Tramemos y Podemos, ponen Rumbo 2020

Todos recordamos aquellas tertulias en las que intervenía Pablo Iglesias antes de fundar Podemos y donde el profesor universitario utilizaba el termino Casta cual muletilla recurrente que asignaba a los políticos al uso donde no se salvaba nadie, salvo aquellos que hacían política fuera de la política oficial, como él mismo. El sistema de castas viene definido como una manera particular de clasificación social al que se pertenece solamente a través del nacimiento y se manifiesta por tener un sistema sólido e inmóvil. Tras las castas y amparado en la pertenencia o no a las dominantes, se han producido siniestros capítulos de segregación. Baste con recordar lo que aconteció en el Imperio británico extendido en varios continentes, o en el vergonzoso y sangriento sistema del apartheid en Sudáfrica, y en otros tiempos en Estados Unidos. También se han producido fenómenos étnicos entre castas de la misma raza, como el caso del intento de exterminio de la población tutsi en Ruanda a manos del gobierno hutu en 1994, que acabó con el 75% de los primeros. El sistema de castas se vale de la desequilibrada estratificación social y consecuentemente, en las restricciones que ello conlleva, donde las castas dominantes, definidas por grupos hereditarios, están directamente relacionados con el linaje de un individuo.

Precisamente este asunto del linaje tiene mucho que ver con la nueva muletilla de Podemos a la que denomina la Trama, que tiene nombre de película, pero aun no se sabe si se desarrolla bajo la dirección de Eloy de la Iglesia, Pedro Almodóvar o Santiago Segura, pues según quien lo dirija, la puesta en escena puede cubrir todo el espectro tragicómico. Cada vez que Pablo Iglesias se refería a la Casta, provocaba reacciones diversas entre los señalados, desde aquellos que lo tomaban como una agresión en toda regla, hasta los que consideraban que para Casta, Casta, de la buena, ya estaba el clan de los Pujolone con Don Vito o Don Jordi a la cabeza, que para el caso es lo mismo. La Casta, era recibida por los aludidos como una agresión verbal y una falta de respeto al sistema, pues después de los años en los que ZP se empeñó en propugnar el buen talante como norma de entendimiento y de no agresión entre iguales, éstos chicos de la nueva política de Podemos que irrumpían en el nuevo escenario político, querían dinamitar a la tradicional clase política cual Mahatma Ghandi movilizando a las masas contra el Imperio Británico. Podemos descolocaba a todos cuando pregonaban que la Transición, ese fenómeno político del cual estaban tan orgullosos todos los partidos que en su día consensuaron unas normas de convivencia, los de Pablo Iglesias lo calificaban como una capitulación, tal vez imprescindible en aquellos tiempos, pero superada con creces en la actualidad, considerando que en la España actual había que dar un paso más y revisar los cimientos de aquel edificio construido llamado Constitución Española de 1978.

Pablo Iglesias para demostrar su liderazgo al frente de Podemos tras Visatalegre2, alzó la bandera de la lucha contra la Trama, un nuevo vocablo esgrimido con la misma fuerza con la que izaba en su momento la lucha contra la Casta, asignándole fecha de caducidad cual yogur de los que come Arias Cañete, ese líder del PP en el Parlamento Europeo, que reta a Mercadona y a Sanitas, comiéndose cualquier producto pasado de fecha desafiando la gastroenteritis y la salmonella.

La Trama tiene por objetivo, según Iglesias, imponer la ley de los poderosos: “La Trama sólo tiene al 20% de los trabajadores, mientras que el 80% están fuera de las grandes empresas” proclamó el mismo día que por primera vez el hombre de la coleta y la camisa de Alcampo, lucía chaqueta ante el asombro de todos, periodistas, votantes y hasta de Carolina Bescansa y Monedero que se integraban en su gobierno en la sombra, después de sus sonadas renuncias. A Pablo ya le habíamos visto con pajarita y camisa blanca en los Premios Goya luciendo un smoking prestado que le sentaba igual de mal que a Vargas-Llosa el disfraz de rapero. Si Pablo, también de gala se puede ir de paleto. Iglesias se ha dado cuenta que si quiere ir contra la Trama, al menos hay que identificarse con ellos en la forma de vestir y ha comprobado que es más cómodo llevar una chaqueta donde guardar el móvil, la cartera, los donuts, el manifiesto anticapitalista, el biberón de Errejón y un par de gomas para recogerse la coleta y prestarle una de ellas a Irene Montero, compañera de alcoba y de escaño.

Podemos ha hecho un llamamiento “a los empresarios patrióticos (pymes y micropymes) y a las mujeres, necesarias en la alternativa” en lo que ha denominado Rumbo 2020, fecha emblemática como pocas en este siglo, para realizar la toma del Palacio de Invierno de la Carrera de San Jerónimo. Pero en el debate entre lo patriótico, o no, podemos llegar al infinito. ¿Es Amancio Ortega un empresario patriota donando 320 millones de euros contra el cáncer a la sanidad pública a pesar de estar en el IBEX35? Pues según Laura Pérez, portavoz del partido de Iglesias en el parlamento de Navarra, “este tipo de donativos suponen un lavado de imagen del donante, cuando se trata de una persona cuyos ingresos son obtenidos de forma cuestionable”. Posiblemente Zara debería de revisar sus políticas de empleo, sobre todo fuera de España, sin duda, pero dile a los enfermos de cáncer que lo de Amancio, es menos patriótico que lo de Manolo el del bar de la calle Argumosa que tiene dos camareros e invita a cañas y patatas bravas cuando los de morado se dejan ver por Lavapiés.

La Trama y las puertas giratorias, están directamente relacionadas, pero también hay que preguntarse por qué la izquierda tradicional ha perdido el control sobre los entramados mediáticos que sin duda forman parte importante de la Trama, y que hace cuarenta años, eran el verdadero amplificador de los partidos progresistas.

¿ Y cómo denominamos más allá de la Casta y la Trama, a ese grupo privilegiado de los urdangarines y similares que no van a la sombra, no devuelven el dinero, ni ahora, ni dentro de un Rato? Pablo que es muy creativo, debería de echarse una pensada. Por si le sirve de ayuda, yo le propongo al joven profesor denominarla, La Bien Robá, pues en su día, ya fueron la Bien Pagá. La Casta ha muerto, ¡Viva la Trama!

Acerca de José Joaquín Flechoso

Articulista de la actualidad política en diversos medios. Experto en networking sobre cuya actividad dirige jornadas entrevistando a personajes del mundo empresarial, administración, cine y moda.
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*