Cataluña es el problema

Eladio del Prado
Tras pasar por PRISA y Tiempo, fue fundador del diario económico NEGOCIO, donde ejerció como director adjunto y jefe de opinión hasta su cierre. Ahora es corresponsal de 'Crónica Global' en Madrid".

Señoras y señores ha llegado el momento de ser serios. Responsables. El gran problema de España es Cataluña. Así es o así lo insinúan las declaraciones de los líderes políticos. Y del propio Rey. Veamos. No hay un momento exacto de cuándo empezó el problema catalán. ¿En la manifestación de julio de 2010? ¿O fue la manifestación de 2012, bajo el lema ‘Catalunya, nou Estat d’Europa’ (Cataluña, nuevo estado de Europa)? Empezó al finalizar el siglo XIX y se agudizó en el principio del siglo XX. Esto es historia. Leerla. Francisco Silvela la declaró como “una enfermedad nerviosa y literaria”. Francisco de Quevedo afirmó que “mientras en Cataluña quede un solo catalán, y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigos y guerra”. Muy claro. Así era Quevedo.

Pero ya estamos en el siglo XXI. Aunque no lo parezca. ¿Y qué ocurrió el pasado jueves cuando todos los líderes políticos visitaron al Rey? Que salieron todos acojonados. Y el líder político propuesto para ser presidente del Gobierno —Rajoy— se aprovecha de ello. Veamos. Porque a la prensa se nos han ido las referencias al ‘problema catalán’ de todos los líderes políticos. Rajoy mencionó “el desafío independentista” al inicio de su conferencia. Iglesia vio “incómodo” al Rey con el acuerdo del Parlament. Rivera mostró al Rey su “apoyo incondicional” a la legalidad. Y Sánchez calificó de “extrema gravedad” el paso del Parlament e insta a Rajoy a actuar.

Todos. Todos mencionaron el problema catalán al principio de sus alocuciones. Y no lo vimos. Todos volvían de ver al Rey y preocupados. Por el tema y por lo que le debió decir el Rey. Hasta Iglesias estaba compungido. Fue breve y directo al tema. Estaba preocupado. El problema catalán es el gran problema de la elección del nuevo presidente. Y Mariano lo sabe. Lo explota. Y lo va a reconducir para su nombramiento.

Se toma su tiempo. En agosto, nada. Sin prisas. Aparece el 11 de septiembre. Fecha mágica para Cataluña. Habrá gran manifestación. Posteriormente, el 28 de septiembre, es el voto de confianza a Puigdemont en el Parlament de Cataluña. Hay unos días en medio. En esos días será la investidura. Hay dos semanas en medio. Apuntamos el 13 de septiembre o el 20 del mismo mes. Martes. O cualquier día de esa semana. Ante el peligro de la ruptura de España ¿alguien se opone a un gobierno de Rajoy? ¿España se rompe y usted no apoya al gobierno? ¿Quién es el guapo que se opone? ¿Sánchez? ¿Rivera? No lo crean ustedes. Propiciarán un gobierno de Rajoy. Para bien o para mal. Hasta Iglesias estará tentado de votar a favor aunque vote en contra.

La crisis del Estado propiciará un Gobierno. Porque Cataluña es el problema. Y el problema necesita de un gobierno que se enfrente a él. Dejarán pasar los días. Pero septiembre es la clave. Cataluña es el problema que les preocupa a todos. Sobre todo al Rey. Atentos.

1 Comentario

  1. El «problema» de Cataluña que dice el autor es un vaivén escasamente identitario (es más pragmático que otra cosa) que, en función del momento, se hace más o menos «problema». Aparece y desaparece como esos cauces de ríos secos de acuerdo con la estación y la climatología. Les viene bien para distraer la atención de auténticos problemas nacionales y mundiales que son silenciados a propósito. Eso sí, con la torpeza con que se maneja y el protagonismo creciente que se le da, será un problema real con el tiempo. Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.