Tarancón y la Transición

El jueves 23, una Cadena de Televisión presentó a Tarancón y el Padre Ángel como personajes destacados del 1978 en el proceso histórico que culminó en la Transición democrática, y tal vez, subrepticiamente, del papel que la iglesia española desempeñó en aquel momento y estaría desempeñando en la actualidad.

Un rol quizá edulcorado y descafeinado, que oculta la crítica y las posturas de la Iglesia española real que se movió y se mueve hoy también.

La guerra civil abrió entre los movimientos populares y la Iglesia una sima larga y profunda, que el mismo Pío XII pidió a los obispos españoles que intentasen remediar. Aquella llamada de Roma y la inquietud de los católicos españoles dieron lugar a la creación de la HoAc y la JOC, cuyos militantes en buen número se incorporaron a los movimientos populares que sentaron las bases de la democracia.

Tarancón tuvo que soportar no pocas veces las quejas y críticas de estos movimientos católicos de base, y de ellos somos testigos muchos creyentes de esta hora. Tarancón no dió la talla que diera en 1936 el Primado de España y obispo de Tarragona Vidal y Barraquer, que no volvió a ocupar su sede por el veto del Generalísimo Franco. Tarancón mantuvo una discreta distancia de los sacerdotes presos en la cárcel de Zamora, y de los que dieron vida a los movimientos cristianos del mundo obrero español.

Hoy, el Padre Ángel representa una línea de acción de la Iglesia española más proclive a la beneficencia y las ONG que a una legislación más justa con las clases populares que con las ambiciones desmesuradas del IBEX 35 y la Banca española. Una Iglesia que en la actualidad ha recogido el testigo de aquella de los años 1960 y 1970 más comprometida con los pobres.

En tiempos de Tarancón se luchaba en algunos sectores por una Transición democrática audaz y en otros por unos ligeros retoques al sistema de la dictadura. Hoy el dilema se sitúa en otros términos, una reforma de la Constitución con ligeros retoques, o algo más profundo y serio. Hoy el partido en el Gobierno utiliza a las autonomías para hacer valer sus propuestas, repartiendo premios a los que le siguen la corriente.

La Iglesia de Tarancón, sigue eclipsando a esa otra más comprometida con las causas populares.

Acerca de Serralaitz

Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *