Conflicto político

Conflicto político
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

ANDREA y SAM se afanan alrededor de mi sobrino Evaristo que se deja mimar en mi bar favorito por los dos androides a cuenta de un pequeño catarro que exagera. Al verme, resucita y se inquieta por la formación del gobierno.

—Felipe VI, dice, empieza este martes sus consultas con los representantes de los partidos. Según Meritxell Batet, Presidenta del Congreso de los Diputados, desea una formación rápida del gobierno.

Pedro Sánchez aún más, señalo. El candidato socialista quiere forzar los acontecimientos antes de fin de año porque es impaciente y temerario. Pero,puede queERC no tenga tanta prisa. Necesita un postureo de cara a las próximas elecciones catalanas y, además, a lo largo de diciembre hay incógnitas por despejar: de orden público (Barça-Real Madrid); actuaciones judiciales en Bruselas y Luxemburgo que afectan a políticos separatistas; y un congreso de ERC, un partido que vive en dos mundos, el de su ensoñación independentista y el de la realidad española. Veremos qué ocurre…

Tampoco sabemos si hay gatos encerrados en esos acuerdos del PSOE con Podemos y con ERC.

—En efecto, respondo. Con Podemos hubo un “preacuerdo” de líneas generales progresistas. Asimismo, se pretende tranquilizar al empresariado al que se le entrega como garantía a Nadia Calviño, con una Vicepresidencia para blindarla frente a Pablo Iglesias y María Jesús Montero, la reina de Hacienda.

—Pero, insiste Evaristo, el velo sobre las negociaciones tendrá que retirarse y con esa transparencia, prometida por Sánchez, sabremos si lo pactado es asumible. Respecto de ERC, la cesión mágica es la de asumir la problemática catalana como un “conflicto político”. Una mesa de partidos (¿cuáles y en qué condiciones?) sería el cauce para solucionarlo. Sabemos que los independentistas aspiran a la autodeterminación, a la libertad de sus encarcelados y al fin de la represión, según ellos.

Evaristo tose algo. Enseguida, SAM le trae un caldo mientras ANDREA le disuelve varios sobres de paracetamol en un vaso de agua.

—Es un conflicto, señalo, entre una idea egoísta y secesionista de Cataluña frente a otra unitaria y solidaria de España, atemperada por las Autonomías y que también rechaza en el País Vasco Bildu con un PNV haciendo equilibrios. No es un conflicto bilateral entre Cataluña y España como pretende ERC y no debiera de aceptar el PSOE.

—En este sentido, es un conflicto que enfrenta a catalanes entre ellos, recuerda Evaristo.

—Que el conflicto sea político, en estos términos, requiere una solución política dentro del marco constitucional, evidentemente.

Deberían de cesar, también, aquellas presiones secesionistas dentro de la sociedad catalana que constituyen una violencia en forma de acoso.

Andrea aprovecha un respiro entre dos clientes para acercase a Evaristo con una mantita de lana escocesa que mi sobrino, avergonzado, rechaza al tiempo que señala:

—Esta conflictividad que afecta al conjunto de la población española, catalana incluida, requiere una solución aceptable territorialmente para todos e ideológicamente transversal.

—Sin duda. Los representantes de las diferentes sensibilidades políticas tendrán que intervenir en la solución y en su ratificación, lo que implica que deberán aprobarse los resultados tanto al nivel autonómico como nacional.

—Con esta perspectiva, dice Evaristo, se podrían concebir estas negociaciones políticas para resolver la conflictividad en Cataluña y sus consecuencias respecto de España.

¿Lo entienden así PSOE, Podemos y ERC?, le pregunto.

—Esperemos…, responde angelicalmente Evaristo.

Es usted muy optimista, tercia SAM mientras fuerza en la garganta de mi sobrino un brebaje compuesto por leche, coñac y miel. Esto es un “grog”, Don Evaristo. Verá lo bien que le sienta yéndose a casa y metiéndose en la cama. Lo de Cataluña va para rato y con rebotes, así que puede olvidarse un poco del Principado y del beneplácito de ERC a Sánchez…

Acto seguido, el androide le endosa su gaban a mi sobrino y nos echa a la calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.