Una Francia rota

Una Francia rota
Por
— P U B L I C I D A D —

Le Pen y Zemmour han sumado 30,4% de los votos. Los partidarios de Mélenchon, que pide no votar a Le Pen sin pedir el voto a Macron, se dividirán entre la abstención, Macron y Le Pen. ¿En qué proporción? Hay una extrema izquierda que vota a la extrema derecha contra el liberalismo económico.

Los candidatos de la derecha tradicional, Valerie Pécresse (4,8%), y de la izquierda clásica, Anne Hidalgo (1,7%), han fracasado estrepitosamente. La primera ya ha anunciado una colecta para sufragar los gastos de la campaña que el Estado no paga si el resultado es inferior al 5%.

Los candidatos de extrema izquierda y extrema derecha suman bastante más de la mitad de los votos. Preocupante. No obstante, las elecciones legislativas que tendrán lugar a continuación permitirán a socialistas y conservadores recuperar terreno porque, en principio, el sistema de doble vuelta francés penaliza las propuestas extremistas, sin perjuicio de que, probablemente, el partido de Macron recoja mucho voto centrista y útil de la derecha y de la izquierda.

Tendrá, quizás, más dificultad en rehacerse el partido socialista frente al partido de Mélenchon, muy reforzado tras esta elección presidencial, que el conservador que ha resistido algo mejor que el socialista. Por otra parte, no habría sido una misma final Macron-Mélenchon que Macron-Le Pen con la que se repite la elección de 2017.

Le Pen llega a la segunda vuelta con algo más de votos que la vez anterior y con la reserva del 7,1% de Zemmour. No obstante, los observadores políticos y los sondeos dan por vencedor a Macron, pero saldrá debilitado porque, probablemente, conseguirá menos del 66% que obtuvo en 2017 frente a Le Pen. Según el IFOP francés, está en un 53,5% frente a un 46,5% para Le Pen. Ambos candidatos tendrán este miércoles un debate televisivo y veremos si ello afectará a estos sondeos.

Le Pen y Zemmour han sumado 30,4% de los votos. Los partidarios de Mélenchon, que pide no votar a Le Pen sin pedir el voto a Macron, se dividirán entre la abstención, Macron y Le Pen. ¿En qué proporción? Hay una extrema izquierda que vota a la extrema derecha contra el liberalismo económico.

¿Si Mélenchon hubiera llegado a la segunda vuelta habría recogido votos de Le Pen y Zemmour? Seguramente. La extrema derecha tampoco apoya la democracia liberal. Estos extremismos quieren una Unión Europea débil, desvincularse de EEUU y entenderse con el Kremlin.

Macron, probable vencedor, tendrá ahora cinco años para consolidar su legado, pero ya están servidas las incógnitas futuras. ¿Quién sustituirá a Macron? ¿Su partido sobrevivirá? ¿Le Pen seguirá probando o tirará la toalla? ¿Se recuperarán suficientemente socialistas y conservadores? ¿Mélenchon podría llegar al Elíseo con 75 años si su impulso permanece hasta 2027? Más preguntas que respuestas, pero el mundo está que arde y nada es seguro.

Visto que el ogro del Kremlin renueva la amenaza rusa a Europa ejercida desde el final de la Segunda Guerra Mundial, hace unos 77 años; considerando las reticencias alemanas a una verdadera integración económica de la Unión Europea; y estimando las lógicas dificultades de Francia para ceder su dedo en el gatillo de la disuasión nuclear (solo es posible un dedo en ese gatillo), aunque esté dispuesta a extenderla al resto de la Unión por un precio que habrá de ser cuantioso; una verdadera Autonomía Estratégica de la UE se antoja una lejana utopía. Otra cosa es que los europeos hagan un serio y necesario esfuerzo en defensa. Ello sería convincente incluso para Trump si volviese a la Casa Blanca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.