Trumpilandia nuclear

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Mientras Puigdemont maquina como surgir espontáneamente en su finca del Parlament, pasan otras cosas. Una de ellas en el ámbito de la disuasión nuclear. Constatados los terribles destrozos del arma nuclear estadounidense en Hiroshima y Nagasaki y teniendo en cuenta su adquisición por Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistán, Israel y, ahora, Corea del Norte, se establecieron dos estrategias políticas: la No Proliferación y la Disuasión Nuclear.

El Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), ratificado por 190 países, ha sido bastante exitoso a este efecto. Algún que otro país logró sortearlo, ciertamente, pero se ha evitado que muchos más desarrollaran armas nucleares y se han revertido algunos programas como el sudafricano y el iraní. Esperemos que Trump no lo fastidie imprudentemente en este último caso. No obstante, el TNP tiene incumplimientos por parte de las cinco potencias nucleares reconocidas (las del Consejo de Seguridad) que lo ponen en vilo cíclicamente.

En materia de disuasión nuclear, el magnate es peligroso. El secreto de la misma no consiste en amenazar con bombardear a cualquiera o en presumir de tener más bombas, sino, esencialmente, en impedir que otro emplee armas nucleares porque el precio sería su propia destrucción.

Mientras la disuasión esté envuelta en suficiente incertidumbre el adversario tenderá a no emplear sus armas nucleares. Si, en cambio, llega a la convicción de que su oponente no puede reaccionar o va a atacarle con toda seguridad, podría tener la tentación de jugársela. Especialmente, si tiene pocas armas a su disposición no pudiendo estas sobrevivir un ataque del enemigo. “Use it or loose it” (úsalo o piérdelo), es una máxima que puede venir al caso.

EEUU y Rusia tienen unos arsenales nucleares suficientemente amplios como para disuadirse recíprocamente de un primer ataque del otro puesto que siempre estarían en condiciones de devolver una primera andanada enemiga.

Corea del Norte debiera estar al tanto de estas cosas, lo que puede disuadirla de un empleo nuclear por mucho que amenace. Si, en cambio, los norcoreanos estuviesen convencidos de un inminente ataque nuclear norteamericano, su única oportunidad de hacer uso de su limitado arsenal nuclear sería empleándolo enseguida.

Trump es imprudente, faltón, impulsivo, fanfarrón, lo que hiela la sangre cuando vemos que su interpretación de la disuasión es afirmar que su “botón rojo” es más grande. Con él y con Kim Jung-un ha llegado, además, la dimensión tuitera al ámbito nuclear y con […]

[Leer completo en Estrella Digital]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.