
— P U B L I C I D A D —

Precisa el diccionario. ‘Debate’: Controversia, contienda, lucha, combate. ‘Estado’: Situación en que se encuentra alguien o algo. ‘Nación’: Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo Gobierno. Traducido al idioma de la calle: Estamos ante una controversia entre políticos sobre la situación en que se encuentra el conjunto de los habitantes que están bajo el gobierno de Pedro Sánchez.

Para entrar en harina, un vistazo a la opinión en un periódico (El Mundo) sobre los actores del debate: “Nuestros políticos son payasos a los que les hemos otorgado capacidad para decidir sobre nuestra vida”. Relativizados roles, discursos y payasos (no políticos), conviene separar a los habitantes bajo la férula de Sánchez, de Sánchez y de los actores, portavoces parlamentarios, que tienen vela en el Congreso de los Diputados.

En principio, por qué ahora: Decidido por Sánchez, porque le convenga a él o a la Nación. Lo siguiente es por qué y cómo está la Nación. La respuesta, distinta para cada grupo político, está en el Diario de Sesiones del Congreso. Al empezar, el presidente mostró intenciones: «Vamos a por todas». Después, la inflación como reto. Pudo entrar en él, pero usó la inflación para ver un motivo diferencial en su diagnosis: diagnóstico de curanderos, o de técnicos. Con la artimaña ‘técnicos frente a curanderos’ creó la izquierda socialista con UP y apéndices, como ‘los técnicos’. Enfrente ‘los curanderos’ de la derecha PP y extrema VOX. A la vez, sin verlo o adrede, marca y definición del sustituto: gobierno PP presidido por Feijóo.

Enfrente, líder de la oposición, Feijóo sentado y serio, a verlas venir. Viendo como Sánchez iba, a ninguna parte, dibujando el peor entorno posible para su Gobierno. A partir de ahí, postura y cambios de tono y contenido. Izquierda en retirada, aprovechando, apañando, las migajas del fin de ciclo. Frases: Juntos en la pandemia. Guerra Putin. Petróleo y gas rusos. Crecemos más que otros. España pacifista. Reinterpretación del ‘aló presidente’. Coba a UP para mantener coalición y ventajas. Uso de ofertas electorales, ocupando el sitio y desplazando a UP a la izquierda extrema. Gratuidad de transportes. Auxilio mensual a estudiantes. Rechazo de becas para clase media. Impuestos a bancos y suministradoras de energía. ‘Me voy a dejar la piel para defender a la clase trabajadora’. Ejes de acción: Ucrania y Putin. Proteger ciudadanos, empresas e industrias. IVA de carburantes. Alentar a agentes sociales. Modernizar carencias estructurales de España. 67.000 sanitarios fijos. Aprendizaje de programación y robótica. Más presupuesto en Defensa para crear empleo. Y la pregunta “¿Qué hubiera pasado si hubieran gobernado otros?”.

Con Feijóo serio y escuchando, el turno del debate correspondía al PP, alternativa única decidida por Sánchez. Usando el sitio que Sánchez quitó a UP, a independentistas y a otros, la portavoz del PP, Cuca Gamarra, fue a lo suyo. Podía, en términos taurinos, entrar a matar. No lo hizo. Faena de aliño. Marcando sitio, lances, y castigo. Puyas y banderillas. Espada y verduguillo a mano: Asesinato de Miguel Ángel Blanco. Derogaremos ley de memoria democrática. Intentar reescribir la historia es inmoral. Usted y la mentira son el balance de su gestión. El factor diferencial es usted. Inflación, con 22 ministros y asesores que no caben en La Moncloa. Feijóo le propuso bajar IVA e IRPF. La gente poderosa es la que le ha dado la espalda en Andalucía. Va a dejar España peor que la que encontró. Falla usted. Niega la realidad. Improvisa. Culpa a otros. Manipula. No se deja ayudar. Propusimos más MIR y médicos de urgencias, pero no hace nada. Sus cuentas son los mismos cuentos. Nos sale enérgicamente muy caro a los españoles. Diversidad entre socios. Crisis de vecindad. Huida para controlar instituciones. Hasta lucha por la justicia.

Réplicas. Más intervenciones. Abascal, Asens, Echenique. Hasta la pose de Rufián poniendo tres balas sobre el atril, con intervenciones, por una vez coincidentes y atinadas, de los presidentes Batet (Congreso) y Sánchez (Gobierno). La sesión acabó a las 10 de la noche. Se reanudaría a la mañana siguiente para acabar el viernes con votos y propuestas. PNV, Grupos Plural y Mixto, C’s. Aire acondicionado, calor, tiempo, blablablabla. Vacaciones.

Al final, una sensación sobre un debate que cambió el ‘Estado de la Nación’ por la situación del gobierno actual y su presidente. Como muestra, dos opiniones de periodistas que hacen crónica parlamentaria.

—“Sánchez ayer y hoy, más hoy que ayer porque ha tenido menos cuidado, parece sonado. Le quito sitio a UP, para dárselo a Feijóo. Gesticulo y balbuceó mucho, demasiado. Ya sabe que está acabado. Aprovechará el verano, intentará alargar sus días en La Moncloa y poco más”.

— “Lo vi muerto. Gris, pesado sin fijar la mirada, ausente, enfadado. No sé qué le diría a Aguilar en la puerta cuando salió del debate. Sería interesante saberlo, porque Aguilar estaba pasmado mientras lo escuchaba. Lo de irse con Podemos y dejarle hueco por el centro a Feijóo era previsible. Pero es que no le queda otra salida. Además, no tiene capacidad para más. Para mí, escribió la página de la cuenta atrás. Y la torta de la Bolsa va a ser determinante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.