Luz y taquígrafos para Podemos

Luz y taquígrafos para Podemos
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Es curioso, si en los partidos de la banda de la derecha se despluman mutuamente los gallitos del gallinero, todo sucede sin ruido ni alharacas, la prensa y los massmedia pasan por ellos con cierta discreción y precauciones. Pero si surgen conflictos por el lado de la izquierda, la prensa y los massmedia, desde los de tendencias derechistas hasta los Intermedio y demás se regodean, se despelotan, se deshacen en páginas y más páginas, chistes y más chistes, semanas y meses de dardos envenenados para los líderes y sus parejas y sus descendientes y ascendientes.

Es lo que hay, una prensa y unos massmedia vendidos al mejor postor, al que más paga… bueno, al que más promete. ¡Es lo que hay! Algunos dicen que es la prensa y son los massmedia que nos merecemos, que por dinero baila el mono.

El caso es que en Podemos, como no ocurre en ningún otro partido, las paredes y los muros son de cristal transparente, los conflictos se ventilan al aire libre, con luz y con taquígrafos, como dicen las plumas y locutores de moda…

Mientras tanto, las bases de Podemos siguen a su tarea, los dirigentes siguen dirigiendo con aciertos y errores, como ocurre en todos los colectivos integrados por seres humanos, y en el caso de Podemos sin dinero a espuertas.

Y el voto de censura triunfa en el Parlamento, y el salario mínimo sube hasta 900 euros mensuales, y los pensionistas siguen erre que erre en su cita de los lunes en las calles y frente a los ayuntamientos, y los ricos son cada vez menos en número pero más ricos, y los proletarios y la clase media se funden en un solo colectivo, el famoso y novedoso “precariado” de precarios que hoy trabajan y mañana dios dirá, si es que hay un dios que pueda remediar el desaguisado, que por eso los de Podemos no se fían y procuran combatir tantas canalladas con sus escasas fuerzas y pobres recursos.

Y muy al estilo baturro, como su secretario de organización Echenique, golpean el muro de hormigón del capitalismo con sus frentes… Y siguen empeñados en dejar en ridículo a las encuestas de los “entendidos”. Y por lo bajines se van diciendo unos a otros lo del refranero que, “ladran, luego existimos”, o con los modernos, “que hablen de nosotros aunque sea mal”…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.