Conferencia: “El nudo de los pactos políticos”

Conferencias
Fundación Emprendedores
Observatorio político de la actualidad española y de las tendencias culturales, sociales y económicas que inciden en la sociedad y en el universo de los emprendedores.

Texto íntegro de la conferencia a cargo de D. José Luis Heras Celemín (Ingeniero, periodista, escritor y director de comunicación de nuestra Fundación Emprendedores) que tuvo el jueves 11 de febrero de 2016 a las 14:00 horas en el Hotel Meliá Fénix de Madrid.

Aurelio Montaño, mi amigo Aurelio, me sugirió hace tiempo que aprovechara mis vivencias en torno a la realidad parlamentaria y que compusiera una Ponencia para compartir con ustedes los análisis políticos que, a modo de píldoras, suelo publicar en los medios para los que escribo. Acepté la propuesta y acordamos buscar un momento en el que los análisis fueran atractivos.

Hace unos días, a la vista de la realidad política y de lo que estaba pasando, creí que éste podía ser un momento adecuado. Lo comenté con Aurelio y estuvimos de acuerdo. Me tocaba entonces hacer dos cosas:

  • Pensar cómo componer la exposición.
  • Y buscar un título para ella.

Como nos encontramos ante lo que voy a llamar “La representación de la obra política del momento”, se me ocurrió componer la Ponencia siguiendo los hábitos que se usan a la hora de escribir. En algunos escritos, artículos de opinión, novelas, representaciones teatrales y demás obras literarias es habitual dividir el contenido en tres partes definidas: Exposición, nudo y desenlace.

Así se lo trasladé a Aurelio en un mensaje: “Mi intención es exponer las similitudes que existen entre una “representación teatral clásica” y la realidad política —le dije— Ya hemos pasado la “exposición”, primer acto de la obra, que consistió en preparar el escenario, definir personajes, hacer las elecciones como se hicieron y analizar resultados. Con la “exposición” hecha, ahora toca “el nudo”, o segundo acto en el que se tejen tramas y equilibran tensiones para mantener un interés que ha de desembocar en un “desenlace” para actos siguientes. Un desenlace que no es inexorable, único ni definitivo. Porque “la obra sigue”, o debiera seguir. Y porque los posibles desenlaces serán consecuencia de la forma de “hacer y desenredar el nudo”.

Por eso el título de ésta EL NUDO DE LOS PACTOS POLÍTICOS

También le apunté algo más: Puede que la palabra “nudo”, del título, sea motivo de confusión porque es a la vez “lazo que ata” y “trabazón de sucesos que preceden a un desenlace”. Intentaré compatibilizar los dos.

Antes de entrar en el nudo, repasemos la exposición previa:

El resultado de las últimas Elecciones Generales ha creado un escenario político distinto a lo conocido y muy especial, en el que, tras la valoración de los resultados electorales, los personajes que han aparecido en escena, después de casi 2 meses, no han logrado una solución de continuidad. Ni permiten predecir cómo se va a hacer un Gobierno o quién se va a hacer cargo de él.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a que las fuerzas políticas de la derecha se fueran alternando con las de la izquierda en el Gobierno. Y así se han asentado dos partidos hegemónicos, el PP y el PSOE, para construir lo que hemos conocido como “bipartidismo”. Un bipartidismo que ha ido manteniendo el sistema, mientras evolucionaba a su ritmo; y donde han tenido cabida algunos otros partidos de ámbito nacional o regional.

Pero ahora, el bipartidismo conocido se ha transformado en otra cosa: hay 4 grupos políticos, PP, PSOE, La Coalición electoral Podemos y Ciudadanos con 123, 90, 69 y 40 diputados, que juntos suman 322, de los 350 que hay y deciden en el Congreso de los Diputados. Además, en la otra cámara parlamentaria, en el Senado, existe una mayoría absoluta del PP, que puede hacer y deshacer según le permite la ley.

Ésta es la situación actual.

Vayamos ahora al nudo en que nos encontramos: Un “lazo que ata” trabando a las fuerzas políticas nacionales con mayor representación parlamentaria en un todo nacional. Y una “trabazón de sucesos que preceden a un desenlace”.

Como en todos los nudos, si se aíslan partes de la madeja y se separan de ella, será relativamente fácil aclarar esas porciones de cuerda y desenredar las trabazones internas.

Parece evidente, que si se aíslan, uno a uno, el PP, el PSOE, Ciudadanos o Podemos del resto, será más fácil que desenmarañen sus conflictos y sus nudos internos. Ocurrirá algo parecido si a la hora de “aclarar nudos” se van tomando 2 o más agrupaciones políticas juntas. En ambos supuestos, se ordenarán y aclararán porciones de cuerdas, pero se habrá roto la madeja.

Falta por precisar hasta qué punto puede romperse la madeja y que longitud de ésta es necesaria para que pueda ser útil. Por eso, hay que entrar en algunos de los enredos parciales más significativos:

Dado el resultado electoral conocido, la realidad interna de los grupos políticos, la personalidad de los actores principales de la representación, las características propias (ideológicas, de procedencia, de destino…) y – no lo más importante pero sí lo más útil a la hora de hacer previsiones – los intereses personales y de las facciones de cada formación, parece necesario ocuparse de al menos una primera docena con algunos de esos enredos parciales:

1.- Sin el concurso de los demás, votando afirmativamente o absteniéndose, los partidos mayoritarios (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) no pueden alcanzar la investidura ni formar gobierno. Es decir, la soledad trunca la posibilidad de formar Gobierno. Esto es tan así y hay tantas posibilidades de pactos y alianzas que, desde hace unos días, circula un juego para tratar de acertar cómo se va a formar gobierno en función de las apetencias de cada uno para “casar” partidos políticos y partidas de políticos. La Agencia de noticias Europa Press ha colgado en la red un juego que voy a explicar. (Explicarlo)

2.- Los Programas electorales y las Promesas que llevan implícitas suponen condicionantes importantes a tener en cuenta. No son definitivos, ni serán respetados en su totalidad, pero condicionarán a todos sin que sea posible predecir hasta qué punto. Desarrollando este nudo, veremos algunas de las transformaciones de los Programas Electorales primitivos; y cómo las metamorfosis personales se van sucediendo sin que los “evolucionados” tengan por sí mismos el respeto que el electorado espera en sus líderes. Especial relevancia tendrá en este apartado lo ofertado por todos, cada uno en su postura, sobre la situación territorial del Estado: La situación de Cataluña, la resolución del Problema catalán, el estatus político y fiscal de Navarra y el País Vasco, y lo que lleva aparejado.

3.- Con algunas excepciones, muy matizadas, en los Partidos Políticos mayoritarios no hay uniformidad. Ni criterio único, ni unidad de acción, ni afán compartido, ni intereses comunes. Tampoco existe una autoridad única capaz de definir una línea de acción clara y coherente. Aunque no han aparecido, aún, en oposición a lo anterior, sí existen aspiraciones privadas, condicionantes personales aislados e intereses de facciones aisladas que dificultan, y en algún caso impiden, el proceso negociador de los grupos de negociadores compuestos al efecto.

4.- Los grupos negociadores, y los que les eligieron dentro de cada formación política, no en todos los casos sirven al interés nacional y al partido que representan. Por el contrario, en muchas ocasiones la negociación se subordina a otros propósitos. Como ejemplo, se puede echar un vistazo al equipo negociador socialista: Hecho en defensa propia, por Pedro Sánchez y Luena, se ha compuesto no buscando el interés general del partido sino el beneficio personal de Sánchez. Lo forman Antonio Hernando, Meritxell Batet, Rodolfo Ares, Jordi Sevilla, María Luisa Carcedo y José Enrique Serrano. (Explicarlo)

5.- A pesar de disfrutar de un teórico derecho a una información veraz, es lo cierto que la información está mediatizada y que los medios de comunicación, motu proprio en unos casos y obligados en otros, trabajan a favor de lo que se conoce como “política informativa en beneficio de la casa y de la casta”. A título de ejemplo, en TVE, con sus guerrillas internas, se cuestionaba estos días la conveniencia de privar al PP del control de los servicios informativos mientras el Gobierno esté en funciones para evitar lo que algunos entienden como “manipulación informativa”. En este sentido, desde algunos partidos políticos se ha ofrecido a los sindicatos defender ante la Comisión correspondiente la “impunidad profesional” para que los redactores libres puedan hacer información al margen de purgas y vendettas. (Explicarlo)

6.- Líneas rojas, que no son otra cosa que intentos de colocar bastiones, pretendidamente infranqueables, con los que condicionar negociaciones y pactos. Por lo que se ha hablado y argumentado sobre ellas, y se argumentará en el futuro, son de reseñar como líneas rojas del momento: La organización Territorial del Estado, Políticas Sociales, Condicionantes de mercado, Estabilidad Presupuestaria, y todo el conjunto de Reformas de las que se habla estos días. Entre ellas, hay dos tipos de líneas: Hasta dónde no se puede llegar en cesiones; y qué es lo que obligatoriamente hay que cumplir. En función de las Líneas rojas marcadas por cada grupo, se genera una dinámica dialéctica peculiar, que condiciona el comportamiento de todos e influye en los nudos para alcanzar acuerdos.

7.- Cordones sanitarios. O “con quien no me arrejunto yo”, que representa una estrategia medida y de un alcance superior al mero acto imprevisto. El cordón sanitario significa la forma de limitar la capacidad de comunicación del adversario privándole de algunas de sus oportunidades de relación. Su práctica, cuestionada en diversas ocasiones, no está prohibida ni regulada y se ha convertido en un arma que se usa para: Privar de comunicación a una víctima. Denigrar al victimado y Estigmatizar a quien la usa. En la actualidad, asistimos al intento del PSOE de crear un cordón sanitario frente al PP que ha sido seguido por una parte importante de los grupos políticos y que, por lo que parece, va a provocar perjuicios al PP victimado y a los que lo han intentado practicar.

8.- Actividad política de dos tipos de actores: Viejos y Jóvenes. Viejos y jóvenes que, con alguna excepción puntual, se encuadran en los partidos de largo recorrido los primeros (PSOE y PP) y en los de reciente creación los segundos (Podemos y Ciudadanos). La división, y nudo, no se reduce a las energías y características propias de la edad. Supone, además, algo de mucha más importancia y calado: La forma de actuar en la realidad política. El replanteamiento del orden establecido y de las leyes que lo posibilitan. La conformidad o beligerancia con las formas de actuar. Y el respeto a la historia, a la legalidad y a las normas. Todo esto lleva a una acción, de las estructuras jóvenes; y a una reacción, de las viejas, que alteran la situación y producen nudos múltiples. Uno de ellos, ejemplo reciente en estos días, visto por todos y no analizado aún en profundidad, es el que existe en el llamado “Programa para un gobierno progresista y reformista” con el que el PSOE intenta lograr la investidura de Pedro Sánchez. La simple lectura del mismo, da cuenta del intento del Secretario General del PSOE (usando a jóvenes y no tanto), de “adelantar en las reformas” a los Jóvenes recién llegados. Como se ve en el programa, una vez desechada la ampulosidad propia de la jerga de la izquierda, las propuestas, aun con el fin concreto inmediato de lograr la investidura, desbordan el objetivo primero para convertirse en una especie de “revolución desde adentro”, infinitamente más importante de lo que parece a primera vista, que tendrá consecuencias inmediatas para los pactos. Otros ejemplos, más importantes por lo que suponen que por lo que son en sí mismos, son las manifestaciones de Ada Colau en Barcelona, distinguiendo entre leyes que se deben cumplir o no; o las declaraciones de ayer mismo de la portavoz del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que, pendiente de una sentencia, advertía que la condena posible no le afectaría ni supondría el abandono de la concejalía.

9.- Periodo inicial: Aprendizaje, vestidos y posturas. A la vez que se producen los nudos previos al intento de Investidura de Sánchez, se asiste en estos días a la llegada al Parlamento de algunos representantes jóvenes que han de pasar un periodo inicial, más importante de lo que parece, y que significa un anudado múltiple digno de consideración. A lo largo de la historia del Parlamentarismo español, todos los parlamentarios han accedido al hemiciclo por primera vez. En el caso de las Cortes Constituyentes, una vez hecho el harakiri por los que propiciaron la transición, fueron muchos los que llegaron al escaño por primera vez juntos, pero no hubo quebranto alguno. Sin embargo, ha bastado la llegada de los diputados de Podemos a la Cámara para que surja el interrogante de qué van a hacer. No se trata sólo: De los vestidos, posturas y actos como el de una señora dando el pecho a un bebé en el escaño. De la apuesta reciente entre un policía del Congreso y un periodista sobre la eventualidad de diputadas con pantalones cortos veraniegos y enseñando el ombligo. O del artículo de ayer mismo de un periodista de fuste sobre el entrecomillado “singular evento” que supone ver al Presidente del Gobierno llamando señoría a Pablo Iglesias. Eso puede recogerse en el nudo simple de las anécdotas. Lo importante, además de esos nudos menudos y como nudo consistente, es la postura de los nuevos frente a la realidad y las estructuras actuales. Se ha pasado de las reuniones asamblearias de los indignados en las plazas a las instituciones del Estado; y está por ver cómo se va a desmadejar el nudo de ese paso; y cómo va a afectar en el Parlamento Nacional el comportamiento de los nuevos.

10.- Vaivén de las informaciones. En la dinámica actual, toda acción y postura suele tener efectos múltiples. Además del inmediato, que se anuncia y prevé, hay otros efectos: Es el nudo particular de “cómo dar información” para obtener rédito de ella. La información se produce creando noticias; y esas noticias fabricadas saltan al gran público a través de los medios, y producen, además del efecto inmediato, otro de más largo alcance que es en muchas ocasiones el que genera el afán por fabricar noticias. Se hace una noticia para que, además del efecto inmediato en el público, tenga consecuencias en el proceso negociador influyendo en las posturas del adversario. Pero hay otro efecto, de más largo alcance, que normalmente es consecuencia de sesudos análisis de los llamados “sociólogos de cabecera” de los partidos políticos. Es el que conduce a la formación de una opinión pública sin influencia en el proceso negociador del nudo del momento. Pero básica y principal en el caso del fracaso de investiduras y negociaciones con vistas a la convocatoria de otras Elecciones Generales.

11.- Nudo Real. Teórica, legalmente y de facto, la Corona tiene un efecto moderador que ya ha rendido algún servicio importante al Estado. Pero el Rey es, además, el Jefe del Estado. Su realidad y actividad supone, además de la actividad moderadora, la personificación del propio Estado, que puede verse inmerso, como ha pasado, está pasando, en el juego partidista de los Grupos Políticos. Si entre los nudos de la madeja se aprieta hasta ahogarse el nudo real, como parecía ocurrir hace unos días y se hacía eco la prensa del momento, puede producirse un resultado perverso: La inestabilidad del propio Estado. Una situación que favorece las pretensiones de los “no monárquicos” y cuyo nudo, si se aprieta demasiado, merece ser tenido en cuenta.

12.- Autoridad del Presidente del Congreso y contrapeso de la Mesa. A lo largo de la historia reciente, la figura del Presidente del Congreso ha sido positiva y su autoridad no ha sido puesta en entredicho en el órgano de dirección de la Cámara: La Mesa del Congreso de los Diputados. Con ello se ha robustecido la entidad de la llamada tercera autoridad del Estado. Sin embargo, la composición de la actual Mesa del Congreso, de 9 miembros (3 el PP, 2 el PSOE, 2 Podemos y 2 Ciudadanos), ya ha producido el enmarañamiento de algún nudo que no existía. Primero aparecieron las tensiones previas a la formación de la propia Mesa, que se trataron como se trataron. Después surgió la tacha de “mentiroso” del Presidente por un portavoz del Grupo Popular a cuenta de unas declaraciones sobre la propuesta del PSOE para la asignación de escaños a los diputados de Podemos. Y ayer mismo se producía la reconsideración, y variación lógica, de la a todas luces resolución no equitativa impulsada por el partido del Presidente de la Cámara. Pero lo anterior, que no es trascendente, sirve como muestra para adelantar cuál puede ser el papel del actual presidente del Congreso en una situación como la presente: Controlado, obligado a hacer por una mayoría que no controla y miembro de un partido que necesita de su concurso.

No resueltos, pero si advertidos los nudos menores de la madeja, es momento de entrar en el gran bloque de nudos, no susceptible de rotura, que es el que da nombre a esta ponencia: EL NUDO DE LOS PACTOS POLÍTICOS.

De él depende el futuro político inmediato. Su desenredo, sea el que sea, inexorablemente va a producir unas consecuencias que nos afectan a todos. En principio, no caben más que dos opciones: I- No es posible desenredarlo. Y II, se consigue el desenredo.

La opción I, el no logro de un pacto político entre los equipos de negociación, abocará a la Convocatoria de unas nuevas Elecciones Generales, al mantenimiento del Gobierno en Funciones de Rajoy, y al aprovechamiento por los partidos que concurran a las urnas de toda la labor de creación de opinión que han estado desarrollando desde que se supo el escrutinio.

Ya se ha especulado sobre esta eventualidad y parece que coinciden las encuestas y la opinión mayoritaria. Según opiniones y encuestas, unas nuevas elecciones beneficiarían al PP y a Podemos en detrimento de Ciudadanos y PSOE. Pero esas opiniones y encuestas son las que se manejan hoy. Ocurre, sin embargo, que la actualidad política sigue su curso y que los hechos noticiosos que se vayan produciendo producirán su efecto.

Hay algunos ejemplos que considerar con vistas a la posible alteración de lo previsto: La posibilidad de nuevas coaliciones, o ruptura de las existentes. La identidad de los cabezas de lista que se designen para las nuevas elecciones. Los desplazamientos de los candidatos de las pasadas por otros nuevos. La modificación de los Programas Electorales pasados. Las posibles novedades sobre corrupción en Valencia y Sevilla. Las mociones de censura que se preparen, o surjan, en Autonomías y en algunas Corporaciones Locales. Las fracciones y luchas entre miembros y facciones de los partidos políticos. La propia acción del Gobierno en Funciones. La situación económica. El estado de la Bolsa y de la Prima de Riesgo. La variación de los índices de paro, población activa y afiliaciones a la Seguridad Social, etc.

Y II, se consigue el desenredo. No único y con tantas posibilidades como la casuística pueda producir. Para conocer esas posibilidades, pueden marcarse situaciones y partidos en el Juego que facilita la Agencia Europa Press y tocando la tecla “enter” del teclado, irán apareciendo los resultados.

Aquí, prescindiendo de juegos y sin entrar en pormenores imposibles de concretar, sólo me atrevo a citar los que en la actualidad están en la mente de todos y ya se han anunciado:

Pacto PP-PSOE-CIUDADANOS.-

Es el que propone el PP. Sus variantes son difíciles de concretar, pero sí se pueden enunciar en función de qué depende:

  1. Del programa de Gobierno que se acuerde.
  2. Del tiempo en que se produzca: Primera o sucesivas votaciones.
  3. Del candidato: Del PP, PSOE, Ciudadanos, o Independiente.
  4. Del tipo de Gobierno logrado: De coalición, en solitario, etc.
  5. Del reparto de competencias y carteras ministeriales, etc.
  6. De la duración: Para la legislatura, para menos de 4 años.
  7. De que queden al margen o participen en el Gobierno uno o dos de los grupos que lo suscriban.

Pacto PSOE-PODEMOS-CIUDADANOS-OTROS

Es el que propone el PSOE. Falta por concretar

  1. El Programa de Gobierno acordado.
  2. Los Grupos Políticos que lo suscriban.
  3. El tiempo en que se produzca: Primera o sucesivas votaciones.
  4. El candidato que lo presida: Del PSOE, Ciudadanos, u otros.
  5. El tipo de Gobierno logrado: De coalición, en solitario, etc.
  6. El reparto de competencias y carteras ministeriales, etc.
  7. Duración prevista: Para la legislatura, para menos de 4 años.
  8. Que quede al margen uno o varios de los grupos que lo suscriban.
  9. Y las personas que lo formen.

A mi entender, éste es el estado actual del Nudo de los Pactos Políticos en que los partidos están inmersos.

Aunque no haya entrado en ellos, hay además todo un conjunto de intrigas ocultas, maquinaciones no públicas y movimientos oscuros, a veces subterráneos, de los que teniendo intereses en la formación de un gobierno u otro pueden tratar de influir en los pactos.

Sin señalar, porque puede que no tenga todos los datos, abriré algunos interrogantes.

Pero sólo como preguntas simples y no capciosas. Sin malicia alguna y sin otro interés que tratar de presentar ante ustedes lo que ayer mismo saltaba a la palestra con lo que parecía un simple anuncio: “Las Empresas del IBEX-35 y la Banca aceptarían de buen grado un posible Gobierno PSOE-PODEMOS”.

Esta noticia, que es importante, puede ser, además, la punta de un iceberg que puede andar sumergido por ahí entre todos nosotros. De un volumen y un calado que no conocemos, pero que aclararía algunas de las posturas políticas del momento y los movimientos de capitales que se detectan y a veces hasta se controlan.

He de matizar “digo puede ser la punta del iceberg, no que lo sea”.

Sólo me refiero a la posibilidad.

Como tal, abro algunos interrogantes: ¿Organizaciones empresariales?, ¿Empresas del IBEX-35?, ¿UE?, ¿Potencias extranjeras?, ¿Banca?, ¿Iglesia?, ¿Medios de Comunicación?, ¿Servicios de Información nacionales y extranjeros?…

No como interrogante, es obvio y está constatado que alrededor de todo esto hay una actividad económica importante, con actores diversos, que genera beneficios de todo tipo, no siempre legítimos, que produce sus efectos en la actividad diaria, que afecta al NUDO DE LOS PACTOS POLÍTICOS, y en la vida interna de las formaciones políticas capaces de alterar el curso de los acontecimientos.

Se sabe que los actores reales, y sus inductores, proceden de ámbitos tan distintos, numerosos y poderosos que la prudencia aconseja evitar un protagonismo que debe ser cedido al cuidado de las autoridades que deben velar por la salud del Estado de Derecho.

De momento, el nudo que nos ocupa es una trabazón de sucesos (y de hechos) que preceden al desenlace próximo. Y que ata a PP, PSOE, la Coalición Podemos, Ciudadanos y al resto de los Partidos Políticos de la Cámara para que entre todos hagan lo que el electorado les ha pedido: Un pacto político que propicie la continuidad nacional formando un Gobierno capaz de hacer frente a las tareas del futuro.

Sobre el desenredo del nudo y el desenlace de la obra política del momento, es algo que ha de suceder en el futuro inmediato. Y sobre lo que sólo es posible entrar si se abandona el método escueto del análisis para emprender la aventura de pasar a la dimensión en la que acampan predicciones, pronósticos y vaticinios.

Es ésta una actividad, parece que divertida y quizá no muy saludable, que ocupa a algunos y nos tienta a muchos. De momento, para mí es sólo una tentación en la que procuro no caer.

Muchas gracias.

Jose-Luis-HerasJosé Luis Heras Celemín
jueves 11 de febrero de 2016
Ponencia en el Club Rotario MADRID-CASTILLA.
Hotel Meliá Fénix; c/ Hermosilla, 2. Madrid.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.