A propósito de los presupuestos de 2016 en Euskadi

Además del derecho a decidir, de la salida de los presos a la calle y otros temas centrales de la política vasca, el ciudadano de a pie está preocupado por el reparto de las cargas fiscales entre los ciudadanos de esta comunidad histórica. Problema que por lo demás es común a todos los ciudadanos y comunidades que convivimos en esta Piel de Toro.

Presentamos aquí algunos datos sobre el presupuesto de la Comunidad Autónoma del País Vasco, en especial sobre la aportación de trabajadores y empresas a las Arcas Públicas:

DATOS:

Con relación al comienzo de la crisis, los presupuestos anuales de la Comunidad Autónoma del País Vasco pasan de 9.993 millones de euros en el año 2008 a 10.993 en el año 2016, con una ligera subida de un 0,55%.

La jerga oficial publicitaria subraya siempre el carácter social de sus propuestas, y para ello, por ejemplo, incluyen como gastos sociales la Ertzaintza, el I+D, los gastos en burocracia administrativa, etc. Pero silencian el coste del cupo que se paga al Estado (Casa Real, ejército, corrupción, TAV, autopistas, aeródromos sin inaugurar…).

Y lo más grave, explican con cierto detalle el capítulo de gastos, pero no dicen ni una palabra del origen de los ingresos.

Incidiremos en este capítulo “oculto”:

1º.- Recaudación, presión fiscal y cupo:

Ha bajado alarmantemente la recaudación, ha subido en la misma proporción el fraude fiscal, siempre en beneficio de los más pudientes y en perjuicio de las rentas más bajas.        En conjunto, la recaudación ha bajado un 9,8% pero el PIB ha subido un 1,1%.

La presión fiscal era, en el año de comienzo de la crisis, 2008, del 20,40%; en 2016 ha bajado al 18,82%. Y eso, a pesar de que en este plazo ha subido espectacularmente el IVA, del 11 al 21%, y de las subidas en los impuestos en tabaco, hidrocarburos, electricidad, nuevos impuestos de lotería, grandes superficies comerciales y electricidad.

Por otra parte, Euskadi soporta un cupo de parte del Estado, destinado a cubrir gastos generales que no están transferidos. Este cupo se calcula según evolucionan los gastos del Estado, pero no se tiene en cuenta la evolución de los ingresos de la Hacienda vasca…

En este aspecto, la crisis del Estado con el rescate de la banca, la deuda pública en alza, los gastos militares, la corrupción, la subida del paro, el INEM, las jubilaciones anticipadas, etc., se agrava cada vez más. La Hacienda vasca tiene que aportar al Estado este cupo recortando gastos sociales, ayudas a los ayuntamientos, etc…

2º.- ¿Quiénes pagan, y cuánto paga cada uno?

Según datos del Órgano de Coordinación Tributaria de Euskadi, en el año 2013 los rendimientos del trabajo aportaron a la Hacienda vasca 23.000 millones de euros, o sea el 92,2% del total de la base imponible general.

Por lo que se refiere a los rendimientos de actividades económicas empresariales y profesionales, éstas aportaron 1.480 millones, o sea un 5,9% del total.

Un 48,9% de los contribuyentes declararon ingresos no superiores de 18.000 euros.

Estos datos dejan en evidencia que la estructura impositiva de Euskadi evoluciona a favor del capital y en perjuicio de las rentas más bajas. Por las siguientes razones: a) la subida del IVA; b) por el tratamiento de favor a alquileres y beneficios empresariales, cargando más a rentas medias y bajas de trabajo por cuenta ajena; c) el impuesto de sociedades ha bajado en un 45% entre 2008 y 2016: en concreto han bajado los tipos y ha subido el fraude fiscal; es cierto que ha disminuido la actividad económica, pero no tanto como para justificar una bajada de 2.024,7 a 1.175,08 millones de euros. Cierto que han bajado los beneficios, pero el coste de la bajada ha sido repercutido, al menos en buena parte, sobre los salarios y las rentas del trabajador.

O sea, las empresas generan más de la mitad de la riqueza de Euskadi, pero al bajar las rentas salariales, rebajarse el impuesto de sociedades, y aumentar los beneficios fiscales, resulta que en el año 2016, de cada 100 euros que recaudará la Hacienda vasca, las empresas solo pagarán 8,3 euros, mientras que en el año 2008 pagaban 14,45 euros.

Por el contrario, el IRPF, con menos empleos, más Eres, con congelaciones salariales, ha subido su recaudación de 4.402,08 millones a 4830,61. Es el único impuesto directo que sube, junto con el de sucesiones y donaciones.

A subrayar también que ha caído la recaudación del IVA entre 2008 y 2016, a pesar de la subida de su precio del 16 al 21%: de 6.373,89 millones en 2008 se ha pasado a presupuestar unos ingresos por IVA de 6.631,08, lo que con la inflación acumulada del 10,6% supone un 6% menos. Descenso atribuible al desplome del consumo público y privado y al fraude de las empresas que no afecta solo al impuesto de sociedades sino también al IVA.

¿Por qué esa bajada de ingresos por el IVA?: Se ha desplomado el consumo; ha subido el fraude fiscal en impuesto de sociedades y en el IVA de las empresas. Total, sumados los ingresos por el IVA y el IRPF, aportan a la recaudación global del sistema público vasco 75,1 euros de cada 100 euros que se recaudan.

3º.- Posible fraude en el impuesto de sociedades.

Cada vez más el PIB escapa a los impuestos vía paraísos fiscales y, posiblemente, vía fraude fiscal. En 2010 el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda señaló que a nivel del Estado una quinta parte de los impuestos, 13.560 millones por año, o sea un 20,6% de ingresos, desaparecían a través del fraude fiscal.

En 2013 se calcula que 32 de las 35 empresas del IBEX operan en paraísos fiscales; o sea el 91,35% del IBEX español. El número de empresas españolas acogidas en paraísos fiscales sube de 467 a 540.

Algunas muestras: el BBVA tenía en 2013 41 sociedades en paraísos fiscales. A pesar de la escasa transparencia de su actuación, parece que el BBVA en 2011obtuvo 3770 millones de euros de beneficios y pagó 285 millones, o sea un tipo impositivo real de 7,55%, 22 puntos menos que en 2006. Posiblemente la explicación de esta caída se oculte en el fraude fiscal.

Iberdrola tiene en 2013 61 empresas (solo tenía 12 en 2011); Gamesa 3… Valdría la pena conocer la rentabilidad que obtienen estas empresas al trabajar en países sin legislación laboral, con poblaciones aborígenes, sin ninguna legislación medioambiental.

4º.- Beneficios o rebajas fiscales:

Que obtienen las empresas mediante las famosas vacaciones fiscales, Planes y Fondos de Pensiones, y demás trucos para recortar su aportación a las Arcas Públicas.

En el año 2012, el tipo medio nominal del impuesto de sociedades de la Comunidad Autónoma Vasca era del 25,7%. Pero los descuentos a cuenta de bonificaciones fiscales rebajan el tipo medio nominal a un tipo medio efectivo del 14,9%. Y el record lo ostentan las cooperativas de Guipúzcoa, de las cuales el grueso corresponde a la Corporación Mondragón, cuyo tipo medio efectivo baja hasta un ridículo 4%.

Queda por añadir al gasto de este año la cantidad presupuestada para las obras del TAV, que es de 108,9 millones de euros, y el importe del Cupo correspondiente al ejercicio de 2016, que es de 1.565,23 millones a repartir en cinco anualidades, ya que las cantidades se fijaron en principio para el quinquenio 2006-2011, y no habiéndose modificado este acuerdo, sigue en vigor para el quinquenio actual. Otras dos cifras que restan un buen mordisco a los contenidos pretendidamente “sociales” del presupuesto de la CAPV.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *