Repercusiones para España

Política Exterior y de Defensa para una Europa más fuerte (VI)*

UNA EUROPA MÁS FUERTE - CAPÍTULO 6
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Publicidad

En marzo de 1986 se celebró en nuestro país un referéndum acerca de la permanencia de España en la Alianza Atlántica de la que éramos parte desde mayo de1982, planteado por el Gobierno de Felipe Gonzalez que abogó por mantenerse en la OTAN. El resultado fue favorable a la postura gubernamental, siendo el resultado de un 57% a favor con un 43% en contra. La propuesta de permanencia en la Alianza fue aderezada con tres condiciones. La primera consistía en la no incorporación española a la Estructura Militar Integrada aliada (EMI). Una segunda condición exigía una reducción gradual de la presencia militar estadounidense en España. Asimismo, se ofrecía mantener “la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en territorio español”. Esta formulación respondía al hecho de que en tiempos de Franco hubo armamento nuclear estadounidense en España si bien se retiró del todo en 1979, de conformidad con el Tratado de Amistad y Cooperación hispano-norteamericano firmado en 1976.

La Alianza ampara a España con su defensa colectiva lo que conlleva el ejercicio de una disuasión que no solo es convencional, sino asimismo nuclear. Esta última está esencialmente en manos de los EEUU, pero no de un modo exclusivo ya que tanto el Reino Unido como Francia disponen de sus propias fuerzas nucleares.

De las tres condiciones citadas, dos ya se han esfumado. En 1997, España ingresó en esa EMI. La iniciativa fue del Gobierno de José María Aznar con la bendición del PSOE que se abstuvo en el Parlamento. Tras la caída del Muro de Berlín la situación se había modificado substancialmente y la OTAN empezaba a desempeñar, con la aprobación del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, operaciones de mantenimiento de la paz, inicialmente en los Balcanes Occidentales, en las que funcionar integradamente en el entramado militar aliado era más conveniente. En marzo de 2009 Francia anuncio asimismo su retorno a las estructuras militares aliadas.

También se ha evaporado la condición de reducir la presencia militar norteamericana en España. El Parlamento lo ha aprobado al considerar los acuerdos entre Madrid y Washington relativos a la presencia militar estadounidense en nuestro país que reflejan un incremento posterior de esta presencia militar con relación a los niveles acordados entre Madrid y Washington tras el referéndum de permanencia de España en la OTAN. En los mismos, la presencia militar americana quedó esencialmente circunscrita a las bases de Rota y Morón, abandonando los norteamericanos las de Torrejón y Zaragoza, estableciéndose asimismo unos niveles máximos de presencia militar estadounidense.

Este incremento responde también a nuevas circunstancias en el panorama internacional y que afectan asimismo a España. En el otoño de 2011 el propio Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, acordó en Bruselas en la sede de la OTAN, con el Secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, que cuatro destructores norteamericanos quedaran basados permanentemente en Rota al formar los mismos parte del escudo antimisiles aliado. La aceptación de su fondeo en Rota constituye la aportación española al mencionado escudo, sin perjuicio de que estos destructores puedan tener también otras misiones propias. Actualmente, EEUU quisiera incrementar esta presencia con otros dos destructores. La presencia militar americana también se ha incrementado en la base de Morón.

Sin entrar a valorar estos incrementos de la presencia militar estadounidense en España, es evidente que la condición del referéndum había quedado obsoleta a raíz de la evolución de los acontecimientos internacionales como obsoleta había quedado la de no integrarse en la EMI aliada. Asimismo, se puede añadir que estas dos modificaciones no han merecido gran oposición, ni en las fuerzas políticas españolas ni en nuestra opinión pública.

Algunos podrían inquietarse de este incremento de la presencia militar americana estimando que nos hace más vulnerables a ciertos eventuales enemigos, pero la realidad es que la vulnerabilidad no es diferente con mayor o menor presencia militar norteamericana en España. Además, hay que tener en cuenta que esa misma presencia tiene, asimismo, un valor disuasorio, sin perjuicio de responder, no hay que olvidarlo, al hecho de que EEUU es un aliado nuestro en el marco aliado y con el que tenemos, asimismo, una relación bilateral en el ámbito militar. Otros, pragmáticos, también señalarían que, si los EEUU requieren una presencia militar en el Estrecho de Gibraltar, es mejor que estén en España que en otro país al sur del mismo.

En todo caso, y a los efectos de estas líneas, queda claro que de las tres condiciones solo sobrevive una. Sin embargo, se avecinan planteamientos que podrían afectarla eventualmente, o no. Como la Unión Europea desea tener una “autonomía estratégica”, que no es otra cosa que ser una gran potencia, algo lógico visto su potencial político-económico, debiera probablemente poder disponer de algún tipo de disuasión nuclear, y ello con más motivo si desea, como antes se ha subrayado, “codearse” con EEUU, Rusia y China que son, los tres, como hemos visto, países dotados de armas nucleares. Una defensa europea que ha de ser “creíble”, como insistía en Davos la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, posiblemente lo requiera.

El Presidente francés, como antes se indicaba, ha ofrecido ampliar la disuasión nuclear francesa al ámbito comunitario, pero ello requiere, como el propio Macron ha ofrecido, un dialogo estratégico con aquellos socios que lo deseen y, asimismo, participar con Francia en ejercicios teóricos, pero necesarios, de naturaleza político-militar en el ámbito nuclear y no solamente convencional.

España debiera de aceptar este diálogo para despejar incógnitas que se agolpan. ¿Cubriría esa disuasión todos los territorios españoles? ¿Con qué secuencia de eventos? ¿Qué relevancia podría tener Madrid en la eventual toma de decisión de un disparo nuclear, aunque solo sea Paris quien apriete el botón rojo? ¿Cómo se desarrollaría el rol de Francia y de otros socios de la Unión si España fuese directamente amenazada? ¿Qué relevancia tendría España en la toma de decisiones en aquellos casos que no le afectasen directamente? ¿Francia adquiriría un compromiso formal o solo ofrece una intencionalidad política? ¿Sería necesario participar en los costes de la “Force de Frappe” francesa? ¿Habría que expandir los componentes de la disuasión nuclear gala?

Entre estas preguntas, y muchas más, podría figurar la de si España debiera de aceptar en su territorio despliegues nucleares, incluso circunstanciales, o, eventualmente, algún almacenamiento. No se trata de “regar España de misiles nucleares” como podría temer alguna mente inquieta, pero parece necesario preguntarse si podría España mantener su “pureza nuclear” en el caso de una defensa europea asumida por nuestro propio país. Igual es posible, o no lo es, pero hay que hablarlo y debatirlo para despejar la respuesta apropiada. ¿La condición del referéndum se refería, al menos de hecho, solo al armamento nuclear americano que es el único que previamente había estado en nuestro país? “Mantener la prohibición …”, empieza rezando el texto de la condición. ¿Es válida, asimismo, para el armamento nuclear de una disuasión europea que incluiría a España entre los protagonistas? ¿Es todo ello compatible con nuestra adhesión al TNP?


* Sexto capítulo del artículo publicado en el libro del Movimiento Europeo Español «El debate ciudadano en la Conferencia sobre el futuro de Europa: A los 70 años de la Declaración Schuman» (4 de mayo 2020)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.