Votos infra y supervalorados

Al parecer, Ciudadanos ha puesto el grito en el cielo porque el sistema electoral de Cataluña, el mismo que se aplica en las votaciones del Estado, valora más unos votos que otros, y les ha perjudicado a ellos, beneficiando a los partidos independentistas.

En efecto, la provincia de Barcelona, con el 73,85% de votantes, ha elegido diputados con 48.000 votos para cada uno, mientras que la de Lérida, con el 5,7% de votantes, ha conseguido sus diputados con solo 21.000 votos.

O sea que los partidos no independentistas, con el 50,94% de los votos obtenidos, han conseguido solo 66 diputados, mientras los independentistas, con el 47,6% de los votos, se han hecho con la mayoría absoluta gracias a sus 70 diputados. Vamos, la cuadratura del círculo…

Si todos los votos hubieran tenido el mismo valor, Ciudadanos habría obtenido dos escaños menos, pero Junts per Cataluña habría bajado a 30, cuatro menos y ERC, en vez de 32, se habría quedado con 30, a su vez la CUP tendría 6 diputados; mientras que los partidos de izquierda no independentista habrían obtenido, por el PSC, 19; por Cataluña en Comú, 10; por el PP, 5.

En resumen, el bloque independentista se quedaría con 66 diputados, en vez de los 70 que ha obtenido…

Son las matemáticas de la derecha, que defienden a capa y espada tanto la derecha catalana como la derecha del PP, la primera en su chiringuito particular, el segundo a nivel estatal.

Finalmente, un gobierno de derechas de de una Comunidad autónoma o del Estado harán la misma política de favorecer a las clases altas y a la banca y recortar los derechos de los trabajadores. Las circunscripciones más pobladas en las que el voto obrero o de izquierdas predomina, como la de Barcelona, están perjudicadas frente a las provincias menos pobladas. Y es ahí donde la derecha obtiene sus ventajas. ¿O no?

Y en esas estamos. Ojalá la protesta de Ciudadanos nos lleve a una reforma de la ley electoral más razonable, en la que los votos de todos los ciudadanos tengan el mismo valor.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *