¿Un lustro sin lustre?

0
1
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

El catolicismo se encuentra actualmente confrontado a una evolución social que considera normal el divorcio, aceptable el aborto, inaceptable la pedofilia, de interés la eutanasia y que demanda la igualdad de género, una economía ecológica, una fiscalidad justa y respeto a los homosexuales y transgéneros.

La Iglesia lucha con altibajos contra la pedofilia interna. El Cardenal Pell, encargado de las finanzas vaticanas, será juzgado en Australia por presuntos abusos sexuales. La Iglesia católica ha suavizado su postura sobre los divorciados y vueltos a casar por lo civil. Los ortodoxos y protestantes aceptan que sus ministros se casen y entre los reformados hay pastores homosexuales y mujeres incluso al nivel del obispado. Permitir que los sacerdotes se casen y que mujeres pudieran ser curas, obispos, cardenales y llegar al papado, modernizaría la Iglesia.

La pobreza, las finanzas y los lujos son otro capítulo necesitado de transparencia. La Iglesia tendría que renunciar también a sus privilegios fiscales y de financiación estatal. Impone a diario sus intereses a los no católicos en un Estado supuestamente aconfesional como el español. En Semana Santa los militares desfilan en las procesiones católicas en uniforme. Cuatro ministros dieron gubernativamente en una de ellas vivas a la muerte legionaria.

PUBLICIDAD

La Santa Sede siempre quiso independencia para nombrar a sus obispos. Esta situación suele prevalecer en las democracias, aunque con justificadas excepciones como, pe, un obispo castrense, integrado en las estructuras estatales, o un obispo Jefe de un Estado vecino.

En China podría ser diferente. Allí hay dos Iglesias católicas. Una, clandestina, dependiente del Vaticano, y otra, “patriótica”, controlada por las autoridades chinas. ¿Para unificarlas pactará Roma con Beijing la supervisión gubernamental de los clandestinos? Sobre casi 1.400 millones de chinos, los católicos son apenas doce millones, tres de ellos clandestinos. Los protestantes, 80 millones.

Ya hemos constatado como en el País Vasco y en Cataluña bastantes curas y algunas jerarquías se alinean con los separatistas. La renovada ambigüedad del comunicado de los Obispos del País Vasco, Navarra y la francesa Bayona territorios reclamados por los aberzales independentistas, pidiendo perdón por sus pasadas ambigüedades, omisiones y complicidades es un monumento a la duplicidad de esta “Iglesia vasca”, y con más motivo cuando los crímenes etarras lo fueron también en […]

Leer completo en Estrella Digital

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here