Hay sanchismo para rato

El gobierno logra más apoyo del esperado y esperable a su decreto de confinamiento energético

Por
— P U B L I C I D A D —

La realidad, la triste realidad, se impone. El PIB se encuentra en caída libre mientras que España es la economía europea con inflación más elevada. La perspectiva de unas seguras nuevas subidas de los tipos presagian un escenario de ‘estancflación’. Lo razonable es que en ese escenario la ciudadanía presionara para un cambio en el gobierno. Porque las sonrisas presidenciales y el postureo sanchista quizás sean aceptables en tiempos de normalidad, pero no lo son en absoluto en los tiempos convulsos que nos tocaron vivir.

Pero la realidad es que el sanchismo ha logrado más apoyos a su decreto energético que los esperados y esperables. A pesar de que el comercio echa las muelas por la violación de la libertad de empresa y de que muchas de las medidas de racionamiento energético son ocurrencias de un comité de expertos que no existe…

A pesar de todo, ERC y Bildu muestran su apoyo. Tambien PNV y PdCat. Y por supuesto, Teruel Existe. Enfrente, PP y Vox y algunas -pocas- abstenciones.

La foto es más que significativa porque evidencia que para la izquierda radical y para los nacionalismos (radicales y moderados si es que existen estos últimos), no existe otra alternativa que Sánchez. Feijóo es una incógnita para sus intereses. Por contra, Sánchez es un chollo.

Así que la única alternativa de revertir este gobierno Frankestein es una mayoría amplia que barra la incompetencia instalada y el radicalismo como talante. Una alternativa que priorice el interés general, trabaje por el Bien Común, respete el derecho y el sistema judicial, fortalezca nuestras instituciones y ofrezca al mundo empresarial certidumbre y seguridad. ¿Sumarán PP y Vox?, ¿está dispuesto Vox a renunciar a parte de sus pretensiones?, ¿cuáles son las líneas rojas?

Parece que Abascal ha iniciado el acercamiento con Feijóo. Lo que no está claro es que el gallego desee dicho acercamiento. Porque una cosa son los pactos poselectorales y otra las fotos de Colón.


El anzuelo del pescador

A Feijóo ni agua. El empoderado Sánchez se permite afirmar que “no tiene ninguna intención” de llamar a Feijóo y que en todo caso, quien tiene que descolgar el teléfono es él. ¿Pimpinella? No, ‘palo al mono’. Porque el gobierno está instalado en el insulto a Feijóo y en el cordón sanitario al PP.

Enésimo enfrentamiento con Podemos. El gobierno está tratando de ‘vender’ el puente naval con Italia para el abastecimiento de gas a toda Europa. Un deseo que en todo caso costaría 3000 millones y no estaría listo hasta el 2028. Pero es que además, Podemos se opone. Más conflictos en el gobierno de coalición. Y mientras, Macron en Argelia…

Yolandísima busca el rechazo empresarial. En su campaña de ‘suma y escucha’ -que no pinta y colorea- Yolanda Díaz propone subir el salario mínimo interprofesional al 60% del salario medio. Los empresarios ya han respondido que “no le harán la campaña”…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.