Puigdemont tomando café en Bruselas (Montaje fotográfico)

Tomando café

Mientras Carles Puigdemont toma plácidamente café tras café en Bélgica y disfruta de su hostelería y gastronomía, que incluye las populares “moules et frites”, varios compañeros suyos del Govern están encarcelados. El Viceprimer Ministro belga ha declarado que Puigdemont debiera estar junto a su pueblo si ha declarado la independencia catalana.

¿Ha declarado la independencia? El ex-President repite que no ha sido él, sino el Parlament. Eso se llama asunción de responsabilidades. Ni siquiera dice que solo fue “conspiración para la rebelión” como argumentan, incluso, juristas no independentistas. Se quita, como siempre, la responsabilidad de encima.

Se acabará emitiendo una euroorden para pedir su extradición. ¿Podemos fiarnos de la justicia belga? Quizás no debamos. Anteriormente denegó la extradición de varios terroristas etarras con la asistencia del mismo abogado que el del gerundense. Dios los cría y ellos se juntan.

Lo más importante es, sin embargo, que nos digan quien paga esta vida en Bélgica de amor y lujo. ¿Los contribuyentes? ¿Otra vez más? ¿Cómo la falaz propaganda separatista por el mundo, por citar solo este aspecto de sus malversaciones presupuestarias?

Entre tanto, el pirómano Artur Mas arenga a unos pocos suyos frente los tribunales madrileños mientras les pasa el cepillo para pagar su fianza con relación a la consulta, también anticonstitucional, del 9 de noviembre de 2014. ¡Menuda pareja, Artur y Carles!

Desde su atalaya, y tras haber disparado, debidamente respaldado (con razón ya que los secesionistas se pasaron ampliamente en sus ilegalidades), su bala de plata calibre 155, el Llanero Solitario contempla el desastroso panorama catalán que lleva importantes genes suyos. ¡Pirómanos y aprendices brujos, peleándose como verduleras, hemos de aguantar todos los sufridos ciudadanos españoles! La justicia con los ojos vendados y la política amordazada desde hace demasiado tiempo.

Por si fuéramos pocos, se sumó uno más. Quizás no contento con la intervención de la Ministra de Defensa a principios de octubre hablando innecesariamente de Cataluña, el General Alejandre, actual Jemad, vértice de nuestras Fuerzas Armadas, se ha referido este jueves en el ABC al Principado en un artículo, sin perjuicio de precisar que es un tema en manos de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Algunos soñaban que la declaración de la Ministra había servido de vacuna para uniformados imprudentemente intempestivos. Pues no ha sido así. ¿Estarán ahora las FAS dispuestas a intervenir? ¿Bajo órdenes del Gobierno? ¿Le estarán presionando? Suponemos que no, pero podría ahora surgir la duda.

En Francia apodan a su milicia “La gran muda”. Al llegar Macron, el Jemad galo criticó públicamente a su nuevo Presidente por unos recortes presupuestarios. A Macron no le tembló el pulso y le mandó a casa.


Publicado en Estrella Digital

FOTO: Puigdemont tomando café en Bruselas (Montaje fotográfico)

Contenido relacionado:

  1. Mantener la iniciativa

Acerca de Carlos Miranda

Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *