Sí, pero no

Apertura Parlamento Británico
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Entré en mi bar favorito y encontré a Centrocampista y Pesadillas escuchando embelesados a ANDREA, nuestra eficaz camarera robot.

—La ambigüedad —decía— es una gran virtud humana.

Mientras ANDREA atendía a otros clientes, les conté que el miércoles pasado la Reina Isabel II inauguró el Parlamento británico fruto de las elecciones celebradas el 8 de junio, esas que fueron un desastre para Theresa May al perder la mayoría absoluta heredada de su predecesor, David Cameron.

May tendrá que aliarse, casi votación a votación dijo Pesadillas con un partido unionista ultraconservador del Ulster lo que ya le provoca problemas con los católicos y la estabilidad de los acuerdos de paz en Irlanda del Norte. Su situación con Europa es ahora más ambigua. En el Consejo Europeo de la semana pasada ya fue más generosa con los residentes europeos en el RU tras el Brexit, aunque su oferta siga siendo insuficiente. Respecto a España, veremos qué ocurre con nuestra oferta de cosoberanía del Peñón y la cuestión de los trabajadores españoles en Gibraltar.

—La ceremonia de apertura del Parlamento británico es un espectáculo extraordinario afirmé. Despliegan en la Cámara de los Lores toda una fastuosa teatralidad. Los diputados de los Comunes hacen esperar a su realeza que en un silencio sepulcral lo aguanta y aguarda, junto a los Lores, a que acudan. Finalmente, los diputados llegan montando jaleo, permaneciendo luego de pie.

En esa espera continué se agiganta la impresionante corona posada sobre la cabeza regia que deslumbra con los fogonazos de sus innumerables joyas que, con destellos de todo el arco iris, devuelven transformada la intensa luz de los focos que iluminan el acontecimiento.

Pero, este año intervino Centrocampista la Reina no llevó la corona sobre su cabeza. Ésta le acompañó sobre un cojín portado por un propio. Desde esa posición privilegiada contempló el tocado sustitutorio de su dueña, un sombrero azul europeo sobre el que figuraba un rosario de puntos amarillos a modo de estrellas.

¿Qué mayor ambigüedad podía darse? preguntó Pesadillas. Así tocada, la Reina desgranó el discurso programático redactado, según es costumbre, por el propio gobierno, en el que figuraba la consumación del Brexit. Por cierto, del discurso desaparecieron muchas promesas electorales como la de que se podría volver a cazar los zorros a caballo y con jaurías de perros, una crueldad prohibida en tiempos de Blair.

Ambigüedad, asimismo interrumpió ANDREA, que pasaba junto a nosotros la que quiso introducir el Presidente de la UE, el polaco Tusk, en ese Consejo Europeo al expresar su esperanza de una marcha atrás del Brexit. Hace poco Macron le dijo a May que todavía estaba a tiempo de quedarse, aunque solo debió de ser una amabilidad porque en el RU han asumido ya todos su salida de Europa. Otros, en cambio, señalan que no conviene el retorno del Caballo de Troya para que la UE pueda avanzar.

—Angela Merkel lo tiene muy claro señalé. Para la UE lo prioritario es progresar a 27, en gobernanza económica y en defensa europea, como propone París. Queda que los europeos sepan hacerlo, lo que es aún una interrogante. Para la Canciller germana el Brexit viene después y no quiere medias tintas. Comprobaremos la unidad europea en el G-20 de julio y estaremos, también, al resultado de los comicios alemanes de septiembre para asegurarnos del nuevo rumbo. En todo caso, la relación de la UE con el RU no debería ser menos especial que con Noruega, Suiza o, incluso, Turquía.

Ambigüedad, también dijo, burlón, Centrocampista la provocada por el acuerdo de comercio entre la UE y Canadá (CETA) en el PSOE debido al anuncio de su Presidenta, Cristina Narbona, de que los socialistas se opondrían al mismo tras haber votado inicialmente a favor. Pedro Sánchez se decantó, finalmente, por la abstención. ¡Para apoyar acérrimamente, dicen, el comercio internacional!… Pierre Moscovici, Comisario de la UE para Economía y Finanzas, un socialista francés favorable al acuerdo, dejó claro que la lucha que importa es contra la desigualdad, no contra la globalización.

Por otra parte añadió ANDREA mientras cobraba nuestras consumiciones después de que Alfonso Guerra, un socialista (importante) de toda la vida, escribiera que ante la actitud secesionista de la Generalitat debiera haberse suspendido ya la Autonomía catalana, aplicando el artículo 155 de la Constitución, Nuria Parlón, la alcaldesa socialista de Santa Coloma de Gramanet, perteneciente a la Ejecutiva Federal del PSOE, dijo que, de aplicar el Gobierno español ese artículo, los socialistas apelarían a la Comunidad Internacional. La misma apelación recomendó recientemente el barcelonista Guardiola, pero en el caso de que Madrid impida el referéndum secesionista. Más que ambigüedad socialista, confusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.