Caifás Cañizares

Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

A Ortega Smith le importa un bledo que le reprochen por sus bravatas en torno a la violencia de género, y su cargo político le da, parece el derecho a hablar como habló. Días después, el Su Eminencia el Cardenal Cañizares, desde la más alta esfera colegial de la Iglesia Católica, se lanza a declaraciones muy parecidas a los principios políticos de Vox consciente de que le van a criticar, y no dice que le importa un bledo, pero contesta que “¿qué importa? soy libre el tiempo que me dejen…”.

Su Eminencia Reverendísima se ha venido arriba, pasa hasta del Papa de Roma, se proclama soberanísimamente libre e insumiso denuncia airadamente que la alianza de socialistas y socialcomunistas pretende imponer a España un pensamiento único, aprueba la eutanasia, la ideología de género, el feminismo radical, amplía la memoria histórica que fomenta el odio y la aversión, destruye lo que constituye la realidad e identidad más propia de España”. 

De un golpe, Su Eminencia ha pontificado sobre problemas éticos, religiosos, eclesiales, que entran quizá dentro de su misión de pastor y sucesor de los apóstoles, y pontifica sobre la identidad de España, un teme Vox Ortega Smith le ha hecho frente un colectivo de partidos políticos y ciudadanos que pertenece a los políticos…

Al diputado y dirigente de Vox le han censurado desde todos los rincones de la geografía, empezando por el mismísimo Ayuntamiento de Madrid.

¿Podríamos esperar de los colectivos y fieles de la iglesia católica de España una censura parecida de las declaraciones de Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Cañizares, empezando por sus colegas del Colegio Cardenalicio?

¿Hasta cuándo la Iglesia católica, que se benefició de su posicionamiento con el franquismo en la guerra civil y sigue beneficiándose de ese mismo posicionamiento, va a guardar ese “respetuoso” o vergonzoso silencio en torno a las salidas de tono de este Cardenal y otros dirigentes de la iglesia católica que se permiten justificarse en sus salidas de tono con el “qué me importa” del máximo dirigente de la iglesia valenciana?

1 Comentario

  1. Dos cuestiones: si a los políticos de verdad les importara sólo quedar bien (como es lo habitual), tendríamos como respresentantes unos mentirosos compulsivos y “veletas” (que es lo que conocemos) ocupados únicamente en “vivir” de la política, pero sin tener pajolera idea de lo que significa la palabra “política”. Prefiero los honestos (por mucho que no esté de acuerdo con lo que defienden) que los hipócritas, “listos” y marrulleros que no saben siquiera lo que defienden.
    En cuanto a la posición de la Iglesia Católica, ya la hemos visto con ocasión de la exhumación de Franco. Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.