Inicio 2007 diciembre

Hemeroteca: diciembre 2007

¡El riesgo de intentar salvar una empresa débil!

Hubo un tiempo (hasta 1º de septiembre del año 2004) en que la muerte de una empresa estaba regulada por leyes del siglo pasado, con alguna que provenía incluso del siglo diecinueve. Cuando un emprendedor no podía atender pagos a su vencimiento, aquella legislación le permitía constituirse en “suspensión de pagos”. El nombre trasmitía una connotación tan negativa que, casi siempre se iniciaba la crónica de una muerte anunciada: los proveedores congelaban suministros, salvo pago al contado, y los bancos trazaban una cruz sobre la empresa afectada. La ley, sin embargo, no dañaba a los Administradores y se conocen casos en los que de una empresa en tal situación, se habían extraído suculentas retribuciones por estos. Eran los socios y accionistas, así como los acreedores, quienes perdían casi siempre su dinero y, sin embargo, los directivos y consejeros, a veces más que bien retribuidos y, en algún caso con muy dudosa gestión, quedaban fuera de toda responsabilidad.
Thornton Wilder

Los idus de marzo y el resultado electoral

“A cada romano que reciba este boletín se le ordena sacar de él cinco copias y hacerlas llegar, con el mayor secreto, a otros cinco que sean de la misma opinión o a quienes pudiese persuadir a compartirla. Estos, a su vez, deberán hacer otro tanto”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies