Católicos en modo Vox

Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

En un lugar de *** de cuyo nombre no me quiero acordar, en la misa mayor del domingo de la parroquia del tal lugar, he podido participar en una celebración religiosa la más franquista y medievalista que se podría soñar: monaguillos con sotana roja y roquete blanco, comuniones en la boca preferentemente, exhortaciones a los turistas a comulgar en este primer viernes de mes de hoy, recordatorio del primer centenario de la consagración de España al Sagrado corazón de Jesús, etc, etc…

El caso es que antes de esa misa me había encontrado en un pueblo que tuvo el primer alcalde comunista de España en los años 1970. que celebró la primera misa de difuntos por los fusilados hijos del pueblo durante la guerra civil recordados en el memento con sus nombres y dos apellidos, que ha sido uno de los primeros en arrancar de la fachada de la iglesia los nombres de los soldados del ejército de Franco muertos durante la guerra de 1936, que ha presentado denuncia por el exceso de decibelios que derraman durante todo el día las campanas de la parroquia.

Un pueblo que ha cambiado mucho, en clave progresista, pero que en lo religioso ha retrocedido alarmantemente. El párroco que en años pasados se negó a decir la misa por los fusilados del pueblo y obligó a los promotores de aquella misa a pedir refugio a las monjas del colegio de la Enseñanza y al consiliario de la JOC, explicó a la hora de su jubilación a sus feligreses que les iban a mandar a un nuevo párroco bastante más conservador que él…

Y al hilo de estos comentarios, un profesor de universidad jubilado recientemente vecino del pueblo comentó que lo que está pasando hoy en España es que la sociedad se ha vuelto más de derechas que en sus mejores tiempos, y no digamos la iglesia…

Lo de las campanas publicó en su día una discusión de carnicería entre vecinas… Ocurre hoy que las viviendas antes de planta baja en su totalidad, con el crecimiento del pueblo, están rodeadas de edificios de cuatro y cinco pisos, y el ruido se multiplica. Y que según dicen malas lenguas, el párroco rebajó el volumen de decibelios cuando los técnicos revisaron el volumen de ruidos, para no incurrir en ilegalidad. Y claro, a los vecinos de planta baja el ruido no les llega muy fuerte, pero para los que están a la altura del campanario y a pocos metros, el infierno se les prolonga todo el día porque el cura procura poner las campanas en marcha a todas las horas del día.

Si ustedes turistas se aventuran a veranear en ese pueblo de cuyo nombre no me acuerdo, verá discurrir por sus calles a cualquier hora del día al cura revestido como en misa, y a sus monaguillos lo mismo, y las campanillas sonando cada tres metros, porque están llevando el Viático a un feligrés enfermo…

Malas lenguas comentan que el párroco asistió como testigo de excepción a la retirada del letrero de muertos por Dios y por España en la fachada de la iglesia con muy mala cara. Menos mal que no contó en su sermón de la misa dominical que la estatua del Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles fue tiroteada durante la República por unos desconocidos…

Es la España de pandereta y campana y campanilla que no muere, amigos y compatriotas… Es lo que hay… Playas a rebosar, paraísos por paisaje, de aquellos que contaba SN Juan de la Cruz que “Mil gracias derramando, pasó por estos bosques con presura, y yéndolos mirando prendados los dejó de sus hermosura”. El personal dando la espalda al fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, al menos por unos días…

Y esta iglesia conviviendo con otra de signo contrario, abierto, puesto al día…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.