PSOE 2.0

PSOE 2.0. Malas noticias para Podemos

El PSOE inicia su versión 2.0 con Pedro Sánchez al frente y esta vez sí, libre de hipotecas de verdad. A Pedro Sánchez, la militancia le ha devuelto por la vía de las urnas, lo que le quitaron por la acción de los despachos y ya se sabe que en el ADN socialista, está grabado a sangre y fuego un principio incuestionable: clamar contra las injusticias y lo de Pedro, lo fue. ¡Haz una víctima y crearas un héroe!

El 11 de mayo del pasado año yo mismo decía en un artículo que publicaba en este mismo medio lo siguiente al hacer el perfil de Pedro Sánchez: «Me gusta y me llega más el discurso sereno de Pedro Sánchez, que aquel exaltado e histriónico que tanto ha exhibido. Quisiera equivocarme, pero creo que después de la que se avecina el próximo 26-J, veremos caer al actual líder al frente del PSOE, pare verlo emerger dentro de unos años, como un líder sólido y curtido en la derrota. Nada mejor que el fracaso, para saborear el triunfo.» Reconozco que me equivoqué en lo relativo al plazo marcado para su vuelta pues tan solo han sido unos meses. Tampoco acerté en el diagnóstico sobre su marcha de la secretaria general del PSOE, pues jamás pensé que sus propios compañeros, aquellos que lo encumbraron, serían capaces de cometer el atropello de la dimisión en cadena de los vocales de la ejecutiva, que desembocó en su inevitable marcha al frente del partido. Pero en lo que no me equivoqué en absoluto, fue en atisbar un triunfo que le devolviese todo el poder perdido, para ser un líder más reforzado que antes del 1 de octubre.

Pedro acuñó una frase redonda donde las haya, pero tan sencilla como inequívoca, cuando repetía sin cesar NO es NO a las propuestas de gran coalición y de abstención, que para el caso es lo mismo. La investidura de Rajoy fue un hecho gracias a la generosidad y gratuidad del PSOE, siendo dicha decisión inequívocamente contraria al mandato recibido de los votantes socialistas que querían ante todo, oponerse a que Rajoy siguiera en La Moncloa.

El pedrismo o el sanchismo, no existían, pero entre la torpeza de la Gestora y el histriónico y arrogante discurso de Susana la ganadora, han creado un líder donde solo había un dirigente, al que han ninguneado sistemáticamente en estos meses. Cierto es que el precio que se ha pagado por la prepotencia y la irresponsabilidad de quienes propiciaron y secundaron el golpe contra Sánchez, ha sido demasiado alto. Me decía una destacada diputada socialista, que el ejercicio de transparencia ha sido demasiado cruel para el partido y que el abrirse en canal ante la sociedad española, dudaba de que fuese entendido por la ciudadanía como un ejercicio de democracia. Sus palabras me hicieron reflexionar, pero a la vez me trajeron a la memoria el sentimiento de mi hermana, una ferviente y fiel seguidora aunque no militante del PSOE, que estaba entusiasmada con el hecho de ver en directo el debate de los candidatos, pues quería palpar de primera mano cómo se postulaban cada uno de los aspirantes. Posiblemente las dos partes tienen razón, pero el riesgo ha sido enorme y la herida abierta, tardará en cerrarse.

Capítulo aparte cabe analizar el papelón de las viejas glorias del PSOE, los barones territoriales y aquellos medios de comunicación que incondicionalmente respaldaron a Susana Díaz. Felipe González dirá que él ha dado el gafe como siempre al candidato a quien respaldaba, pero esa gracia que tanto le gusta repetir, en esta ocasión le ha dejado más que retratado. De Alfonso Guerra y ZP, sigo sin entender como han pulverizado su enorme prestigio y respeto de forma inexplicable ante miles de militantes y votantes. Aquel mitin de IFEMA con Susana Superstar acompañada por la plana mayor del partido de antes y de ahora, quedará para la historia como la representación del esperpento socialista, más desafortunado desde la foto de tortilla en el campo tras Suresnes. Todos los oráculos que pregonaron las virtudes de Susana y las carencias de Pedro, deberían dimitir, no solo por el ridículo tan espantoso que han hecho, sino por la frivolidad a la que han llevado al PSOE en un ejercicio de irresponsabilidad política sin precedentes, pues viendo la gravedad de la situación en la que se encontraba el partido, deberían haber apaciguado y mantenerse neutrales por responsabilidad política, en lugar de actuar de pirómanos. Su hasta entonces fuerza moral, debería haber mediado para evitar esta lucha fratricida, que ha podido dividir de forma irreversible al partido centenario.

De Susana, poco que decir pues los hechos hablan por sí mismo: menos votos que avales. Uno de sus palmeros, el presidente de Castilla La Mancha Emiliano García Page vinculaba su futuro al de Susana y otros barones territoriales como Álvarez Vara, Lamban, Ximo Puig y el nada imparcial líder asturiano y presidente de la gestora Javier Fernández, expresaron su fervor susanista a los cuatro vientos y ahora toca envainársela. Otro que ha jugado un papelón estelar ha sido Antonio Hernando y su ejercicio de travestismo político, pasando de ser hombre de confianza de Sánchez, a fervoroso seguidor de la presidenta andaluza. Ha hecho bien en dimitir cinco minutos antes de que lo cesaran, pues aunque había pensado en afeitarse la barba y ponerse lentillas para despistar, ya le habían tomado la matricula hace tiempo.

Susana Díaz ha perdido estrepitosamente y sin paliativos. Ella que se ha hartado de decir que le “gusta ganar”, debería de demostrar ahora si sabe perder. En su comparecencia en Ferraz tras la derrota, solo dejó muestras de soberbia mal contenida, obviando mencionar el nombre del ganador. Los poderes mediáticos susanistas, han minusvalorado la victoria de Sánchez a la vez que utilizan la misma dialéctica y retórica que emplean cuando hablan de Podemos o de Pablo Iglesias. A Eduardo Inda, Pedro Sánchez le ha enviado un regalazo como agradecimiento por el número de votos que ha conseguido para su candidatura, al anunciar en reiteradas ocasiones sus preferencias por Susana al igual que toda la derecha cavernícola, que no sé qué hacen opinando de lo que no les incumbe.

En lo que se refiere a Podemos, ha sido una mala noticia para la formación morada la victoria de Sánchez, pues la recuperación del voto socialista va a ser un hecho incuestionable y muchos votos prestados a Podemos, volverán al PSOE. La ilusión ha vuelto al militante, pero sobre todo al votante socialista. Si Errejón hubiera ganado en su pulso con Pablo Iglesias, eso hubiera sido una muy mala noticia para el PSOE, pues el espacio que defendía Iñigo, era el mismo que el ala más progresista del PSOE. La derrota de Susana habría dado un buen puñado de votos a Podemos, pues gran parte de los socialistas anti abstención, hubieran dado la razón a quienes ver en los de Iglesias, la única izquierda reivindicativa contraria a Rajoy. De todas formas, parece que la incontinencia verbal de los dirigentes de la formación morada, no tiene límites. Una vez más, han querido marcar las líneas políticas y hasta la agenda del nuevo secretario general socialista, diciendo que retiran su moción de censura si los socialistas presentan la suya… pero rapidito, cuando todos sabemos que la canción de moda es Des-pa-cito.

Susana ha vuelto a San Telmo y el sueño de una noche de mayo cuando se imaginaba sentada en su despacho de Ferraz en zapatillas y viendo por televisión a Juan Imedio que tanta gracia le hace, se ha convertido en una pesadilla donde ni el impresentable editorial de El País argumentando el Brexit del PSOE, hará devolver la sonrisa a la lideresa. Solo le ha faltado a Mario Jiménez, el portavoz de todo lo susanista en la gestora y en el PSOE de Andalucía, decir por lo bajito a la trianera: ¡Dientes, dientes, que eso les jo…! al más puro estilo Isabel Pantoja. Susana y la tonadillera, dos iconos de la España rancia y trasnochada, unidas por el acento y la derrota, algo que une mucho en momentos como estos.

Acerca de José Joaquín Flechoso

Articulista de la actualidad política en diversos medios. Experto en networking sobre cuya actividad dirige jornadas entrevistando a personajes del mundo empresarial, administración, cine y moda.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*