¡Vaya semanita americana!

¡Vaya semanita americana!
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Cuatro días de infarto: “Super Bowl”; Iowa; Estado de la Unión; e “Impeachment”; y, ¡todo seguido!

El pasado domingo tuvo lugar el “Super Bowl”, la final de las finales del fútbol americano, el deporte más simbólicamente estadounidense, un rugby muy espectacular. Algunos datos arrojan 190 millones de espectadores por la televisión donde un anuncio pudo costar más de 5 millones de Euros. Se alzaron con la victoria los “Chiefs” de Kansas City frente a los favoritos, los “Forty-niners” de San Francisco. El partido, emocionante. El descanso con Shakira y Jennifer López cantando, un espectáculo extraordinario. Aparentemente “All American” pero, en realidad, con ellas el mundo latino se apoderó de este “Super Bowl” jugado en Miami. Los hispanos van cobrando mayor importancia poblacional, económica, cultural y política. Habrá que tenerlo en cuenta.

Los caucus de Iowa, del lunes siguiente, fueron la primera de las etapas del “Tour de EEUU” que realizan, de primaria en primaria, los candidatos a obtener la nominación para concurrir a la elección presidencial. En cada etapa de las que faltan se irán consolidando unos candidatos y cayendo otros. A resultas de estas votaciones, se eligen delegados comprometidos con unos u otros aspirantes, al menos en las votaciones iniciales, en la Convención que al inicio del verano elegirá al candidato Demócrata para enfrentarse a Trump.

Una Convención cuyo desarrollo preocupa a los dirigentes del Partido Demócrata. Ha resurgido el debate de cuando pueden votar los “súper delegados”, compromisarios “independientes” al no estar comprometidos a priori con ningún candidato presidencial por ser cargos del partido o cargos electos: a partir de la primera vuelta o posteriormente, algo que puede afectar al resultado final. En las primarias, el voto se hace con urnas. En los caucus se hace más informalmente, muchas veces con manos alzadas.

Tras Wisconsin, suben Buttigieg (mejor conocido por “Pete”) y Sanders. Bajan Biden y Warren, pero el problema ha sido el caótico recuento, un fracaso informático, del que Trump y los suyos se han burlado cruelmente. Mal arranque demócrata. Habrá más primarias, entre las cuales son famosas las de New Hampshire, este 11 de febrero, y el “Super Tuesday” en marzo, cuando tienen lugar a la vez varías primarias.

El tradicional discurso del Estado de la Unión ha estado lastrado el martes por la extraordinaria animosidad entre demócratas y republicanos. Al acto estuvo invitado el venezolano Guaidó que recibió los aplausos de todos, único momento de tregua entre los dos grandes partidos americanos. Antes del discurso, más bien mitinero que serio, Trump le negó su mano a Pelosi y al término del mismo, Pelosi rompió ostensiblemente las páginas de la alocución. Triste espectáculo.

El “Impeachment” de Trump fracasó el miércoles. Los Republicanos admiten que Trump intentó influenciar indebidamente a las autoridades ucranianas contra Biden, pero lo consideraron algo que no justifica la destitución del Presidente. Un resultado previsible teniendo en cuenta que en el Senado tiene mayoría el Partido Republicano, pero, asimismo, una rebaja del nivel ético exigible en política. Desde España, difícil de tirarles piedra alguna … De los republicanos, solo Mitt Romney, un antiguo candidato presidencial, condenó a Trump.

Con su absolución, Trump espera incrementar sus partidarios. Los demócratas han demostrado la conducta inapropiada del magnate y que sus Senadores han actuado partidariamente. Con ello esperan, ellos también, atraer votantes. Sin embargo, lo importante será a quien elegirán como alternativa si quieren echar Trump de la Casa Blanca. Habremos de esperar aún algunos meses. Para Obama sería mejor un candidato que atraiga al voto centrista.

Son cuatro ventanas abiertas a unos particularísimos norteamericanos que, en definitiva, no nos diferencian tanto. Nuestro “Superbowl” es la final de la Copa de Europa, que también mueve pasiones y millones. Las primarias las hemos importado en Europa desde EEUU. El discurso del Estado de la Unión existe bajo diversas formas. El “Impeachment” no es otra cosa que una moción de censura. Eso sí, cada uno se lo guisa a du modo. En definitiva, el Atlántico Norte es un “Mare Nostrum”

1 Comentario

  1. Creo que los demócratas no han podido demostrar nada y desde luego no están para señalar la “paja” en el ojo ajeno. Sería interesante conocer la mano que ha estado “meciendo la cuna” de la política estadounidense desde hace ya bastantes años y espero que el autor, como buen conocedor del asunto, nos regale algún día un artículo sobre las “trastiendas” filantrópicas con nombres muy conocidos.
    Hoy por hoy los hechos demuestran que Trump no se deja mecer, que tiene claro que lo importante es el ciudadano normal y sus problemas y que no está dispuesto a seguir las instrucciones. Resultado: tiene a la gente de su parte.
    Dos simples datos: en el año 1970 el americano medio invertía en gasolina un 8% de su presupuesto, en 1980 el 13%, en la actualidad un 5,8%. Explicación: en noviembre del pasado año EE.UU. pasó a ser exportador (en lugar de importador) de crudo, triplicando la producción diaria de barriles.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.