Dios los cría y…

Trump y John Bolton
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

…ellos se juntan”. Y se pelean… John Bolton tiene los EEUU revolucionados, casi tanto como el COVID-19 o el propio Donald Trump. En realidad, tiene revolucionado especialmente a este último. Fue su Consejero de Seguridad Nacional de abril de 2018 a septiembre de 2019. Casi un año y medio, pero le ha bastado para escribir un libro de casi 600 páginas en el que deja a Trump en tan mala posición, en plena carrera electoral, que éste último quiere impedir su publicación.

Bolton, un nacionalista de línea dura, se encuentra generalmente a gusto cuando gobierna el Partido Republicano. Especialista en cuestiones estratégicas, está dispuesto a invadir y bombardearlo todo. Relacionado con numerosos “think tanks” estadounidenses, ha sido influyente en posiciones adoptadas por los EEUU. Fue Embajador en Naciones Unidas de 2005 a 2006 y, antes, Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Estratégicos en el Departamento de Estado.

Trump le acusa de revelar secretos de Estado y de consignar falsedades. Bolton niega la mayor y acusa a Trump de querer impedir que se revelen sus malas prácticas en el ámbito internacional. Dada la naturaleza sensible del libro, su contenido fue revisado previamente por la Casa Blanca y el actual Consejero Nacional de Seguridad, Robert O´Brien, negó el “níhil óbstat”, por lo que el Departamento de Justicia puso en marcha sus recursos legales para impedir la publicación de estas memorias.

La atención a esta cuestión se ha disparado con la publicación reciente en el Wall Street Journal de un adelanto parcial del contenido del libro en el que se relata como Trump aprovechó un encuentro bilateral con el Presidente chino Xi Jinping en Osaka el año pasado con ocasión del G-20, para pedirle que le ayudase con los agricultores americanos para facilitar su reelección contra el candidato del Partido Demócrata. Llueve sobre mojado porque una de las acusaciones contra Trump con ocasión del “Impeachment” fracasado fue precisamente sus maniobras en Ucrania a través de su abogado Rudy Giuliani, antiguo Alcalde de NY, y de un Embajador en Misión Especial para Ucrania, Kurt Volker, orillando a la Embajada americana en Kiev, para intentar conseguir que el Fiscal General del Estado ucraniano imputase al hijo de Biden por unos negocios en ese país, pretendiendo implicar asimismo a su rival.

Junto a sus legiones de funcionarios y abogados dedicados a impedir la publicación del libro, Trump actúa con sus artes verduleras habituales afirmando que Bolton simplemente miente y que cuando estaba en la Casa Blanca, todo el mundo le odiaba, con ese simplismo tan eficaz con sus seguidores. Bien es verdad que actualmente Trump va por detrás en los sondeos y está dispuesto a cualquier cosa para conseguir la reelección. De eso mismo, por cierto, le acusa Bolton que afirma que su política exterior esta dictada más por su reelección que por los intereses nacionales. Puede no sorprender a muchos esta afirmación, pero cobra mayor relevancia viniendo de quien en principio comparte con Trump muchas posiciones conservadoras.

Sin embargo, Bolton tampoco está sacando excesiva tajada personal de esta disputa pues hay quienes le reprochan de no haber querido testificar cuando el “Impeachment” de Trump para guardar estas primicias para su libro. En efecto, dijo que solamente comparecería requerido judicialmente, lo que no ocurrió al tener los Republicanos la mayoría en el Senado. En definitiva, Bolton también habría pasado su interés personal antes que el del Estado. Este escándalo favorecerá las ventas de su libro, si consigue prevalecer en los pleitos interpuestos por Trump, y, seguramente, le garantiza pingües beneficios como conferenciante contando las vergüenzas de Trump. En comparación, las horribles y lamentables peleas de los políticos españoles parecen disputas de patio de colegio.

La campaña para la presidencial en noviembre va a ser dura y sucia y veremos tanto argumentos sutiles como burdos. Por de pronto, mientras se veía en los noticieros a Trump cogiendo un vaso con las dos manos y andando con cierta dificultad, los Demócratas sacaron un video de Biden corriendo con Obama …

1 Comentario

  1. “Nacionalista de línea dura y especialista en cuestiones estratégicas dispuesto a invadir y bombardearlo todo… relacionado con think tanks e influyente en posiciones estratégicas adoptadas por los EE.UU….” (se supone que con presidentes anteriores) La descripción del autor del libro yo creo que aclara suficientemente sus desencuentros con Trump. Uno (Bolton) es un belicista quizás con intereses armamentísticos y el otro (Trump) prefiere centrarse en los problemas de su país y sus ciudadanos.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.