Cabezas de ratón

Cabezas de ratón
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Publicidad

Hace ventoso pero mi sobrino Evaristo y yo estamos protegidos y calentitos en la terraza de mi bar favorito cuyos androides, ANDREA y SAM, nos miman.

—Con Iglesias en las elecciones madrileñas, señala Evaristo, se ha sumado un ruedo, bautizado “Murcia”, al circo multipistas de la política española.

—Gracioso, concedo. En realidad, dramático. Cada vez hay más voces críticas con nuestros políticos, voces que vienen de todas partes, izquierda, centro y derecha.

“Murcia es un ejemplo”, interviene SAM, al dejarnos unos aperitivos. “Para unos, Ciudadanos traicionó al romper su coalición con el PP para montarse inmediatamente al caballo socialista. Para otros los del PP son unos corruptos “compradiputados”, culpables de tamayazo”.

El “tamayazo” fue otra cosa, preciso. Dos diputados socialistas, de flojísimas convicciones y posiblemente “incitados”, desaparecieron para no votar en 2003 al socialista Simancas para Presidente de Madrid. Se esfumaron sin acabar en ninguna poltrona. Repetidas las elecciones, Simancas perdió apoyo popular.

Una moción de censura contra tu propio gobierno, como presentó Ciudadanos en Murcia (con el PSOE), no deja de ser un oxímoron político por muy constitucional y justificado que fuese, afirma Evaristo. Más honesto hubiera sido apearse del gobierno en lugar de cambiar acrobáticamente de cuadriga a lo Ben Hur.

—Eso hubiera provocado unas elecciones, aventuro.

—Probablemente, admite Evaristo, pero más limpio que pasar de muleta de la derecha a serlo de la izquierda a cambio de otras poltronas. Mejor acudir a los electores que ocultarse en las tramoyas como hicieron Ciudadanos con el PSOE y el PP con diputados naranjas reticentes al cambio por envidias internas. Ningún acuerdo contra transfuguismo podía aguantar tanta pillería de tantos listillos de alta y baja jerarquía en Madrid y Murcia…

“Murcia confirma los efectos mariposa imprevistos”, afirma ANDREA. “En Madrid se convocaron elecciones, se presentaron dos mociones de censura (PSOE y Más Madrid) así como en Castilla y León (PSOE), muchos naranjas se pasan al PP e Iglesias abandonó su Gobierno bicéfalo para evitar que Podemos desaparezca en la Autonomía madrileña”.

Lo de Iglesias, una maniobra desleal, desesperada y egocéntrica, señalo. Podrá criticar, ahora, más libremente, aún, a los socialistas, sus verdaderos adversarios. Teniendo menos escaños Podemos que Más Madrid en la Comunidad madrileña, Iglesias pretendió encabezar una lista conjunta. Mónica García, candidata de Más Madrid, no se plegó y evidenció su machismo arrollador.

—Ayuso, precisa Evaristo, buscaba una ocasión para convocar unos comicios adelantados, algo también constitucional, pensando poder ganarlos y destacarse, asimismo, respecto de VOX, algo que Casado no consigue. El bodrio murciano se lo puso en bandeja, pretextando querer adelantarse a una moción de censura socialista, que, finalmente, se materializó.

“¿Es todo esto modélico, con esa ejemplaridad que exigen a la Monarquía?”, pregunta ANDREA.

—No, admite Evaristo. Todo constitucional, todo legítimo, pero, con estas coces bajo la mesa, la clase política se desprestigia aún más.

—El espectáculo está servido en esa pista “Murcia”, señalo. Ayuso e Iglesias, dos alfas audaces y temerarios, acaparan la atención. Gabilondo, valioso, sensato, urbano y moderado, podría quedar sepultado, aunque, quizás, el contraste le favorezca.

—Ciertamente, señala Evaristo. Pero estar abocados a un Gabilondo en manos de Iglesias o una Ayuso en manos de Monasterio no es atractivo. Era mejor y más transversal el bipartidismo que el bibloquismo que radicaliza y polariza en lugar de favorecer geometrías variables cruzadas.

“Ciudadanos, acuciado como Podemos por el riesgo de no pasar el corte del 5%, también presenta en Madrid a su único activo: Edmundo Bal, afirma SAM.

¡La envidia debe corroer a los separatistas catalanes! exclama jocosamente Evaristo. La centralidad de Madrid, proclamada por Ayuso, fue confirmada por el propio Iglesias y, ahora, por Bal.

ANDREA se ríe mientras recoge. “En Murcia la censura fracasó”, comenta, “y en Castilla y León, los naranjas no abandonarán al PP. Queda la Censura roji-naranja en el Ayuntamiento de Murcia. No se pierdan los próximos capítulos”.

—Ni tampoco, completo, otros menos provincianos como Biden llamando asesino a Putin y los chinos peleándose públicamente con los americanos en su cumbre bilateral en Alaska.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.