“Sofagate” con cojines

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Publicidad

Evaristo y yo nos reunimos en la terraza de mi bar favorito, bien gestionado por sus androides ANDREA y SAM. Mi sobrino me enseña una foto de Ursula Von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, yendo a una reunión llevando ella misma una silla plegable. Nos reímos, aunque, enseguida, acordamos que lo acontecido en la reunión que tuvieron ella y Charles Michel, Presidente del Consejo Europeo, con el Presidente turco, Recep Erdogán, es un asunto serio con varias perspectivas.

—Lo que ha quedado, dice Evaristo, es que Erdogán es zafio y machista y Michel, un grosero insolidario. Algunos piden su dimisión en el Parlamento Europeo y una asociación feminista recoge firmas para ello. Michel está más que incómodo.

—Todo eso será, más o menos, cierto, señalo, pero se obvian algunas cosas. Lo normal es que los servicios de Protocolo turco y europeo hubiesen acordado previamente el desarrollo de la visita y otros detalles como el de donde se sienta cada cual.

“Según lo que usted dice”, interviene ANDREA, solidaria, como ginoide que es, con la Presidenta de la Comisión, “¿ya sabían Michel y Von der Leyen donde se sentaría cada uno?”.

—No sé, digo, pero así debiera de haber sido. Por ello no me sorprende que Michel no se sorprendiese y me sorprende que Von der Leyen se sorprendiera.

—Sin embargo, insiste Evaristo, ante el “ejem” de Doña Ursula, los otros dos podían haberse levantado, ofrecido sus sillones, pedido otro, o lo que fuese.

—Sin duda, admito. Pero, las reglas de Protocolo reflejan precedencias que tienen su justificación. Cada cual tiene su lugar en la organización de un Estado, de un Organismo Internacional, de una empresa privada y, consecuentemente, su precedencia.

“¿Michel pasa antes que Von der Layen?” pregunta SAM mientras nos deja unas aceitunas.

Así parece, contesto. El Presidente del Consejo vendría a ser como el Jefe del Estado. La Presidencia de la Comisión, sería el Primer Ministro.

—Entonces, ¿por qué motivo se molestó Von der Leyen?, insiste mi sobrino.

Quizás, le cogen desprevenida. Ello implicaría que sus colaboradores no le explicaron bien la situación. Por otro lado, puede que haya una pugna entre Michel y Von der Leyen.

—¿Sobre la precedencia?, pregunta Evaristo.

 —Más bien, pienso por lo que oigo y leo, sobre las competencias de cada uno. Si la UE desemboca en un Estado Federal, el Parlamento Europeo sería la Cámara Baja, …

Y el Consejo Europeo se reconvertiría en el Senado, me interrumpe Evaristo, que representaría a los Estados, como en EEUU, donde hay dos Senadores por cada Estado.

—Teóricamente, sí, asiento. Pero habrá que ver de qué modo los Jefes de los Ejecutivos de los países miembros traspasarían sus actuales competencias en Bruselas a los Senadores. Una cuestión compleja.

—¿Qué harían con las Monarquías?, pregunta de nuevo Evaristo.

—Pablo Iglesias propondrá su abolición, pero yo observaría que harán en las otras cinco Monarquías Parlamentarias que hay en la UE. En Europa se valoran las tradiciones y la Historia. Asimismo, ¿qué harían las Repúblicas con sus actuales Presidencias?

“La está usted liando”, dice ANDREA. “Céntrese. ¿Cuál es el verdadero diferendo entre Michel y Von der Layen?”.

—En mi opinión, las funciones de la Presidencia del Consejo, constituyendo ello un precedente para la futura evolución de la UE. Tres posibilidades. Una, que sea una Presidencia esencialmente representativa como pueda serlo un Presidente de Alemania o de Italia, con ciertos poderes, pero llevando la voz cantante sus Primeros Ministros, en este caso la Presidencia de la Comisión, …

—Dos, me vuelve a interrumpir Evaristo, que sea una Presidencia “a la francesa”, en cuyo caso la iniciativa sería claramente del Presidente del Consejo y la Presidencia de la Comisión solo el primer ejecutor de la Administración Comunitaria.

“¿Y tres…?”, pregunta SAM.

—Si la Unión se vuelve federal, el modelo son los EEUU, Alemania o, incluso, Suiza. Hay diversas fórmulas, pero, ahora mismo habría que delimitar las competencias de Michel y de Von der Leyen.

“¿Entonces…?”, insiste SAM.

—Podría, Michel, querer mandar ahora más que Von der Layen en el ámbito internacional y ésta no dejarse achuchar. Es una cuestión que deberían zanjar los Estados miembros. Mientras tanto, cada elefante defiende su parcela.

“¿Y, Borrell, al frente de la diplomacia europea?”, inquiere ANDREA.

—En África dicen que “cuando los elefantes se pelean, los demás se resguardan”, responde Evaristo con una gran sonrisa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.